Publicador de contenidos

16 enero 201913:46

Discurso y respuestas a preguntas de los medios ofrecidas por el Ministro de Asuntos Exteriores de la Federación de Rusia, Serguéi Lavrov, durante la rueda de prensa dedicada a los resultados de la labor de la diplomacia rusa en 2018, Moscú, 16 de enero de 2019

47-16-01-2019

  • de-DE1 en-GB1 es-ES1 ru-RU1 fr-FR1

Estimadas damas y caballeros:

Nos complacemos en saludarles en la tradicional rueda de prensa dedicada al balance de la labor desarrollada en el ámbito de la política exterior el año pasado.

Quisiéramos que esta rueda de prensa, igual que las anteriores, transcurra en forma de diálogo directo. Por lo tanto, procuraré minimizar la introducción máxime que nuestra visión de los problemas clave de la época contemporánea en reiteradas ocasiones la expuso el Presidente de la Federación de Rusia, Vladímir Putin, también durante la Gran rueda de prensa el pasado 20 de diciembre, así como en el marco de la entrevista concedida ayer a los medios serbios.

Huelga decir que  la situación en el mundo seguía complicada. El año pasado, no dejaron de caldearse los conflictos, ante todo, debido al obstinada renuencia de algunos países occidentales liderados por EEUU de asumir las realidades objetivas del mundo multipolar en proceso de formación, así como debido a su aspiración a continuar imponiendo su voluntad mediante herramientas como la fuerza armada, la economía y la propaganda. Hemos observado los intentos de someter institutos multilaterales, desvaír su perfil interestatal, de suplantar las normas universales del Derecho Internacional por un supuesto “orden basado en las reglas”. Este nuevo término recién acuñado encubre el propósito de inventar las reglas a partir de la coyuntura política, para utilizarlas como herramienta de presión sobre las naciones indeseables y, muy a menudo, incluso sobre sus aliados.

Suscita inquietud asimismo el deseo de promover, al margen de las estructuras internacionales, diversas iniciativas carentes de consenso, y de presentar las decisiones diseñadas en un ambiente de cónclave cerrado, por un “estrecho círculo de los elegidos”, como opinión de toda la comunidad mundial.

Tampoco han agregado optimismo los pasos unilaterales dados por Washington con vistas a desnaturalizar los importantísimos tratados en materia de estabilidad estratégica, lo que se confirmó palmariamente ayer, durante las consultas sostenidas en Ginebra entre los representantes de la Federación de Rusia y de EEUU sobre los problemas surgidos en relación con el Tratado de la Eliminación de Misiles de Alcance Medio y Más Corto. Sin lugar a dudas, todo ello provoca el déficit de la confianza recíproca, militariza los criterios de política exterior.

En esta tesitura, continuamos aplicando una política exterior multivectorial, proyectada a defender los intereses nacionales de la Federación de Rusia. Contribuimos a afianzar las tendencias positivas en la palestra internacional, a buscar soluciones colectivas a los problemas globales en base al Derecho Internacional. En fin, buscamos hacer nuestro aporte a estructurar un modelo de ordenamiento mundial más justo, democrático, representativo y policéntrico, tal como lo demandan las realidades objetivas del mundo contemporáneo. A tales efectos, mantuvimos una estrecha interacción con nuestros aliados y socios de la OTSC, la CEEA, la CEI, BRICS, la OCS, trabajamos constructivamente en las estructuras clave de la ordenanza global, ante todo, en la ONU y el G20.

En el marco de la presidencia de Rusia en la Comunidad Económica Eurasiática (CEEA) contribuimos a robustecer sus posiciones internacionales, dedicando mucha atención a conjugar la CEEA con el proyecto chino la Nueva Ruta de la Seda, a promover la asociación estratégicas entre Rusia y la ASEAN, incluyendo en el contexto de la iniciativa adelantada por el Presidente de la Federación de Rusia, Vladímir Putin  con vistas a formar el Gran Espacio Eurasiático armonizando los procesos integracionistas, al que podrían adherirse todos los países asiáticos o europeos, así como sus asociaciones.

El terrorismo internacional va sufriendo derrota en Siria, lo que permitió mantener el régimen institucional en este país, proceder a la recuperación económica y al retorno de los refugiados. A tenor de las resoluciones adoptadas por el Congreso del Diálogo Nacional Sirio celebrado en Sochi, los países garantes del proceso de Astaná – Rusia, Turquía e Irán – desarrollaron una gran labor para crear el Comité Constitucional, habiendo consensuado con el Gobierno y la oposición la lista de sus eventuales miembros. De este modo, se propició el inicio del proceso político, en plena consonancia con la Resolución 2254 del Consejo de Seguridad de la ONU, para lograr un estable arreglo de la crisis siria.

Secundamos las tendencias positivas en la Península de Corea, partiendo de la hoja de arreglo ruso-china. Sin lugar a dudas, ello supone pasos de respuesta a la actuación constructiva de Pyongyang.

Un importante resultado del año pasado fue la suscripción, durante la 5ª Cumbre del Caspio, de la Convención sobre el status jurídico del Mar Caspio que refrenda los derechos exclusivos de los países ribereños sobre este depósito de agua único en su género, su subsuelo y otros recursos.

Empeñamos notables esfuerzos por garantizar la seguridad informática internacional, por combatir la ciberdelincuencia. En diciembre pasado, la Asamblea General de la ONU aprobó, por nuestra iniciativa, dos resoluciones correspondientes.

Atención especial se dedicó a fomentar contactos con el multimillonario Mundo Ruso. Un evento emblemático pasó a ser la convocatoria en Moscú del Congreso Mundial de Compatriotas Rusos residentes en el exterior (31 de octubre – 1 de noviembre de 2018).

Impulsamos los vínculos en los ámbitos de las Humanidades, la ciencia y la educación. Apoyamos diversas iniciativas encaminada       s a presentar a la opinión pública mundial los mejores ejemplares de la cultura y las artes rusas. Prestamos asistencia a otros países en la formación de sus propios especialistas.

Un relevante evento del año 2018 fue el Mundial de Fútbol que significó un verdadero triunfo de la diplomacia popular. Millones de extranjeros visitaron Rusia y vieron con sus propios ojos la actualidad de nuestro país y conocieron a nuestros ciudadanos.

Este año, nos proponemos ir aplicando mayores esfuerzos en todos los derroteros clave. Entre nuestras prioridades figura la creación de una coalición antiterrorista realmente universal bajo los auspicios de la ONU, la movilización de la comunidad mundial a una lucha más eficaz contra el narcotráfico y otras formas del crimen organizado. Iremos contribuyendo a afianzar las tendencias positivas en Siria y en torno a la Península de Corea, a resolver las crisis y conflictos, ante todo, en el Oriente Próximo y África del Norte, así como en Ucrania, donde la única vía es un pleno y consecuente cumplimiento de los Acuerdos de Minsk. Igual que antes, estamos interesados en restablecer unas relaciones normales con EEUU y la UE en pie de la igualdad de derechos y el respeto recíproco de los intereses de cada cual. Desde luego, reaccionaremos adecuadamente a los intensos movimientos militares de la OTAN y al acercamiento de su infraestructura militar a nuestras fronteras.

Nuestra indudable prioridad sigue siendo el mantenimiento de la seguridad nacional y de unas condiciones externas favorables para un dinámico desarrollo de Rusia, para el mejoramiento del bienestar de nuestros ciudadanos. Estamos dispuestos a cooperar constructivamente con cuantos no hagan de los vínculos bilaterales un rehén de la volátil coyuntura política o un instrumento para lograr ventajas geopolíticas, sino que deseen cooperar honradamente, buscar unas fórmulas de compromiso mutuamente aceptables en pie del provecho recíproco.

A título de colofón, quisiera recordar que hace unos días, el 13 de enero, celebramos el Día de la Prensa Rusa. Aprovechando la ocasión, quisiera felicitar a todos los presentes en esta sala, ante todo, a los representantes de los medios rusos y, en la persona de ustedes, a todos los periodistas, con esta fiesta profesional. Apreciamos en alto la labor de ustedes, la aspiración a promover en el espacio mediático los elevados estándares profesionales, los valores de un periodismo honesto y no preconcebido. Estamos dispuestos a proseguir una estrecha y constructiva cooperación en las formas más diversas. Les aseguro que, sin lugar a dudas, seguiremos prestando una elevada atención a las tareas de garantizarles a los periodistas un libre ejercicio de su labor, de procurar que todos los Estados cumplan rigurosamente las vigentes garantías internacionales.

Gracias por la atención. Estoy dispuesto a contestar a sus preguntas.

Pregunta: En vista de la continua prórroga del arresto de Kiril Vishinski, ¿qué medidas adicionales emprenderá la parte rusa? ¿Se estudia la posibilidad de canjearle por alguien o aplicar las medidas de respuesta en relación con los colegas ucranianos?

Respuesta: Hemos informado ya muchas veces sobre las acciones que emprendemos tanto en el marco de las respectivas organizaciones internacionales y las uniones de periodistas como en contactos bilaterales con los países, exhortamos a ejercer una influencia en Kiev y dejar de perseguir al periodista por su actividad profesional bajo las acusaciones absurdas de alta traición.

No creo que la idea de canje que podría parecer interesante a unos contribuya a convencer a las autoridades ucranianas a observar sus compromisos en relación con la actividad de los periodistas. Tales ideas sólo pueden alentar a los que están interesados a usar a los periodistas como una moneda de cambio para conseguir sus malos intenciones. Le aseguro que vamos a hacerlo todo para garantizar la supremacía del Derecho y para que Kiril Vishinski salga en libertad y regrese a su actividad profesional.

No es el único problema con los periodistas en Ucrania. Casi todos los medios de comunicación de Rusia representados en este país tienen prohibido casi por completo trabajar en Ucrania o su actividad está restringida al máximo.

Pregunta: Si  EEUU abandona el Tratado sobre la Eliminación de Misiles de Alcance Medio y más Corto (INF), ¿estudiará Moscú la posibilidad de prorrogar este Tratado?

Respuesta: Ya he dicho que la parte rusa presentó ayer varias propuestas constructivas que permitieron a los expertos de EEUU a ver con sus propios ojos qué representa de hecho el misil 9М729 que se sospecha de violar los parámetros establecidos por el Tratado. Mientras, los representantes de EEUU llegaron con una postura predeterminada que consistía en un ultimátum y las exigencias de destruir bajo el control de EEUU este misil, sus lanzaderas y todo el equipo vinculado. Nuestras preguntas porque los estadounidenses no quieren estudiar nuestras propuestas y las características de este misil en vivo quedaron desapercibidas igual que nuestras propuestas de ofrecer acceso a la información sobre los problemas que experimentamos en relación con el cumplimiento de este Tratado por EEUU en respuesta a las acciones que estamos dispuestos a emprender para disipar las preocupaciones estadounidenses. Todo esto fue rechazado, La lógica de todas las posturas de EEUU anunciadas ayer es siguiente: Rusia viola el Tratado y EEUU no lo hace. Por eso Rusia debe hacer lo que le exige EEUU y EEUU no debe hacer nada. Esta postura no es constructiva. Está claro que es la manifestación del rumbo hacia la destrucción de todos los acuerdos en el ámbito de estabilidad estratégica tras el Tratado de limitación de sistemas de defensa antimisiles (ABM), el Tratado INF es la siguiente víctima. En relación con el Tratado de Reducción de Armas Estratégicas Ofensivas (START), muchos países están preocupados de que la administración de EEUU planee abandonarlo también. Esperamos que no sea así. Seguimos estando dispuestos a emprender esfuerzos para salvar el Tratado INF.

Espero que los países europeos que podrían estar interesados en esto en mayor medida que otros Estados apliquen esfuerzos también para no aceptar de manera obediente la postura de EEUU adoptando las declaraciones en la OTAN que echan toda la responsabilidad a Rusia y desestimando los hechos que presentamos y estamos dispuestos a presentar adicionalmente. Espero que intenten a influir en Washington para que ocupe una postura más responsable en relación con todos los miembros de la comunidad internacional, ante todo, los europeos.

En lo que se refiere al Tratado START, como se sabe, emprendemos muchos esfuerzos para eliminar los posibles irritantes y estamos interesados en su prórroga. Son lógicas las preguntas que surgen en relación con las acciones de EEUU para no contabilizar toda una serie de armas estratégicas ofensivas presentándolas como convencionales. Las presentamos a los expertos en EEUU y otros países occidentales. Esperamos que el profesionalismo y la responsabilidad ante la comunidad internacional ocupen la posición prioritaria en las posturas de Washington hacia el diálogo sobre la estabilidad estratégica.

Pregunta: En EEUU hubo muchas preguntas relacionadas con que el Presidente estadounidense, Donald Trump, no compartió el contenido de sus conversaciones con el Presidente de Rusia, Vladímir Putin, incluidos sus representantes oficiales. ¿Ejerce el Kremlin la influencia en la transparencia de estas conversaciones?

Respuesta: Me es difícil comentar lo que pasa en EEUU en torno a la acusación del  Presidente Donald Trump de ser agente ruso. Creo que para los medios de comunicación estadounidenses es la reducción de los estándares del periodismo y un trabajo ingrato. No puedo creer que los periodistas en EEUU se ocupen de tales problemas de manera sincera y profesional. Existe tal concepto como la cultura de la diplomacia, la cultura de las negociaciones, la cultura de las comunicaciones interestatales. Esto prevé la necesidad de observar el decoro, las posturas y normas que existen en cada uno de los Estados que participa en la comunicación. En cuanto sé, la Constitución de EEUU estipula que el Presidente del país tiene derecho a determinar y llevar a cabo la política exterior. Sabemos que este derecho se critica por el Congreso. Se escribe mucho de esto, en particular, por sus colegas. Mientras, esto no hace estos ataques constitucionales ni más legales. No voy a comentar las acciones que emprende la administración de EEUU a tenor de los poderes que tiene el Presidente de EEUU y su Gabinete.

Si ha abordado usted este tema, quisiera destacar lo siguiente. Se la acusa a María Bútina de perseguir unos objetivos subversivos comunicándose con los estadounidenses. Se le acusa a casi cada ciudadano ruso, sea un cargo oficial o, como María Bútina, una persona que quiere estudiar, comunicarse con los colegas de EEUU o de otros países, de espionaje y promoción de algunas ideas que contradicen a los intereses de EEUU y son ilegítimas. Mientras, al analizar el círculo de personas con que se comunican los diplomáticos estadounidenses en Moscú, se podrá ver que los rusos contra los que se impusieron las sanciones arbitrarias estadounidenses están en el centro de atención de los diplomáticos estadounidenses. Y nadie les acusa a los diplomáticos estadounidenses de comunicarse con las personas con las que está prohibido comunicarse, a las que está prohibida la entrada en EEUU porque se consideran como parias.

Quisiera hacer un comentario más para mostrar lo absurdo de lo que pasa. Desde hace ya casi dos años, trabaja el fiscal Robert Mueller quien entrevistó a decenas si no centenas de personas, pero no se revelaron algunas filtraciones que confirmasen las sospechas de la existencia de un complot entre el Presidente de EEUU, Donald Trump, y Rusia. No se revelaron algunos hechos, no hay filtraciones, lo que es extraño para el sistema político estadounidense. Las filtraciones suelen producirse de inmediato en este país. Hubo unas filtraciones, se discutiieron varios hechos sobre la involucración de la parte ucraniana en la campaña electoral en EEUU, pero no hubo tales en relación con Rusia.

Citaré un ejemplo. Michael Flynn ocupó durante varios días el cargo de asesor de seguridad nacional del Presidente estadounidense, Donald Trump. Leí con interés sobre las acusaciones contra él. El fiscal Robert Mueller le presentó dos acusaciones. La primera consiste en que, antes de que el Presidente de EEUU, Donald Trump, tomó posesión, Michael Flynn había llamado por teléfono al Embajador de Rusia, Serguéi Kisliak, para pedirle que no respondiese de manera recíproca a las sanciones impuestas contra Rusia por Barack Obama en los últimos días de su presidencia, nos exhortó a no seguir el camino de escalada y confrontación. ¿Está mal? ¿Contradice a los intereses del pueblo estadounidense o el Gobierno estadounidense el hecho que un posible futuro miembro de la administración exhortó a nosotros que no causásemos daño a la misión diplomática de EEUU en Rusia, que no expropiásemos la propiedad, no expulsásemos a los diplomáticos? Es una de las acusaciones contra Michael Flynn. Otra acusación contra él consiste en que solicitó asimismo al Embajador Serguéi Kisliak que influyese a la postura de Moscú en relación con la resolución que se discutía en aquella época en el Consejo de Seguridad de la ONU y exhortaba a Israel a cesar de construir nuevas colonias en los territorios ocupados. Como la administración de Barack Obama decidió no poner obstáculos a la aprobación de esta resolución y, a diferencia de las situaciones anteriores en este ámbito, no votar en contra sino abstenerse, Michael Flynn, según la acusación de Robert Mueller, exhortó a la parte rusa a vetar esta resolución antiisraelí. No discuto hoy el quid de esta cuestión: si hubo que aprobar esta resolución o no. Mientras, de hecho, Michael Flynn exhortó a la parte rusa a defender la postura promovida por EEUU en la ONU durante decenas de años. Así son las dos acusaciones contra este hombre. No sé qué sentencia se le dicte. Mientras, para mí es evidente lo absurdo de la situación. Sólo es un ejemplo de las bacanales armadas en torno a la supuesta injerencia rusa.

Pregunta: Recientemente, Rusia y Japón han iniciado una nueva ronda de negociaciones sobre el Tratado de paz, cuyo objetivo sería colocar las relaciones bilaterales a un nivel completamente diferente. El documento en cuestión ha de ser apoyado por los pueblos de los dos países. Igual que a todos los japoneses me cuesta entender que Rusia nos formule una condición previa que es la siguiente: Japón ha de reconocer todos los resultados de la Segunda Guerra Mundial, incluso la soberanía de la Federación de Rusia sobre las islas disputadas. ¿Acaso no es un ultimátum? Y eso que Rusia suele criticar los ultimátums que se formulan en la política exterior. Da la sensación de que Moscú vuelve a exigir de Japón una capitulación incondicional. No entiendo la lógica de la parte rusa. Estamos hablando de a quién pertenecen las islas. Si Japón reconoce la soberanía de Rusia sobre las islas Kuriles, entonces ya no habrá ningún problema, ¿entonces, sobre qué vamos a negociar?

Respuesta: Ya he expresado mi opinión sobre este tema enseguida después de mantener las conversaciones con mi homólogo japonés, Taro Kono. Me gustaría volver a subrayar que no se trata de ningún ultimátum y el reconocimiento de los resultados de la Segunda Guerra Mundial no representa ninguna condición previa, es un factor inevitable e inalienable del sistema internacional moderno.

Japón en 1965 se convirtió, con el apoyo de la Unión Soviética, en país miembro de la Organización de las Naciones Unidas, firmó y ratificó la Carta de la ONU, el Art.107 de la cual reza que nunca serán invalidados los resultados de la Segunda Guerra Mundial. De modo que no le estamos exigiendo nada a Japón, sino que llamamos a que nuestros vecinos japoneses adecúen sus acciones prácticas a las obligaciones que asumieron, de acuerdo con la Carta de la ONU, la Declaración de San Francisco y una serie de otros documentos, incluidos los mencionados por usted.

¿Qué es lo que entendemos por “adecuar la postura a la Carta de la ONU”? La legislación nacional de su país contiene el término “territorios norteños” que aparece en una serie de Leyes, incluida la aprobada en pasado septiembre. El documento en cuestión vincula la puesta en práctica de la iniciativa conjunta del Presidente de Rusia, Vladímir Putin, y del Primer ministro de Japón, Shinzo Abe, sobre las actividades económicas conjuntas en las islas con la necesidad de que los territorios del norte sean devueltos a Japón. Sin embargo, nadie lo acordó. Es un postulado que entra en directa oposición con los compromisos asumidos por Tokio, de acuerdo con la Carta de la ONU.

De modo que no se trata de ninguna condición previa, sino del intento de entender ¿por qué Japón sigue siendo el único país del mundo incapaz de reconocer los resultados de la Segunda Guerra Mundiual en su totalidad?

Por supuesto, está presente una serie de factores pasajeros. No me gustaría volver a mencionar la alianza política y militar de Japón y EEUU, ni tampoco del despliegüe de las bases estadounidenses en el territorio japonés, dado que estos hechos se comentaron en su momento en detalle.

Los líderes de los dos países hicieron constar además la necesidad de mejorar dramáticamente, como acaba de indicar usted con toda razón, las relaciones en todas las esferas, economía, comercio, cultura, campo humanitario y cooperación internacional. El objetivo es dar solución a todo tipo de asuntos delicados, porque además del Tratado de Paz, existen otros temas espinosos. Por supuesto, es necesario que nos veamos como socios en la arena internacional y no como países enfrentados. Por otra parte, Japón se unió a las sanciones introducidas contra Rusia y eso apenas podría catalogarse como intento de alcanzar un nuevo nivel de las relaciones bilaterales. Japón se une también a las declaraciones antirrusas aprobadas por los G-7 y en cuanto a todas las Resoluciones de la ONU que son de interés para Rusia Tokio apoyo a nuestros opositores.

Antes de acudir a Rusia, el señor Kono estuvo en París donde se reunieron los Ministros de Defensa y de Asuntos Exteriores de Francia y de Japón. Al término de la reunión se aprobó una declaración. Si la lee, entenderá que no es no estemos preparados para ser socios en la arena internacional, es que ni siquiera lo estamos para darnos cuenta de la necesidad de elaborar posturas constructivas o buscar acercamiento.

Aprovechando la ocasión, me gustaría llamar su atención a que la mencionada declaración firmada al término de la reunión de los cuatro ministros recoge el compromiso de Japón y Francia de coordinar su actuación en el marco de la presidencia de Tokio en los G-20 y de París en los G-7. Este compromiso nos hizo plantearnos ciertas preguntas, dado que los G-7 forman parte de los G-20. Este año los G-20 son presididos por Japón que ha de encargarse de la elaboración de condiciones, en las cuales los veinte países miembros sean capaces de llegar a fórmulas de compromiso, y no promover los intereses de un limitado grupo de países, los G-7. Espero que sea una especie de fallo lingüístico. Esperamos que en la esfera práctica nuestros interlocutores japoneses con su característica profesionalidad se dediquen a buscar fórmulas de compromiso que unan a los países desarrollados con los Estados en vías de desarrollo, es decir, a todos los países miembros de los G-20. Esperamos también que sean tomados en consideración los intereses del resto de los Estados, dado que las decisiones de dicho grupo de países tienen que ver con temas que preocupan a toda la comunidad internacional.

Pregunta: ¿Qué perspectivas ve al desarrollo del Estado único tras las bruscas declaraciones del Presidente de Bielorrusia, Alexander Lukashenko? ¿Qué pasos se podrían dar, si una de las partes se muestra en contra?

Respuesta: No me dejan de sorprender las exageradas reacciones a dicha situación demostradas por los medios también.

El Tratado de la creación de un Estado único es un documento de carácter abierto y era posible estudiar su texto enseguida después de la firma del mismo. Ahora tampoco vendría mal que refresquemos nuestra memoria. El Tratado recoge muchos de los factores que nos unián en aquellos momentos y nos instaron a crear un Estado único. El documento preveía la aprobación de un Acta Constitucional, la creación de un Parlamento único, de una Corte de Justicia única. Todo ello estaba acordado de buena voluntad por las dos capitales.

Con el paso del tiempo se hizo patente que de momento no habría ni Constitución única ni Parlamento único ni Corte de Justicia única. Sin embargo, tampoco nos esforzamos en conseguirlo.

En el transcurso de los contactos más recientes de nuestros Presidentes que celebraron en pasado diciembre tres reuniones, abordamos con los interlocutores bielorrusos aquellos postulados del Tratado que, a diferencia de los temas de la Constitución, el parlamento y la Corte, tenían que ver con asuntos prácticos en el campo de la economía y el comercio. Me estoy refiriendo a la creación de una moneda única y la elaboración de una política crediticia y tributaria comunes. Esos asuntos se encuentran en directa dependencia con las relaciones económicas y financieras de la Unión. No tuvimos discrepancias en las formas de poner en práctica los pasos prácticos y concretos. Ya habrá oído que los Presidentes de Rusia y Bielorrusia decidieron crear un grupo de trabajo encabezado por los Ministros de Economía y encargado de los asuntos que acabo de mencionar. No estamos inventando nada, solicitamos a nuestros interlocutores bielorrusos, dado su interés en una serie de asuntos relacionados con la esfera económica, monetaria, crediticia, tributaria, determinar las maneras de acercamiento en temas cuya solución se preveía hace 20 años en el Tratado de creación de un Estado único. Se encuentran en directa relación con problemas a los que a Minsk le gustaría dar solución, incluida la llamada maniobra tributaria.

Espero que en este sentido prevalezca la actitud pragmática y no los deseos de buscar en esta situación de trabajo intenciones geopolíticas dentro del Estado único o fuera de él.

Pregunta: Pronto arribará en visita a Rusia el Ministro de Asuntos Exteriores de Alemania, Heiko Maas. ¿Qué temas tiene previsto abordar?

Respuesta: Ahora se nos acusará de querer invadir Alemania.

En cuanto a la visita de mi homólogo alemán, Heiko Maas, anunció que en primer lugar abordaríamos la situación en Ucrania y Siria. En ambos casos existen decisiones que han de ser cumplidas. Estamos dispuestos a abordar dichos temas.

Pregunta: Algunos países, incluido EEUU, no reconocen a Nicolás Maduro como presidente de Venezuela. ¿Cuál es la postura de Rusia?

Respuesta: Nuestra postura consiste en la necesidad de evitar cualquier intervención en los asuntos internos de otros Estados. Durante la crisis venezolana apoyamos en todo los esfuerzos, también de los países de la región, de entablar el diálogo entre el gobierno y la oposición. Sabemos que este diálogo, por el que apostaban muchos países latinoamericanos, finalmente fracasó a raíz de la influencia que desde el exterior, sobre todo desde Estados Unidos, se había ejercido en la llamada parte "irreconciliable" de la oposición. Es esta influencia la que la convirtió en "irreconciliable". Llegamos a escuchar declaraciones que admitían una intervención militar en Venezuela o el reconocimiento como presidente de Venezuela al presidente del parlamento, Juan Guaidó, en lugar de Nicolás Maduro. Todo ello es alarmante y pone de manifiesto que EEUU conserva entre las prioritarias en América Latina y otras regiones la estrategia de derrocar gobiernos. Luego podemos hablar de esto con más detenimiento.

Pregunta: En Brasil tomó posesión del cargo el nuevo presidente, Jair Bolsonaro. Le llaman "Trump del Trópico". ¿Podría llegar a ser un "caballo de Troya" para el grupo BRICS?

Respuesta: El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, ha contactado con nuestros representantes, incluido el presidente del Duma de Estado, Viacheslav Volodin, que representó a nuestro país en la ceremonia de toma de posesión. El mandatario brasileño confirmó su deseo de garantizar la continuidad en las relaciones con la Federación de Rusia y de participar en el desarrollo de BRICS, donde Brasil ha asumido la presidencia para este año. Recientemente, los colegas brasileños nos dieron a conocer sus planes para la presidencia, los plazos para las reuniones ministeriales y la cumbre y el programa que proponen a otros participantes de este grupo. No veo ningún motivo para suponer que Brasil haga un papel destructivo en BRICS. Todo lo contrario, nos aseguran que el grupo en cuestión constituye una de las prioridades de la política exterior de Brasil.

Pregunta: Respondiendo a la pregunta sobre el futuro de Paul Whelan, acusado de espionaje, su colega estadounidense dio una respuesta evasiva alegando que no podía profundizar sobre el tema. ¿Usted podría hablar del caso? ¿Es verdad que le van a visitar los diplomáticos estadounidenses? ¿Se ha hablado de la posibilidad de intercambio? ¿Tal vez fue su detención la que provocó nueva ola de presión diplomática sobre Rusia? ¿Siguen intentando otros tres países cuyo ciudadano es Paul Whelan (Canadá, Gran Bretaña e Irlanda), ponerse en contacto con él para influir en la situación actual?

Respuesta: El embajador de EEUU, Jon Huntsman, ya visitó a Paul Whelan. Le ha hecho o va a hacer una visita un diplomático irlandés. La Embajada estadounidense nos ha enviado otra solicitud de visita que vamos a satisfacer. Los británicos no mencionan siquiera la Convención Consular de 1965 entre Moscú y Londres, que garantiza el acceso consular a los detenidos. No lo han pedido por los canales bilaterales, será por habernos negado el acceso a Yulia y Serguéi Skripal, garantizado por este documento, en reiteradas ocasiones. Será que comprenden que ellos mismos han anulado la vigencia de esta Convención. Aunque si deciden dirigirse a nosotros, nos comportaremos de forma más educada, le aseguro.

En cuanto a la situación de Paul Whelan, los organismos competentes rusos informaron sobre las circunstancias de su arresto. Su familia está informada sobre la situación y las condiciones de su reclusión sin que haya queja alguna al respecto. Lo extraño es que los países, cuya ciudadanía ostenta el detenido, incluida Canadá, exigen su inmediata liberación e incluso amenazan con imponer sanciones. Y eso estando varios ciudadanos rusos recluidos en prisiones estadounidenses sin que nadie se apiade de ellos, a pesar de que las acusaciones, en mayoría de los casos, son inconsistentes.

En cambio, Paul Whelan, según se ha informado, fue detenido en el lugar de comisión del delito, en el hotel. Por cierto, en los centros penitenciarios rusos están recluidos unos 20 ciudadanos estadounidenses, de los que más de la mitad no poseen una segunda nacionalidad. Les visitan con regularidad los diplomáticos estadounidenses sin presentar resonantes denuncias con respecto a ninguno de ellos, como está pasando en caso de Paul Whelan. Es algo que llama la atención. Se está llevando a cabo la investigación. Si usted se refiere que el arresto de Paul Whelan se debe a la intención de intercambiarlo por un ciudadano ruso, no es así en absoluto. No nos dedicamos a este tipo de juegos. Este señor fue detenido en flagrante delito.

Pregunta: La diplomacia rusa el año pasado consiguió grandes éxitos en Siria. ¿Cómo actuarán en los territorios al este de Éufrates tras la retirada de las tropas estadounidenses?

Respuesta: Es una cuestión muy importante. En general, el arreglo sirio está avanzando. Más lento de lo que nos gustaría, enfrentando problemas imprevistos, pero avanza. Estamos convencidos de que es necesario llevar hasta el final la lucha contra el terrorismo. Su foco principal ahora mismo es la zona de Idlib, donde Jabhat al-Nusra, la organización calificada de terrorista por el Consejo de Seguridad de la ONU, ha conseguido absorber los demás grupos terroristas. Estamos muy interesados en que se implementen los acuerdos conseguidos por Rusia y Turquía sobre la zona de Idlib. Sin embargo, éstos no prevén la concesión de absoluta libertad a los terroristas que continúan atacando las posiciones de las fuerzas sirias y edificios civiles desde la zona de Idlib, incluida la zona desmilitarizada, y no abandonan los intentos de atacar la base militar rusa de Hmeimim.

Esperamos que próximamente se celebre la reunión ya planeada entre los presidentes de Rusia y Turquía, Vladimir Putin y Recep Tayyip Erdogan. Esta cuestión centrará sus negociaciones.

En cuanto a los territorios en la orilla oriental de Éufrates, es verdad que EEUU ha anunciado su retirada de allí. No es ningún secreto que construyeron allí un par de decenas de instalaciones militares, incluidas bases bastante grandes e importantes. No es ningún secreto que armaban las unidades de milicias kurdas con las que colaboraban. La pregunta que surge, también ante nuestros colegas turcos, es ¿qué pasará ahora con estas armas e instalaciones militares? Estamos convencidos de que la única solución correcta es entregar estos territorios bajo control del gobierno sirio, de las Fuerzas Armadas y la administración de este país, dado que a los kurdos se les garantizan todas las condiciones necesarias en los lugares de su residencia habitual.

Celebramos y respaldamos los contactos que han empezado entre los representantes kurdos y las autoridades sirias con el objetivo de ponerse de acuerdo en cómo reconstruir la vida en un Estado unido sin intervención desde el exterior.

En cuanto a los planes estadounidenses, hay un problema. Al principio anunciaron la retirada al cabo de dos meses, luego, al cabo de seis meses, luego se insinuó que dicha retirada podría aplazarse. Me recuerda la frase de Mark Twain: "No hay nada más fácil que dejar de fumar, lo he hecho muchas veces". Parece que es una tradición estadounidense.

No se puede olvidar otro aspecto problemático: la zona de Al-Tanf, de un radio de 55 kilómetros, ilegalmente creada por los estadounidenses. Alberga el campo de refugiados de Rukban de acceso prácticamente cerrado. El convoy humanitario organizado en una única ocasión hace varias semanas con nuestra ayuda y la autorización del gobierno sirio, entró en la zona, pero, en contra de lo acordado con EEUU, se denegó el acceso de los representantes de la Medialuna Roja siria, que acompañaban el convoy, a los refugiados. Las cargas humanitarias se tuvieron que entregar a los radicales conectados con los terroristas, que viven y se entrenan tranquilamente recibiendo todo tipo de ayuda en la zona de Al-Tanf. Nadie sabe a ciencia cierta qué sucedió con estas cargas, si llegaron hasta los refugiados o fueron utilizados por los radicales. Ahora nuestros colegas de la ONU empiezan a hablar de enviar un segundo convoy, que realmente urge enviar ya que entre 30.000 y 50.000 personas se encuentran allí sin que nadie tuviera acceso a ellos. Insistimos, apoyando la postura del gobierno sirio, en que esta vez se garantice una completa seguridad y trasparencia, se tomen medidas que permitan convencerse de que la carga esté entregada a los refugiados en lugar de los representantes de las unidades armadas ilegales.

Además, EEUU, como la potencia que ocupa esta parte de Siria, lleva toda la responsabilidad por la situación y las condiciones de residencia de los civiles. Al fin y al cabo, los militares de EEUU que se encuentran ahora en la zona de Al-Tanf reciben los alimentos y otros bienes de primera necesidad desde el territorio de Irak. Si se puede suministrarlos para los militares estadounidenses, también se podría hacer para los refugiados, por las mismas rutas de suministro.

Pregunta: Como se sabe, el pueblo kurdo vive en los países del Oriente Próximo. Los kurdos se quejan de que no se hayan planteado hasta ahora sus problemas políticos ni se haya buscado la solución a ellos. ¿Cuál es su postura con respecto a su futuro en Siria e Irak?

Respuesta: Nuestra postura es muy simple. Las cuestiones relativas a la población kurda en Siria, Irak o donde sea (no son los dos únicos países donde residen) deberán solucionarse de acuerdo con las legislaciones nacionales de los respectivos países.

Los derechos de las minorías nacionales, como son los kurdos en Irak y Siria, deberán garantizarse, desde luego, a través del diálogo entre ellos, sus representantes y los gobiernos centrales. Abogamos firmemente por la conservación y el respeto de la integridad territorial de todos los Estados de esta región. Estos países en los últimos años han sido y siguen castigados por graves percances provocados por agresiones primero contra Irak, luego contra Libia y ahora contra Siria. Es importante evitar cambiar las fronteras. Creo que los kurdos tanto en Siria como en Irak, comprenden la necesidad de buscar acuerdos con el gobierno central que sean mutuamente admisibles, respeten sus intereses y no socaven la integridad territorial de los respectivos Estados.

Pregunta: Ayer, los representantes del MAE, incluido el viceministro de Asuntos Exteriores, Alexander Grushkó, criticaron en reiteradas ocasiones el proceso de cambio de nombre de nuestro Estado vecino, la antigua república yugoslava de Macedonia. Usted ha mencionado muchas veces la decisión del Consejo de Seguridad de la ONU sobre esta cuestión. Me gustaría precisar, ¿a qué se refiere la diplomacia rusa al alegar esta decisión del CS de la ONU? ¿Quiere frustrar de alguna manera el Acuerdo de Prespa? ¿No le gusta?

En este contexto no vendría mal comprender la situación en los Balcanes. Ustedes critican EEUU y la OTAN por expandir sus posiciones en los Balcanes y no sólo allí. EEUU y la OTAN responden que sólo intentan frenar las actuaciones agresivas rusas en la región. ¿Cuál es la realidad?

Respuesta: Es una buena pregunta. No he oído nunca que la implementación de las decisiones del CS de la ONU puede calificarse de intento de impedir la solución del problema al que esté dedicada esta resolución. Me refiero a las resoluciones que lanzaron el proceso de mediación de la ONU entre Skopie y Atenas para solucionar la cuestión relativa al cambio de nombre de Macedonia. Siempre hemos apoyado enérgicamente este diálogo, siempre hemos abogado por que la solución que se encuentre sea admisible para los pueblos y los gobiernos de Grecia y Macedonia.

No tenemos nada en contra del nuevo nombre, ya anunciado. Preguntamos sólo hasta qué punto es legítimo este proceso y hasta qué punto realmente está condicionado por el deseo de encontrar el consenso entre Atenas y Skopie, o, más bien, como usted ha dicho, por el deseo de EEUU de empujar cuanto antes a todos los países balcánicos en la OTAN para acabar con cualquier influencia rusa en esta región. Esto es lo que nos preocupa.

Desde luego, no podemos estar de acuerdo con los que afirma que en los Balcanes no hay sitio para Rusia, como dijo hace poco la Alta Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Federica Mogherini. Declaró que la UE ya trabaja en los Balcanes y nadie más tiene nada que hacer allí. Eso sí, cuando nos reunimos en diciembre en los márgenes de las reuniones de la OSCE en Milán, explicó que la habían malinterpretado. Debe ser así ya que no es la Unión Europea que tiene el papel principal en los Balcanes sino la OTAN. Donde esté la UE, hay sitio para la OTAN, y este sitio es, por lo visto, privilegiado.

Nosotros siempre hemos querido que se respete la postura del CS de la ONU. Y ésta consistía en que la decisión fuera legítima. Cuando el nombre se confirma con un documento que no corresponde  a lo requerido por la Constitución de Macedonia, por ejemplo, no provoca dudas que este proceso sea legítimo. Cuando el parlamento de Macedonia aprueba la ley sobre las enmiendas para la Constitución y, a la vez, la ley sobre las lenguas que el presidente del país, Gjorge Ivanov, se niega a firmar en contra de lo estipulado en la Constitución, también nos suscita preguntas. Cuando nos acusan de todos los pecados mortales, de todas las desgracias reales o eventuales en los Balcanes, nos surge la pregunta: ¿cómo nuestros colegas occidentales interpretan la escandalosa campaña de Occidente en vísperas del referéndum en Macedonia? Entonces los jefes de gobierno de los países de la UE, el secretario general de la OTAN, los dirigentes de la Comisión Europea y de la UE visitaban Skopie para instar a los votantes a dar sus votos por la membresía en la OTAN y la Unión Europea a través del cambio del nombre de Macedonia. Este era el mensaje. No se trataba del nombre que reconciliara Macedonia y Grecia sino de dar el voto a favor de la membresía en dichos organismos cambiando el nombre. Me parece que es evidente la falta de escrúpulos de esta táctica.

En el discurso introductorio he mencionado la tendencia que se manifiesta en la estrategia de EEUU y sus aliados más cercanos, de sustituir el término y el concepto de Derecho Internacional por un orden basado en reglas. En cuanto a la cuestión macedonia, hay resolución del CS de la ONU, que es parte íntegra del Derecho Internacional, que exige respeto a la Constitución de Grecia y de Macedonia a la hora de buscar la solución. Pero en lugar de aprobar una ley firmada por el presidente de Macedonia, se aplica una «regla» recién inventada de que, en contra de la Constitución del país, la decisión podrá ser aprobada a nivel de ministros en vez de presidentes, de que los resultados del referéndum no se deben tener en cuenta, etc. Las reglas que se están imponiendo en los Balcanes, y no sólo allí, son muy peligrosas y denotan la obsesión por hacer entrar a todos los países balcánicos en el OTAN cuanto antes.

He leído uno de estos días que en EEUU se lleva ya tiempo hablando de que los serbios desempeñan un papel destructivo en Bosnia y Herzegovina. Hace poco un centro analítico estadounidense recomendó renunciar a los Acuerdos de Dayton porque los serbios, si no, frenarían el ingreso de Bosnia a la OTAN. Es decir, otra vez se plantea el objetivo del ingreso de la OTAN en lugar del bienestar de Bosnia y Herzegovina y sus tres pueblos. Esto es algo que no podemos consentir, porque es una mentalidad obsoleta, del siglo pasado. Ahora, cuando todos nos hemos pronunciado a favor de construir un espacio económico común, de garantizar en la región euro-atlántica una seguridad igual e indivisible, semejantes ideas pretenden suplantar el Derecho Internacional por  unas reglas pro-OTAN, no universales. Hay muchos ejemplos de ello.

Pregunta (traducida del inglés): La primera ministra de Gran Bretaña, Theresa May, confirmó que la parte británica había solicitado acceso consular a Paul Whelan. La parte rusa les contesta que será posible sólo en el caso de concederse a Rusia el acceso consular a Serguéi y Yulia Skripal. ¿Por qué no se aclaran las acusaciones contra Paul Whelan?

Respuesta: No he dicho esto. He dicho que el Reino Unido se niega a cumplir sus compromisos según la Convención Consular de 1965. Y he dicho que no me consta que la Embajada británica se haya dirigido al MAE ruso solicitando el acceso consular a Paul Whelan alegando dicha Convención. He añadido en seguida que si nos lo solicitan, no actuaremos como nuestros colegas británicos, sino de acuerdo con las disposiciones de la Convención y la buena práctica diplomática.

En cuanto a las acusaciones contra Paul Whelan, ha sido publicada. Este señor entregaba materiales que no debía entregar. O, más exactamente, los recibía. En cualquier caso, le aseguro que se ha facilitado muchísima más información sobre Paul Whelan que sobre Serguéi y Yulia Skripal.  Esto ya pasa de castaño oscuro, me perdonen la expresión, cuando ya casi durante un año no sólo no nos conceden el acceso consular previsto por la Convención y solicitado en innumerables ocasiones, ni siquiera nos informan dónde están no nos los enseñan. De ahí que tenemos motivos más que suficientes para dudar de la transparencia de la justicia británica, pero seguimos abogando por solucionar todos los problemas a través del diálogo y respetando los intereses de ambas partes. No es tolerable tratar a Rusia como un país al que nadie debe nada pero que debe a todos (una actitud que hemos observado en algunos colegas occidentales). Vamos a cooperar a trabajar a base de paridad.

Pregunta: El año pasado, los intercambios comerciales ruso-chinos batieron el récord histórico, habiendo sobrepasado los 100.000 millones de dólares. China es el mayor socio comercial de Rusia. ¿Hable de las perspectivas del fomento de las relaciones económico-comerciales entre Rusia y China?

Respuesta: En efecto, el año pasado, nuestros intercambios comerciales alcanzaron un nivel récord. Pero no es ningún tope. Nosotros abrigamos planes bastante ambiciosos con nuestros amigos chinos. Estos planes se analizaron durante la reunión entre el Presidente de la Federación de Rusia, Vladímir Putin, y el Presidente de la RPCh, Xí Jìnpíng, cuando el primer mandatario ruso visitó China el verano pasado, durante la visita que Xí Jìnpíng hizo a la Federación de Rusia para asistir al Foro Económico Oriental, así como durante los contactos que nuestros líderes sostuvieron al margen de los foros internacionales organizados por BRICS, el G20 y otros. Nuestros funcionarios economistas se reúnen con regularidad para preparar las reuniones entre los Jefes de Gobierno. En una de tales reuniones se hizo el balance de la labor realizada por unas 60 entidades en diversos ámbitos y derroteros de nuestra cooperación. Se están esbozando y ya fueron aprobados unos 70 proyectos por un monto superior a 100.000 millones de dólares en las áreas más diversas, incluyendo la energía (también atómica), el agro, el transporte, las investigaciones espaciales. Nuestras agencias espaciales coordinan el funcionamiento de los sistemas globales de navegación GLONASS y Beidou. Creo que las perspectivas de cooperación en los ámbitos económico-comercial y de inversiones son muy importantes.

Voy a detenerme también en nuestra cooperación en los temas internacionales, en el marco de BRICS, la OCS, la interacción con vistas a impulsar los vínculos y homologa los procesos en el Espacio Económico Único, así como en el marco del proyecto chino la Nueva Ruta de la Seda. Mantenemos posturas comunes en la ONU, en el Consejo de Seguridad de la ONU, sobre el arreglo de los conflictos de conformidad con el Derecho Internacional, exclusivamente por vía de negociaciones políticas, trátese de Siria u otros conflictos en el Oriente Próximo o de la Península de Corea. Nuestras relaciones avanzan sostenidamente en todos los derroteros.

Pregunta: El próximo mes, EEUU organiza en Polonia una cumbre sobre temas del Oriente Próximo dedicada, antes que nada, a Irán. ¿Asistirá a la misma un representante de la Federación de Rusia? ¿Cómo evalúa la propia idea de la celebración, tomando en consideración que tendrá por escenario Polonia, pero en calidad de organizador actúa EEUU? Algunos medios la califican de antiiraní.

Respuesta: Lo que me realmente interesa es quién la organiza, porque la cancillería polaca manifestó que se trata de una iniciativa estadounidense-polaca, mientras el secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, durante su periplo por el Oriente Próximo enunció que EEUU organiza esta cumbre en Polonia. Hemos recibido la invitación, el contenido de la agenda que incluye, ante todo, las discusiones sobre los conflictos en Siria y Yemen, así como sobre el programa iraní, en esta ocasión, de desarrollo de misiles y de las acciones de Irán en el área.

El nombre del foro suena como “Problemas de la región del Oriente Próximo”, pero lo que falta es este tema clave: el arreglo árabe-israelí, incluido el palestino-israelí, que está fuera del paréntesis. Como Ud. mismo ha dicho ya, da la impresión de que la agenda fue redactada para promover la estrategia estadounidense de disuasión de Irán en el área dada. Es la postura oficial de EEUU. Todo indica que la cumbre de Varsovia apunta a alcanzar justamente este objetivo.

Hay un detalle que desconcierta. En la invitación se dice que los ministros de los países participantes no han de preocuparse por el documento final, puesto que los copresidentes – EEUU y Polonia – se encargarán de redactarlo y lo darán a conocer como sinopsis conjunta, sin que los invitados puedan hacer algún aporte a la redacción del documento.

Hablando en plata, es algo raro en los asuntos internacionales. Resulta que unos cincuenta ministros se invitan para “santificar” con su presencia un documento confeccionado por EEUU, con todo nuestro respeto hacia Polonia. Partiendo de estas consideraciones, abrigamos fuertes dudas de que la cumbre contribuya a dar una solución constructiva a los problemas del Oriente Próximo.

Por lo que se refiere al aspecto iraní y una posible influencia sobre las relaciones con Polonia, son asuntos bilaterales de ustedes.

Pregunta: Quisiera preguntarle sobre el destino de un hombre concreto. Hoy, Usted ha referido en reiteradas ocasiones sobre los ciudadanos de Rusia cuyos intereses cuyos derechos fueron infringidos en diversos países y cuyos intereses Moscú defiende con firmeza. El joven Marat Uyeldánov-Galustián desde hace más de dos años permanece encarcelado en el vecino Azerbaiyán por una acusación falsa. La parte azerbaiyana desatiende cínicamente todas las solicitudes e invocaciones por parte de Rusia sobre la extradición de esta persona. ¿Qué medidas se adoptan para ayudar a Marat Uyeldánov-Galustián?

Respuesta: Los asuntos concernientes a nuestros ciudadanos que se ven en una situación complicada en cualquier país, incluidos los de la CEI, se abordan con regularidad durante nuestros contactos bilaterales. Le aseguro que este tema concreto se planteó durante nuestras recientes negociaciones con los colegas de Azerbaiyán. Confío en que a través del diálogo y de unas decisiones basadas en las normas legales consigamos un resultado conveniente a todos y repatriemos a este ciudadano a Rusia.

Pregunta: A finales del año pasado, al conceder una entrevista a la agencia RIA Novosti, Usted dijo que esperaba la aparición en Ucrania de unos “políticos adecuados” con una percepción responsable de la realidad. ¿Podría enumerar los criterios de esta “adecuación”?

Respuesta: Creo que en cualquier país es palpitante el deseo de ver a unos políticos adecuados. Por lo que se refiere a la situación actual en Ucrania, no soy el único, ni mucho menos, quien desea que este país practique una política adecuada. Basta con sencillamente leer los medios ucranianos, echar un vistazo a algunas páginas web.

En cuanto a los criterios de la adecuación, hablando en rigor, son el cumplimiento de los compromisos asumidos, el respeto de su propia Constitución y sus propias leyes. Empezando por el golpe de Estado anticonstitucional, cuando

llegaron al poder los nacionalistas y empezaron a demandar expresamente, tal como lo hizo Dmitri Yárosh, el exterminio o la expulsión de los rusos de Crimea, todo es inadecuado en Ucrania. Nos pareció adecuada la postura de Piotr Poroshenko cuando se postulaba para la presidencia, quien dijo que sería un “presidente de la paz”. Sin embargo, no volvió a proferir estas palabras cuando tomo la posesión del cargo, pasando a hacer declaraciones belicosas, prometiendo liberar los denominados “territorios ocupados”, renunciando tajantemente a cumplir los Acuerdos de Minsk que calzan su firma. Las resoluciones posteriores adoptadas por los líderes del “formato de Normandía” también fueron saboteadas, incluida la separación del dispositivo militar en los caseríos Stanitsa Luganskaya, Petrovskiy y Zolotoy y la “fórmula de Steinmeier” sobre la relación recíproca entre la ley del estatus especial de algunos distritos de Donbás y la celebración de comicios en estos distritos.

Podría explayarme mucho sobre el tema en cuestión. Los hechos sobran. Volviendo al tema de la adecuación, uno de los criterios es el respeto de tu propia Constitución y el cumplimiento de los compromisos que asumiste al adherirse a las convenciones internacionales. La ley ucraniana de la educación, el proyecto de ley del estatus del ucraniano como lengua oficial, infringen directamente la Constitución de Ucrania. Usted lo sabe perfectamente. Infringen asimismo los compromisos internacionales de Ucrania. En diciembre pasado, sin ir más lejos, la Rada Suprema rechazó las recomendaciones formuladas por la Comisión de Venecia del Consejo de Europa que, entre otras cosas, demandó derogar el artículo 7 de la Ley de la Educación. Los compromisos corroboran la capacidad de las personas para concertar y cumplir los tratados.

Pregunta: ¿Por qué Rusia renuncia a repatriar a los ciudadanos rusos desde Ucrania a Rusia? Ucrania propuso canjear a Kiril Vishinski por Román Súschenko. Lo saben todos, pero en la lista figuran decenas de apellidos. Ucrania propone el canje. Rusia se negó.

Respuesta: Hace poco más de un año, en diciembre de 2017, con la participación de Víctor Medvedchuk, se acordó el canje. Fueron consensuadas y verificadas varias veces las listas de personas concretas a canjear. Todo estaba coordinado. El día del canje, ya en el puesto de entrega de detenidos y arrestados adonde trajeron a las personas que iban a ser repatriadas a Rusia, los representantes de la parte ucrania anunció que no dejaría pasar a 23 personas de las que debían ser devueltas a Rusia. Ahora no tengo la menor gana de hablar sobre las razones. Son habladurías que no tienen nada que ver con el asunto. Se afirmó que estas personas no estaban vinculadas a los sucesos en Donbás. Y esto que las listas fueron varias veces verificadas, los apellidos concordados. Ucrania incumplió un nuevo compromiso.

Seguimos respaldando los procesos para continuar el canje de los prisioneros en Donbás a tenor de los Acuerdos de Minsk según el principio “todos por todos”. En el Grupo de Contactos estas cuestiones se están discutiendo, sin que se observe un serio aporte constructivo por parte de los representantes del gobierno ucraniano.

En cuanto a las personas detenidas en la Federación de Rusia sin la vinculación con los sucesos en Donbás, en Rusia tenemos un Defensor del Pueblo, Ucrania también dispone de la Defensora del Pueblo, una tal Liudmila Denísova. Que yo sepa, ella se encuentra ahora en la Federación de Rusia. Ambos Defensores mantienen un diálogo sobre el particular. Espero que aporte resultados palpables. En caso de que se llegue a acuerdos, serán cumplidos.

Pregunta: Esta pregunta se refiere a nuestros socios más próximos no sólo geográficamente. En Kazajstán se produce una transición del idioma del cirílico al alfabeto latino. ¿Cómo se planea desarrollar las relaciones con Astaná para que Moscú siga siendo socio clave para Kazajstán?

Respuesta: En cuanto a nuestros socios y aliados en la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC), la Comunidad de Estados Independientes (CEI) y la Unión Económica Euroasiática (UEEA), tenemos las relaciones muy buenas, en particular, con Kazajstán. Como se sabe, es uno de los foros de negociación más frecuentes. Los Presidentes se reúnen varias veces al año, se comunican regularmente por teléfono. Siendo parte de la Unión Económica Euroasiática, promovimos las posturas comunes en relación con el desarrollo de esta alianza.

Sí, en Kazajstán se toman las decisiones que, en particular, prevén la transición del idioma kazajo al alfabeto latino. Es la decisión de nuestros amigos kazajos. Al mismo tiempo, no vemos que se toman algunas decisiones que menoscabarán la lengua rusa o los derechos de la población rusohablante de Kazajstán. Al menos, estas cuestiones están bajo nuestro control permanente. En todas las partes donde vivan nuestros compatriotas prestamos la atención prioritaria a sus derechos e intereses y la necesidad de garantizar la observancia de estos derechos e intereses en los países de su residencia. Estos asuntos están en el primer plano en la agenda de nuestras relaciones con Kazajstán y todos los demás países donde viven nuestros compatriotas, no sólo en la CEI sino en los países de Europa y EEUU, otras regiones.

Pregunta: Seguimos observando las acciones inamistosas por parte de nuestros socios de Europa del Este. Es casi imposible estudiar en la lengua rusa en los países del Báltico. Continúan demoliéndose los monumentos y las personas que fueron cómplices del enemigo se declaran héroes hoy. ¿Qué se hace en esta dirección? ¿Es posible llevar a cabo una actividad ilustrativa para poner fin a esto?

Respuesta: En lo que se refiere al renacimiento de ánimos neonazis, revanchistas y nacionalistas en Europa del Este, ante todo, esto se observa en los países del Báltico, en Polonia, lamentablemente. Condenamos los intentos de tergiversar la historia de la Segunda Guerra Mundial, de la Gran Guerra Patria. En general, no son los políticos que podrían reescribir la historia, es asunto de los historiadores. En relación con Polonia y Lituania tenemos las comisiones de historiadores que hasta en nuestros tiempos difíciles celebran reuniones en formatos distintos y elaboran unas posturas comunes. Es una actividad muy útil.

Usted ha mencionado a Kazajstán y otros países de la CEI. Hemos hablado con nuestros colegas del Instituto de Historia Universal que patrocinan los grupos conjuntos de los historiadores, con sus socios extranjeros. Creo que una actividad similar debería llevarse a cabo en el espacio de la CEI. Tuvimos un país común, unido, siendo importante entender sobre qué fundamentos y principios vivimos en este país, cómo vivimos antes de que se formara un Estado unido y cómo continuamos cooperando tras 1991.

Hemos aprobado en reiteradas ocasiones las resoluciones en la ONU sobre la inadmisibilidad de glorificar el nazismo. La última resolución se aprobó el mes pasado por la mayoría aplastante de votos (sólo EEUU y Ucrania votaron en contra), lo que es demostrativo. En el marco de la OTSC, se aprobaron series de documentos divulgados posteriormente en la OSCE y la ONU que condenan la guerra contra los monumentos, entre otras cosas. Sus recidivas se observan en otros países europeos también. Hubo tales casos en Bulgaria, Hungría y Alemania. Destacamos que en la mayoría de casos las autoridades reaccionan de manera operativa y precisa, de conformidad con sus obligaciones. Mientras, no encontramos un entendimiento con nuestros colegas polacos sobre este tema. Las declaraciones de que nuestro acuerdo bilateral no se extiende a los monumentos que no se ubican sobre los enterramientos son una interpretación incorrecta de este documento. Los juristas que leerán el texto lo confirmarán. Quisiéramos alcanzar un entendimiento en este ámbito, ya que en Rusia hay muchos monumentos en homenaje a los extranjeros que fallecieron en nuestra tierra, incluidos los provenientes de Europa del Este. En la mayoría de casos cooperamos de modo concreto. Citaré como ejemplo a Eslovenia donde se mantienen en estado perfecto no sólo los monumentos del pasado sino también se levantan nuevos monumentos en homenaje de nuestra fraternidad combativa. Ahora construiremos en Rusia un monumento dedicado a los eslovenos que cayeron en nuestro territorio. Así las cosas, la actividad ilustrativa mencionada por usted es importante, es importante llevarla a cabo para que los jóvenes en Rusia, los países de la CEI y otros Estados europeos sepa la historia sin convertirse en los que desdeñan a sus predecesores y tradiciones. Esto será destructivo para la civilización y la cultura europea. Además de la actividad ilustrativa, de esclarecimiento y propaganda en buen sentido de la palabra, es importante conseguir que se cumplan los compromisos jurídicos asumidos por los Estados europeos en relación con los monumentos levantados tras la Segunda Guerra Mundial.

Pregunta: El 3 de marzo, en Estonia se celebrarán las elecciones parlamentarias. El partido Estonia 200 promueve la iniciativa de crear las escuelas unidas donde los niños rusos y estonios estudiarán juntos en el idioma oficial, es decir, en estonio. Según este partido, esto ayudará a superar la escisión en la sociedad, la segregación, como si los rusos vivan en ghettos. En este caso todo será unido, todos serán unidos. Coméntelo.

La Ministra del Interior de Estonia, Katri Raik, vio la declaración del Ministerio de Asuntos Exteriores sobre el tema y dijo en relación con las llamadas personas con pasaporte gris – los que no tienen ciudadanía, cuyo número asciende a unos 70.000 o 78.000, que, según ella, podrían solicitar la ciudadanía y obtenerla, durante un período limitado. Se le dio de inmediato una respuesta crítica que la gente posiblemente no lo quería, porque las personas sin ciudadanía que viven en Estonia tienen derecho a entrar en Rusia sin visado. En este caso, tendrán problemas: al obtener la ciudadanía de Estonia perderán la posibilidad de llegar a Rusia y mantener los vínculos.

Respuesta: No he oído nada de la idea de crear las escuelas unidas, mientras, creo que es inaceptable en la forma descrita por usted. Menoscaba los intereses de la minoría rusa y, de hecho, busca incorporar forzosamente a esta minoría en el espacio estoniohablante en detrimento de la educación en la lengua materna, conforme a lo estipulado en los numerosos convenios internacionales, incluida la Carta Europea de las Lenguas Regionales o Minoritarias.

En general, creo que la situación con el idioma ruso en Estonia, en Letonia es muy seria que no beneficia a estos países, a la UE ni a la OTAN que se presenta no sólo como alianza militar sino también como una comunidad de democracia.

Me he enviado cartas en reiteradas ocasiones al Secretario General de la OTAN, Jens Stoltenberg, los altos representantes de la UE, los dirigentes de la ONU, el Consejo de Europa y la OSCE centrando su atención en lo inadmisible de la discriminación de los rusohablantes, sin decir del fenómeno vergonzoso de los no-ciudadanos.

En lo que se refiere a la iniciativa de la titular del Ministerio del Interior de Estonia, Katri Raik, de otorgar la ciudadanía a todos los que viven en Estonia a partir de 1991, creo que esta decisión la debe tomar cada individuo personalmente. Si alguien piensa que no es un documento que restringe los derechos y libertades sino que el pasaporte de no-ciudadano ofrece algunos beneficios, es la elección de cada individuo. He oído que, después de que se anunció esta iniciativa de la Ministra del Interior, el Ministro de Asuntos Exteriores de Estonia, Sven Mikser, declaró que es una opinión personal de la titular del Ministerio del Interior, Katri Raik, de otorgar la ciudadanía a todos los que viven en Estonia a partir de 1991.

No es así, no es verdad, no es la opinión personal de la Ministra del Interior de Estonia, Katri Raik, sino es una de las recomendaciones del Consejo de Europa y la OSCE dirigida a las autoridades estonias. Así las cosas, espero que el problema de los no-ciudadanos se resuelva de una u otra manera. En este caso, los organismos internacionales, ante todo, la UE y la OTAN también, junto con la OSCE y el Consejo de Europa deberían desempeñar un papel más importante.

Pregunta: Financial Times publicó la información sobre los resultados de las elecciones celebradas en la República Democrática del Congo. ¿Cree usted que se produjo un fraude y no son fiables los resultados?

Respuesta: Se publicaron los resultados oficiales. No tengo nada que añadir. He oído que, tras la publicación, los resultados de los comicios se pusieron en duda. Mi colega, Ministro de Asuntos Exteriores de Francia, Jean-Yves Le Drian, otros representantes oficiales exigieron revisar los resultados y recontar los votos, como entiendo. No nos injerimos en los asuntos internos de la República Democrática del Congo ni de algún otro Estado y estamos seguros de que los propios congoleses son capaces de encontrar la solución de cualesquiera problemas que surgen, en particular, en relación con los resultados de las elecciones. Es importante respetar sus derechos sin imponerles unos u otros acuerdos, como se observa con frecuencia en las acciones de su país y Francia en África, en sus antiguas colonias con las que hay que continuar manteniendo las relaciones, lo que aplaudimos. Están interesados en esto. Mientras, estos vínculos antiguos conllevan a los consejos impertinentes que se dan desde fuera. Y nosotros proponemos interaccionar con mayor respeto con los países africanos y otros Estados y tratamos de seguir este principio.

Pregunta: El Presidente de EEUU, Donald Trump, declaró hace poco que era necesario crear una zona de seguridad de 20 millas en el norte de Siria. El Presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, confirmó esta intención. ¿Qué opina sobre este plan?

Respuesta: Lo valoramos en el contexto de la evolución general de la situación en Siria. Como he dicho, el Presidente de EEUU, Donald Trump, anunció la retirada de los militares estadounidenses de Siria. En este contexto se anunció la idea de crear una zona de seguridad de 20 millas. Es necesario analizarlo en perspectiva que prevé la necesidad de restablecer lo más pronto posible el control de las autoridades centrales de Siria sobre su territorio. Este asunto se abordará, entre otros, cuando el Presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, llegue para participar en una nueva ronda de las negociaciones con el Presidente de Rusia, Vladímir Putin. Repito que el objetivo final es restablecer la soberanía y la integridad territorial de Siria, bajo lo que puso su firma Rusia, EEUU, Turquía y todos los demás miembros de la ONU. Además, vamos a insistir en que los intereses de todas las partes involucradas, los vecinos de Siria se respeten también. Está claro que los intereses de seguridad de todos los países de la región, incluida Turquía formarán parte de los acuerdos a conseguir.

Pregunta: Islandia se adhirió a las sanciones impuestas contra Rusia y perdió debido a eso todo el mercado de pescado que fue muy importante para este país. Es uno de los mercados de pescado y mariscos más importantes para el país. Muchas empresas de pescado se arruinaron. ¿Qué debería hacer la República de Islandia para restablecer su presencia en el mercado de pescado con Rusia?

En Islandia hay un monumento a los soldados soviéticos. Islandia no participa en las profanaciones que tienen lugar en varios países.

Respuesta: En lo que se refiere a las sanciones, todos deberían entenderlo todo. Cuando se impusieron las sanciones contra Rusia nos vimos obligados a responder en relación con los productos agrícolas, los alimentos. Las sanciones de la UE impuestas contra Rusia hace varios años, en las que participa Islandia, entre otros países, preveían las restricciones y las medidas restrictivas dirigidas contra los bancos rusos, incluidos los que otorgan créditos al sector agrícola. De esa manera nuestros fabricantes de productos agrícolas se pusieron en las condiciones discriminatorias en lo que se refería a las posibilidades de atraer dinero para su fabricación. Por eso se introdujeron las medidas de respuesta en relación con los alimentos y otros productos agrícolas importados a Rusia.

La solución es simple: hay que renunciar a estos métodos de negocios internacionales, aunque éstos se hacen cada vez más populares en Occidente, especialmente en EEUU. Existe sólo una salida: hay que renunciar a los intentos de dictado y competencia desleal mediante la imposición de sanciones o de algún otro modo. Los que fueron primeros en empezar a aplicar tales métodos deberían hacer el primer paso. Oímos con frecuencia que, aunque fueron ellos que empezaron, nosotros tenemos que ayudarles, porque quieren levantar las sanciones y Rusia debe hacer algo. Se lo dice en muchos casos en que no fuimos nosotros que originamos el problema: sean las sanciones o la crisis en el Consejo de Europa debido a la situación en la Asamblea Parlamentaria. Entienden que tenemos razón. Necesitan encontrar la salida y resolver problemas y nos piden darle algún motivo para poder citarlo como ejemplo de nuestra obediencia y consentimiento de hacer algo útil para Occidente. Creo que no es constructivo hacer negocios de esta forma. Es mejor actuar honestamente. Si uno hizo algo que la mayoría considera como un paso erróneo hay que corregir estos errores. No duden, responderemos de manera recíproca rápidamente.

Pregunta: El año pasado, una delegación representativa del Ministerio ruso de Exteriores (unos 20 Embajadores rusos) visitó a Yamal para estudiar las potencialidades de inversión de la comarca. Sería interesante oír su opinión sobre la eficacia de la cooperación con las entidades federadas de Rusia? ¿Continuará esta actividad?

¿Estamos satisfechos con la situación en el ámbito de cooperación en el Ártico?

Respuesta: Quisiera agradecer a los dirigentes de la entidad federada por invitar a nuestros Embajadores. Esto se realiza desde hace mucho. Cada dos años se celebra una reunión de los Embajadores de Rusia en Moscú ante los que el Presidente de Rusia pronuncia un discurso, se organizan varias secciones en que se abordan varios aspectos de la actividad de nuestras misiones diplomáticas. Para nosotros es importante que, especialmente en la coyuntura actual, cuando la diplomacia se hace omnímoda y no sólo aborda los asuntos políticos sino también las iniciativas que permiten promover los intereses económicos del país, de nuestros operadores económicos, los Embajadores conozcan cómo viven las entidades federadas – el fundamento de la Federación de Rusia. Cada vez que lleguen los Embajadores para participar en esta reunión pedimos a los dirigentes de las respectivas entidades federadas de Rusia recibirnos, alternándolas. El año pasado nuestros Embajadores visitaron dos entidades federadas, incluida la península de Yamal (la provincia de Tula, la Comarca Autónoma de Yamalo-Nenets). Es muy útil para ellos. He hablado con varios de ellos. Es importante ver cómo vive la región que es una de las locomotoras del desarrollo no sólo de Siberia sino también de toda la Federación de Rusia. Los proyectos que se realizan allí son del nivel global más alto, no voy a entrar en detalle.

El papel de las entidades federadas en nuestra política exterior es muy importante. Primero, es porque, junto con el centro federal, las entidades federadas forman la Federación de Rusia. Segundo, es porque las entidades federadas manifiestan cada vez mayor interés hacia los vínculos exteriores. Tenemos un Decreto especial del Presidente de Rusia que regula los vínculos exteriores de las entidades federadas y establece que el Ministerio ruso de Asuntos Exteriores desempeña el papel coordinador de estos procesos para llevar a cabo una política exterior coordinada. No nos ocupamos de una microgestión. Todos los acuerdos económicos que conciertan las entidades federadas en su mayoría con sus vecinos y no sólo con ellos lo hacen independientemente o con apoyo del sector económico del Gobierno ruso. Vigilamos que esto corresponda a nuestra política exterior.

El Ministro ruso de Asuntos Exteriores encabeza el Consejo de jefes de las entidades federadas de Rusia en que anualmente están representados de forma rotativa siete jefes de las entidades federadas, el Ministerio ruso de Desarrollo Económico, el Ministerio ruso de Industria y Comercio, el Servicio Federal de Aduanas de Rusia y otros servicios vinculados con la solución de los problemas que interesan a las entidades federadas en sus relaciones exteriores.  

El Consejo Ártico es una organización muy útil. Apoyamos de todos los modos los procesos que se llevan a cabo en este organismo. Creo que es uno de los pocos organismos no atascados en riñas geopolíticas. Actúa de manera concreta y despolitizada. Consideramos que es un ejemplo a seguir. Ahora la Presidencia de turno la ejerce Finlandia. Se planea celebrar eventos de que nuestros vecinos finlandeses deberían anunciar adicionalmente. Se lleva a cabo un trabajo sustancial para desarrollar los recursos del Norte conservando el medio ambiente, respetando los intereses de los pueblos indígenas y minoritarios del Norte. Hay un grupo especial que se ocupa de este tema y controla la situación. Es muy importante. Además de fomentar la infraestructura de transporte, hacemos nuestro aporte al uso cada vez más seguro y eficaz de la Ruta marítima del Norte.                    

Pregunta: La política exterior de Rusia – constructiva, rígida, seria – se convirtió en un factor importante de la seguridad internacional. Rusia volvió a Oriente Próximo, goza de respeto, todos toman en consideración la postura de su país. Gracias a la política de Rusia, muchos desafíos en el mundo empezaron a reducirse.

Es evidente que la Unión Europea no dispone de las capacidades necesarias para resolver los problemas vinculados con la retirada de EEUU del acuerdo nuclear con Irán. Pasaron ocho meses a partir de que la UE prometió elaborar un mecanismo financiero para continuar el diálogo con Irán y garantizar la indemnización de los daños a las empresas europeas si se imponen sanciones contra éstas.

Poco después de la creación de la Unión Soviética se fundó un banco soviético-persa con la capitalización de 5 millones de dólares, mientras que la capitalización del Banco Central de Irán fue de 500.000 dólares. Este banco dio un estímulo potente para desarrollar el comercio, el sector agrícola y la industria de los dos países, para fortalecer el papel de la Unión Soviética en Irán.

Hoy ningún banco funciona en Irán. Esperamos a la decisión de la UE, pero Bruselas es incapaz de elaborar este mecanismo financiero. Usted es titular de la política exterior de Rusia y podría ser locomotora para tales ministerios como el Ministerio ruso de Industria y Comercio y el Ministerio ruso de Desarrollo Económico para crear un banco ruso-iraní que trabaje con las monedas nacionales para garantizar su invulnerabilidad ante las sanciones de EEUU y otros países occidentales.

Respuesta: Como Ud. sabe, a tenor de la Constitución, la política exterior de Rusia la establece el Presidente. Aplicamos todos los esfuerzos necesarios para llevarla a cabo. Gracias por sus buenas palabras.

En lo que se refiere a la situación concreta en torno al Plan de Acción Integral Conjunto (PAIC) sobre el programa nuclear iraní, las partes del PAIC a excepción de EEUU se reunieron en julio de 2018 en Viena y posteriormente en septiembre de 2018 – a nivel de los Ministros de Asuntos Exteriores al margen de la Asamblea General de la ONU en Nueva York. Hemos abordado en reiteradas ocasiones y seguimos abordando este tema con la Unión Europea. En Bruselas se prometió hace mucho crear el llamado ‘special purpose vehicle’ – un mecanismo especial de pago independiente de EEUU, del sistema SWIFT que pasó bajo el control de EEUU después de un alza artificial de las posiciones del dólar. La UE nos promete continuamente finalizar este trabajo en breve. Hace poco, mi adjunto sostuvo contactos con los representantes del servicio diplomático de la UE, pero vemos que su trabajo avanza lentamente y el tiempo corre de forma más rápida.

Debería usted leer los comunicados de que este asunto suscita comentarios contradictorios en los círculos políticos de Irán. Esto no ayuda. No es la única situación en que la UE no puede conseguir un resultado. No sé la causa de esto. Hemos mencionado a los Balcanes, Kosovo donde la UE desempeñó un papel muy eficaz. Nos parecía que la UE ayudó a Pristina y Belgrado a llegar a un acuerdo en relación con muchos asuntos importantes: hace varios años, se anunció la decisión de crear la Comunidad de municipios serbios en Kosovo para garantizar la observancia de los derechos de los serbios que viven en esta región. No se ha creado todavía. Pristina renuncia a hacer algo, la UE se encoge de hombros y es incapaz de llamarla al orden.

He oído sobre el funcionamiento exitoso del banco soviético-persa. No importa si sea un banco u otro mecanismo. El objetivo es claro: garantizar que el comercio entre Irán y otros países, incluida Rusia no dependa de las acciones unilaterales de EEUU. Puedo asegurarle que el Ministerio ruso de Desarrollo Económico emprende los respectivos pasos. Nuestros socios iraníes lo saben. Otros socios comerciales de Teherán actúan de manera similar. Se trata de una transición a las transacciones mutuas en las monedas nacionales más rápida que se planeaba anteriormente. Existen también otras ideas que se discuten a nivel de departamentos económicos.

Pregunta: Toda Europa está siguiendo con preocupación la situación en torno al Brexit. Las relaciones entre Rusia y Gran Bretaña, especialmente tras el «caso de los Skripal», se han tensado al máximo. ¿Qué guión del Brexit le convendría más a Rusia dados sus intereses en Europa?

Respuesta: Es cuestión de Gran Bretaña y sus súbditos, del parlamento de este país. Naturalmente nos importa cómo se reflejará en la Unión Europea, ya que la UE es nuestro principal socio comercial como grupo (a nivel nacional es China), y eso que, a raíz de las sanciones, el intercambio comercial cayó en picado: desde el volumen más bajo registrado de 400.000 millones de dólares hasta unos 270.000 millones.

El Brexit y los procesos relacionados afectarán el funcionamiento de la Unión Europea. Nos importa comprender cómo afectará nuestras relaciones, especialmente las económicas y comerciales. Pero hablar de preferencias hacia un guión u otro es propio de los países y los políticos que pretendan intervenir para dirigir los procesos en otros Estados. Nosotros no nos dedicamos a estas cosas. Ya he aducido varios ejemplos de cómo se «orquestó» la preparación del Acuerdo de Prespa en Macedonia. Ahora en Alemania los estadounidenses, a través de su embajador, están intentando influir en la postura de las empresas alemanas sobre el North Stream-2. Nosotros no compartimos semejantes políticas.

No hacemos declaraciones sobre el Brexit por más que se escriba que Rusia «se esté frotando las manos». Nada más lejos de la realidad. Siempre hemos dicho, mucho antes de que el Brexit cobrara formas reales, que estamos interesados en una Unión Europea unida, fuerte y, lo principal, independiente. Ya veremos lo que pasa. Naturalmente estamos dispuestos a cooperar tanto con la UE como con Gran Bretaña si es que termina abandonando la Unión. Decidiremos de qué forma es mejor hacerlo cuando esté claro qué es lo que ha pasado.

Pregunta: Serbia intenta evitar el problema de elección entre Rusia y la UE, pero en el propio país se habla de que es necesario hacerla. El año pasado usted hizo una visita muy fructífera a Belgrado. Ahora está planeando hacerlo el Presidente de Rusia, Vladimir Putin. ¿Qué objetivos persigue la diplomacia rusa en Serbia?

Respuesta: Usted ha dicho bien que en Europa creen que Serbia tendrá que terminar haciendo la elección entre Rusia y la Unión Europea. Es también una mentalidad anticuada que refleja las viejas ideas coloniales. Ya he aducido muchas veces ejemplos de cuando la UE apostaba por exigencias unilaterales, con la lógica de los juegos de suma cero. Durante el primer Maidán en Ucrania en 2003, el entonces ministro de Asuntos Exteriores de Bélgica, Karel De Gucht, luego nombrado eurocomisario, exigía abiertamente que los ucranianos decidieran si estaban con Rusia o con Europa. Estos planteamientos provocadores de corte imperial no se corresponden con las decisiones que adoptamos juntos en la OSCE y en el marco de las relaciones entre Rusia y la UE.

Ahora se están celebrando en Serbia las negociaciones previas al eventual ingreso en la UE sobre diferentes puntos. La UE, sin cortarse lo más mínimo, exige que Serbia, para ingresar en la Unión, reconozca la independencia de Kosovo y se adhiera a la política de la UE con respecto a Rusia imponiendo asimismo las sanciones. Es simplemente feo. Ya he dicho en reiteradas ocasiones que la Unión Europea alardea de su unidad pero últimamente ésta se consigue a base del «mínimo denominador común», cuando una minoría agresiva exige a otros países de la UE que adopten posturas discriminatorias con respecto a Rusia.

Recomendaría renunciar a la lógica «o con Rusia, o con la UE». Volvamos a los tiempos en que los grandes europeos, incluido Charles de Gaulle y otras figuras, proponían la visión de un espacio común desde el Atlántico hasta los Urales y luego hasta el Pacífico. Estas ideas vienen confirmadas por los documentos de la OSCE, Rusia-UE, Rusia-OTAN (sobre la seguridad igual e indivisible) pero en la práctica falla la capacidad de negociar.

Nosotros estamos a favor de regresar a la filosofía de cooperación a base del equilibrio de intereses, en lugar de imponer la postura elaborada por un grupo reducido de Estados, por muy influyentes que sean.

Pregunta: Hace cierto tiempo se habló mucho sobre una misión de paz en Donbás. ¿Ya no se habla? ¿O se está preparando algo entre bambalinas?

Respuesta: Se trata de lo que ya he hablado hoy, de la relación entre el Derecho Internacional y las reglas que se inventan y se presentan como verdades absolutas.

Desde el punto de vista del Derecho Internacional existen los Acuerdos de Minsk aprobados por el CS de la ONU que prevén la solución de todas las cuestiones en un diálogo directo entre Kíev y las repúblicas de Donetsk y Lugansk con la mediación de la OSCE. Está desplegada la Misión Especial de Monitoreo de la OSCE – no sólo en Donbás, sino en el resto de Ucrania, donde la Misión garantiza el control sobre el cumplimiento por la parte ucraniana de sus compromisos en matera de los derechos humanos y otras cuestiones. Esta Misión  empezó a sufrir problemas de seguridad habiendo habido incidentes. En particular, uno de sus miembros, ciudadano estadounidense, falleció al explotarse una mina. La Misión llevó a cabo la investigación pertinente pero en cuanto se reveló que la mina no había sido instalada por las milicias, el tema pasó a un segundo plano y nadie volvió a tocarlo.

En este sentido me gustaría recordar que hemos pedido muchas veces a nuestros colegas de la OSCE en Ucrania ser más transparentes en sus informes porque la mayoría de las veces registran los tiroteos tal día y a tal hora sin indicar de dónde provenían los ataques. En septiembre de 2017 la Misión, a instancias nuestras, hizo el informe que especificaba la situación general y las bajas de ambas partes enfrentadas. Del documento se desprende que en la mayoría de los casos son los uniformados ucranianos que abren fuego contra las poblaciones mientras los milicianos les responden. El número de ataques contra las localidades por partes de las Fuerzas Armadas de Ucrania supera con creces las estadísticas correspondientes por parte de las milicias. Lo mismo es aplicable a las bajas entre la población civil.

Por cierto, ya que ustedes son trabajadores de los medios de comunicación masiva, tocaré esta cuestión. Cuando mis colegas occidentales insinúan que Donetsk y Lugansk son los únicos responsables por rodos los problemas en línea de división iniciando los tiroteos y enfrentamientos, siempre les digo que los periodistas rusos, los colegas de ustedes, trabajan al este de la línea divisoria en el modo de tiempo real. Con regularidad producen reportajes desde el lugar de los acontecimientos dándonos a conocer el día a día de los milicianos. He recomendado en reiteradas ocasiones a los colegas occidentales que ponen en tela de juicio los hechos reales, hacer lo mismo en la parte de la línea divisoria controlada por el Ejército ucraniano. No recuerdo que allí se lleve a cabo con cierta regularidad semejante trabajo. Hace un año y medio estuvo allí un equipo de rodaje de BBC que grabó un reportaje bastante objetivo, en mi opinión, pero desde entonces no lo ha hecho nadie más.

Si los periodistas están interesados en dar a conocer la verdad, sea BBC, Euronews u otros medios, si sus gobiernos no les piden que trabajen en uno de los puntos geopolíticos más problemáticos de la actualidad, les insto yo directamente a poner en marcha el trabajo regular periodístico en el bando occidental de la línea divisoria en Donbás. Al menos ustedes mismos sabrán más que de los reportajes producidos a distancia.

Volviendo a la Misión: ante las preocupaciones con respecto a la seguridad de los observadores de la OSCE expresadas por los representantes de Alemania y Francia, propusimos armarles con armas ligeras. La OSCE se negó a hacerlo alegando que no tiene experiencia de similares operaciones de paz armadas. Entonces el presidente ruso, Vladimir Putin, propuso crear la Misión de la ONU para proteger a los observadores de la OSCE y presentamos el respectivo proyecto de resolución al CS de la ONU. La resolución era muy precisa y se basaba en el documento internacional – el mandato de la OSCE y la ONU en apoyo de los Acuerdos de Minsk. Estipulaba únicamente que los observadores de la OSCE, estuvieran donde estuvieran, tenían que ir acompañados por los guardias de la ONU.

Este fue un planteamiento desde el Derecho Internacional. Pero nuestros colegas occidentales, en primer lugar los estadounidenses, a modo de respuesta propusieron una nueva «regla» inventada por el representante especial de EEUU para Ucrania, Kurt Volker. La regla no preveía contribuir a entablar el diálogo directo entre Kíev y las milicias para garantizar, con la mediación de la OSCE, la solución de problemas, según lo establecido por los Acuerdos de Minsk, sino desplegar en Donbás un contingente militar de la ONU de 30.000 efectivo compuesto por todos los cuerpos armados y dotado de armas pesadas, para tomar bajo control el territorio de Donbás. Luego se disolverían las milicias locales, la policía, las administraciones locales de Donetsk y Lugansk, para ser reemplazados por la policía y la administración de la ONU que gobernaría la región.

Si se aplica esta «regla» propuesta por EEUU, no hace falta ni siquiera convocar elecciones. Simplemente se impondrá una decisión unilateral en lugar de buscar un consenso y un compromiso entre Donbás y Kíev. Expusimos las razones por las que no podíamos renunciar a las decisiones del CS de la ONU ni sustituir el Derecho Internacional con la regla inventada por el señor Volker. Creo que todos lo comprenden pero pretenden demostrar que la única manera de solucionar la crisis ucraniana es dejarse arrastrar por las actuales autoridades de Kíev y obligar a Donbás a dejar de resistir. Es absolutamente irrealista confiar en ello. Sería mejor que nuestros colegas alemanes y franceses, que en las reuniones de Cuarteto de Normandía habían apoyado los Acuerdos de Minsk, al igual que otros miembros de la comunidad internacional, incluido EEUU, consiguieran impulsar las negociaciones directas sobre la implementación del Complejo de Medidas de Minsk.

Pregunta: A finales de la semana pasada, los medios estadounidenses anunciaron la intención de EEUU de fortalecer sus posiciones en el Ártico como respuesta a las excesivas pretensiones de Rusia y China en esta región. Citando al secretario de la Armada estadounidense, Richard Spencer, los medios informan que Washington planea enviar buques militares al Ártico este verano, lo cual representará la primera operación de la Armada de EEUU para garantizar la libertad de navegación en la región.

Anteriormente, en la reunión ministerial del Consejo Ártico celebrada en mayo de 2017 en Alaska, usted declaró que no existe posibilidad ninguna para un eventual conflicto en el territorio del Ártico. ¿Cómo evalúa usted la intención de EEUU de aumentar su presencia militar en el Ártico? ¿Podría este paso aumentar la tensión en las relaciones entre Rusia y EEUU? ¿Tomará Rusia medidas de respuesta ante el envío de los buques militares estadounidenses al Ártico?

Respuesta: EEUU es una potencia ártica. De acuerdo con el Derecho Internacional, incluida la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar de 1982, EEUU tiene derecho, al igual que las demás potencias árticas y no árticas, usar las rutas marítimas en esta región.

Si los buques de guerra de cualquier Estado quieren usar la Ruta Marítima del Norte, existen reglas para hacerlo. Este otoño un buque militar francés pasó por la ruta en cuestión sin ningún problema habiendo acordado los colegas galos todos los detalles de su paso con nosotros.

Creemos que todos respetarán estas reglas porque no puede ser de otra manera. La Federación de Rusia es  responsable por garantizar un funcionamiento eficaz y seguro de la Ruta Marítima del Norte.

En cuanto a los motivos de EEUU para aumentar su presencia en la región, reitero que es una potencia ártica. Si EEUU cumple con las normas legales, incluidas las impuestas por Rusia para usar la Ruta Marítima del Norte, no hay ningún problema. No sé si los estadounidenses pretenden crear un foco conflictivo como lo hacen en otras regiones, incluido el Mar del Sur de China, donde intentan intervenir en los diferendos territoriales entre China y los países del Sudeste Asiático. Confío en que esta actitud conflictiva, que agrava las relaciones entre los países de las regiones correspondientes, no se manifieste en el Ártico, ya que no ayudará precisamente a la cooperación dentro del Consejo Ártico.

Pregunta: Este año EEUU han desatado una guerra comercial contra China. Rusia también se enfrenta a una situación internacional cada vez más complicada. Algunos expertos aseguran que esto fortalece la solidaridad entre nuestros países. ¿Está usted de acuerdo? ¿Cómo se desarrollarán nuestras relaciones en el ámbito de la política exterior?

Respuesta: Se especula mucho sobre las relaciones en el llamado «triángulo» Rusia-China-EEUU. Algunos proponen volver a los tiempos del presidente Richard Nixon, cuando EEUU apostó por normalizar las relaciones con China para contener a la Unión Soviética. Otros proponen lo contrario. Hace poco los representantes del partido gobernante de Japón insinuaron que había que concluir el Tratado de Paz con Rusia para contener a China.

Cuando las relaciones entre nuestros países se miran con la intención de meter cuñas o malquistarlas, de contraponer nuestras posturas, nos provoca una gran lástima, ya que refleja la misma mentalidad: «con nosotros o contra nosotros».

Rusia y China no son amigos contra nadie. Somos amigos porque somos vecinos, socios estratégicos en los asuntos internacionales, competimos intereses y visión de un mundo más estable, seguro y democrático. Esta afinidad constituye la base de nuestra asociación estratégica y cooperación global. En particular, estamos interesados no sólo conservar el sistema comercial global sino hacerlos más controlado, transparente y menos dependiente de los caprichos unilaterales de algún Estado. Creo que es un camino para muchos años pero estamos dispuestos a conseguir el resultado.

Pregunta: ¿Cómo evaluaría el año 2018 para las relaciones ruso-azerbaiyanas? ¿Lo considera un año revolucionario en este sentido? ¿Por qué no llegó a celebrarse en Moscú el año pasado la cumbre Rusia-Azerbaiyán-Irán? ¿Qué será de ella? ¿Se creará el grupo Rusia-Azerbaiyán-Turquía?

Respuesta: Hablando de nuestras relaciones con Azerbaiyán evitaría los términos como «revolución», ya que nuestras relaciones se desarrollan a modo de evolución, de forma estable y progresiva. El año pasado se celebraron unas reuniones muy sustanciales a nivel de presidentes, mis encuentros con el Ministro de Asuntos Exteriores de Azerbaiyán, Elmar Mamediárov, en Bakú y en Moscú. Nuestros ministerios económicos también cooperaron intensamente. Se celebró la nueva edición del Foro Internacional Humanitario de Bakú bajo el patrocinio conjunto de los presidentes de Rusia, Vladimir Putin, y de Azerbaiyán, Ilham Alíyev. Y mucho más.

Nos unen numerosos eventos oficiales e informales, incluido el Festival Musical Internacional «Zhará» ('Calor'), muy popular en ambos países.

Yo evaluaría el año pasado de forma positiva. Cooperamos con éxito en dentro de la CEI, la ONU, la OSCE y el Consejo de Europa, que ha adoptado un actitud bastante desfavorable con respecto a Azerbaiyán discriminando los derechos de sus parlamentarios en la PACE.

El año pasado en Armenia tuvo lugar cambio de gobierno, por eso nuestro aporte al trabajo de copresidentes para el arreglo del Alto Karabaj se limitó a las reuniones de presentación. Está previsto que este mes se celebrará un encuentro entre los copresidentes de Rusia, Francia y EEUU con los ministros de Exteriores de Armenia y Azerbaiyán. Creo que podremos contribuir a arreglar este conflicto ya antiguo pero posible de solucionar de haber buena voluntad de Ereván y Bakú y apoyo por parte de la comunidad internacional, representada, en particular, por los copresidentes. Creo que las declaraciones de Bakú que denotan su disposición de buscar soluciones, merecen todo tipo de apoyo. Esperamos que nuestros amigos armenios respondan de forma comprensiva.

En cuanto a la cumbre de Rusia-Azerbaiyán-Irán, no está previsto que sea anual. Por lo tanto, es incorrecto pensar que no se pudiera conseguir la reunión de los tres presidentes. Es verdad que Rusia albergará la próxima cumbre  de Rusia-Azerbaiyán-Irán. La estamos preparando y le aseguro que se realizará.

En lo que se refiere a la participación de Azerbaiyán en otros mecanismos internacionales, aún no se trata de algo inmediato. Habrá que analizar el «valor añadido» que aporte tal participación a Azerbaiyán, a Rusia y a otros participantes. Si este «valor añadido» es apreciable, estudiaremos con mucho gusto tal posibilidad.

Documentos adicionales

Vídeos

Fotografías

x
x
Criterios adicionales de búsqueda