Intervenciones del Ministro

25 septiembre 201717:52

Discurso pronunciado por el ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, durante la recepción con motivo del Año Nuevo musulmán, Moscú, 25 de septiembre de 2017

  • de-DE1 en-GB1 es-ES1 ru-RU1 fr-FR1

 

Sus Excelencias, damas y caballeros, amigos,

Siguiendo una buena tradición de hace mucho tiempo, celebramos la llegada del Año Nuevo, según el calendario musulmán, con la reunión con los embajadores de los Estados miembros de la Organización de Cooperación Islámica (OCI), representantes de las autoridades federales de Rusia, de las principales asociaciones religiosas de Rusia, activistas sociales, científicos, politólogos.

El mantenimiento de las relaciones amistosas con los países islámicos es una de las direcciones prioritarias de la política exterior de Rusia. Nuestra cooperación en formato bilateral y a través de la Organización de Cooperación Islámica sirve para sanear la situación en el mundo, contribuye a promover el proceso objetivo de la formación del orden mundial policéntrico y democrático basado en el respeto del Derecho Internacional, la diversidad cultural y civilizatoria del mundo actual, la aspiración natural de los pueblos a elegir su destino independientemente.

Hoy todos nosotros estamos profundamente preocupados por muchos conflictos que continúan en el mundo islámico, ante todo, en Oriente Próximo y el Norte de África: en Siria, Libia, Yemen, Irak. El factor crónico de la inestabilidad sigue siendo el problema palestino que debe resolverse a través del diálogo directo palestino-israelí a tenor de las resoluciones de la ONU y la Iniciativa de Paz Árabe. Rusia como participante del Cuarteto de mediadores para Oriente Próximo está dispuesta a contribuir enérgicamente a esto cooperando estrechamente con la Liga Árabe. Nos pronunciamos por superar la escisión entre los palestinos y destacamos un papel importante de Egipto que da resultados ya en la solución de esta tarea. Intentamos también hacer nuestra propia aportación al restablecimiento de la unidad del pueblo palestino. Es evidente que no hay soluciones militares de las crisis. Partimos de que no hay alternativa al arreglo de tales situaciones con medios políticos y diplomáticos, a través de un diálogo constructivo a nivel nacional, sin la injerencia externa, respetando la soberanía y la integridad territorial de los Estados. Hay que aplicar todos los esfuerzos posibles para prevenir la desintegración de los Estados, contrarrestar a los intentos de instigar la discordia por motivos étnicos o confesionales. Es necesario contribuir a la superación de las contradicciones entre los adeptos de dos principales ramas del Islam: suníes y chiíes. Como se sabe, Rusia promueve de una manera consecutiva la iniciativa dirigida a fortalecer la confianza y la seguridad en la región del Golfo Pérsico que últimamente se hizo aún más acuciante. Para mantener la estabilidad en la región apoyamos los esfuerzos de Kuwait para restablecer el Consejo de Cooperación para los Estados Árabes del Golfo Pérsico (CCEAGP).

Da esperanza la dinámica positiva del desarrollo de los acontecimientos en Siria. El Proceso de Astaná iniciado por nosotros con la participación de Turquía e Irán permitió llegar a los acuerdos sobre la creación de cuatro zonas de distensión, incluidas las en el sur del país, con la participación de Jordania y EEUU. En estas zonas se ha reducido demasiado el nivel de la violencia, comienza la restauración de edificios y de la infraestructura económica y social destruida, se mejora la situación humanitaria. Se han establecido las condiciones para aniquilar lo más pronto posible el foco del terrorismo, restablecer la paz en todo el territorio de Siria  y llevar a cabo un diálogo inclusivo de paz en Siria, de conformidad con la resolución 2254 de la ONU. En la antesala de la reanudación del proceso de Ginebra, alabamos los esfuerzos de Arabia Saudí para unir a la oposición en la plataforma constructiva de las negociaciones directas con el Gobierno sirio.

Rusia se pronuncia consecutivamente por arreglar el conflicto interno en Afganistán en el marco del proceso de reconciliación nacional controlado por los afganos. Consideramos que el formato de consultas sobre Afganistán en Moscú iniciado a principios del año en curso es un foro apropiado para contribuir al restablecimiento del diálogo directo entre el Gobierno y el movimiento talibán con la observación de los criterios establecidos por el Consejo de Seguridad de la ONU. En el marco de la coordinación de los esfuerzos regionales sobre Afganistán se reanuda el trabajo del Grupo de Contacto OCS-Afganistán cuya primera reunión está programada para el próximo 11 de octubre en Moscú.

Rusia que es un socio fiable de los países de África desde hace mucho está interesada en profundizar la cooperación con los Estados de la región en el ámbito de lucha contra el terrorismo. La respectiva cooperación se desarrolla tanto a nivel bilateal como en el marco de la Unión Africana y los principales alianzas subregionales del continente africano. La participación de Rusia en la actividad internacional dirigida a arrelar conflictos y crisis en África desempeña un papel importante en la lucha contra el extremismo y el terrorismo. Ayudamos a adiestrar a los efectivos de los servicios de seguridad de los países africanos, prestamos apoyo en el ámbito de desarrollo de la educación y la solución de problemas humanitarios.

Una seria preocupación la suscitan noticias sobre las víctimas entre civiles y los efectivos de las fuerzas del orden público tras los enfrentamientos en la provincia birmana de Rajine, un éxodo masivo de los refugiados, la amenaza de la crisis humanitaria. Nuestra postura inquebrantable consiste en que es necesario solucionar los problemas de carácter complicado y multifacético que existen en esta región exclusivamente con medios poíticos, a través del diálogo entre los representantes de todas las étnias y confesiones. Llamamos a las partes a manifestar la discreción y valorar de modo objetivo los acontecimientos que se desarrollan.

Constato con satisfacción que los esfuerzos de la diplomacia rusa para desarrollar la cooperación en varios ámbitos con los países islámicos y con su organización más importate – la OCI – gozan de apoyo por parte de las entidades federadas de Rusia, círculos de negocios, asociaciones religiosas, científicos y perosonalidades de la cultura. Desracaré especialmente la actividad del Grupo de visión estratégica “Rusia – Mundo Islámico” encabezado por el presidente de la República de Tataristán, Rustam Minnijanov. Su nueva reunión se celebró en la primavera del año en curso en la ciudad de Grozni. Un foro prestigioso que goza de demanda para profundizar los contactos con la comunidad empresarial islámica de otros países es la Cumbre Económica Internacional “Rusia – Mundo Islámico” que se celebra anualmente en la capital tártara de Kazán, la llamada KazanSummit.

En conclusión quisiera felicitarles de nuevo a todos los que están aquí el Año Nuevo, desearles buena salud y todo el éxito a ustedes y la paz y bienestar a sus países y pueblos.

Gracias por su atención.

Calendar

x
x

Archive

Criterios adicionales de búsqueda