Noticias

4 julio 201911:22

Entrevista del Viceministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Riabkov, al diario Izvestia, publicada el 4 de julio de 2019

1395-04-07-2019

Pregunta: Vladímir Putin y Donald Trump calificaron de positivas las negociaciones en Osaka. ¿Hay algunos avances concretos para iniciar el trabajo conjunto?

Respuesta: La situación interna en EEUU, en lo que se refiere a la vista por sus políticos de Rusia, no tiene indicios de una mejora notable. Los congresistas con postura antirrusa continúan generando diferentes iniciativas y exigiendo que el poder ejecutivo dé pasos que obstaculicen la normalización del ambiente entre Moscú y Washington. Por lo visto así seguirá, ya que en EEUU, además, ha empezado la lucha electoral y las menciones persistentes de la llamada intervención de Rusia en las elecciones anteriores permite suponer que los esfuerzos antirrusos no cesarán. En estas circunstancias ya llevamos varios años trabajando con los estadounidenses y estamos preparados a cualquier giro.

La reunión en Osaka fue muy positiva en cuanto a su tono y su contenido. Los líderes discutieron en contacto directo casi toda la agenda. De los ámbitos en los que ciertos avances son posibles destacaría el de estabilidad estratégica y control de armas. Estamos preparándonos para iniciar el trabajo concreto en este campo en breve.

Otra línea prometedora es la cooperación económica y comercial. Por lo visto Washington se está dando cuenta de que no es normal que el intercambio comercial entre nuestros países no superara el año pasado los 25.000.000 de dólares, mientras el potencial es mucho mayor. Desde luego, lo obstaculizan las sanciones pero no sólo ellas. Fue revelador la participación en el Foro Internacional Económico de San Petersburgo. Los empresarios estadounidenses saben perfectamente que Rusia ofrece muchas posibilidades para trabajar, que las empresas europeas y asiáticas llevan tiempo trabajando aquí y están interesadas en ampliar las formas de cooperación con nuestras empresas y en aumentar inversiones en la economía de la Federación de Rusia. Los estadounidenses deberían rescatar el tiempo perdido para no quedarse por detrás de la competencia. Creo que el papel de los gobiernos consiste en facilitar este proceso o, al menos, no obstaculizarlo.

Pregunta: Usted ha dicho que uno de los temas centrales es la seguridad. El Tratado sobre Misiles de Alcance Medio y Más Corto (INF), por lo visto, es página pasada. Entonces, ¿se trata del futuro del Tratado de Reducción de Armas Estratégicas (START)? ¿Dará tiempo para prorrogar, técnicamente, este Tratado, dado que expira en 2021?

Respuesta: Nuestros colegas de la OTAN no retiran de la agenda la cuestión del Tratado sobre Misiles de Alcance Medio y Más Corto, planteándola de manera como si Rusia aún pudiera dar ciertos pasos que permitieran conservarlo. No es más que un truco propagandístico destinado a responsabilizarnos artificialmente del fracaso del documento. Después de que EEUU había lanzado el mecanismo para abandonar el Tratado, que finalizará el próximo 2 de agosto, no veo ninguna posibilidad para volver atrás.

Si sucede el milagro y los estadounidenses se muestran dispuestos, primero, a discutir nuestras denuncias concretas de cumplimiento indebido del Tratado, por su parte, y segundo, a volver a discutir la situación en torno al misil 9М729, entonces, los cambios son posibles. Pero no observamos ningún indicio de que esto suceda en la postura de EEUU ni en la de sus aliados en la OTAN. Por lo visto, el Tratado en cuestión se quedará en el pasado a principios de agosto.

Al mismo tiempo, la cuestión del START es cada vez más urgente. Nosotros abogamos por prorrogarlo pero antes habrá que solucionar el conocido problema de la retirada del Tratado por los estadounidenses de una parte considerable de sus portadores estratégicos. Además, existen problemas técnicos y de organización ya que en Rusia la prórroga exige la realización de ciertos procedimiento en la Asamblea Federal. En el mejor de los casos, tardarían en completarse semanas, si no meses, así que urge tomar una decisión ya con bastante antelación.

Aún no tenemos ni idea de si EEUU está dispuesto a prorrogar el Tratado. Esperaremos una respuesta de los estadounidenses insistiendo en que la den cuanto antes. Tanto más que se acercan las elecciones y en esta situación, como demuestra la práctica, Washington es cada vez menos eficaz en la solución de semejantes cuestiones hasta aplazarla para después de las mismas.

Pregunta: El año pasado Rusia propuso a los estadounidenses a redactar la declaración sobre la prevención de la guerra nuclear, como lo habían hecho en su tiempo EEUU y la URSS, pero Washington se negó por algún motivo. ¿Tiene sentido volver a intentarlo?

Respuesta: EEUU no ha renunciado oficialmente a la posibilidad de redactar una declaración conjunta. Simplemente no han contestado a nuestra propuesta. Tal vez se deba a que la cuestión está debatiéndose. Espero que la postura de EEUU no haya degradado demasiado en este sentido y el silencio no tenga que ver con que los estadounidenses duden de la importancia y legitimidad de la idea clave de la declaración soviético-estadounidense: en la guerra nuclear no puede haber ganadores y no deberá ser desatada nunca. Si Washington no está seguro de ello, las cosas están mucho peor de lo que podemos imaginarnos.

Pregunta: ¿Es decir, de acuerdo con la percepción de la situación que tiene Washington actualmente, podría haber un ganador en la guerra nuclear?

Respuesta: Por lo menos, admiten el uso de armas nucleares en tal o cual conflicto. No son pocos los indicios de que el pensamiento militar y político militar en EEUU está avanzando en dicha dirección. Hay unas modificaciones bastante alarmantes introducidas en los documentos doctrinales, donde surgen cada vez más pruebas de que Washington está avanzando hacia la reducción del umbral para el uso de las armas nucleares. Están también los proyectos de creación de nuevas ojivas, también de potencia reducida. Se trata de hacer desaparecer el límite entre un conflicto convencional y un conflicto nuclear.

El intercambio de golpes nucleares, con todas las administraciones anteriores, por lo menos, después de los conocidos acuerdos entre la URSS y EEUU, se veía únicamente como un guión hipotético. Sin embargo, no podemos estar seguros de que la actual Administración de Estados Unidos continúe con dicha línea política. Los estadounidenses deberían ser más concretos en la expresión de sus posturas y estudiar nuestra propuesta de manera sensata y responsable. El mundo está pendiente de que Moscú y Washington lancen está señal previamente acordada. Hay muchas insinuaciones, interpretaciones dispares, especulaciones, etc. No hay cabida para ello en la esfera militar y nuclear.

Pregunta: ¿Y están previstas algunas consultas ruso-estadounidenses sobre la prevención de incidentes en el espacio cibernético?

Respuesta: Espero que el tema de las tecnologías de la información y la comunicación y de su influencia en la situación general sea abordado en el marco de los problemas de la estabilidad estratégica. En cuanto a la historia interminable en torno al informe de Robert Mueller y de los supuestos ataques cibernéticos rusos: por una parte se asegura que no hubo complot y por otra, sí que hubo infiltraciones. En este sentido los estadounidenses evitan todo contacto entre expertos, lo que es de lamentar, dado que estamos abiertos a este tipo de interacción.

Pregunta: Da la sensación de que con Donald Trump EEUU adoptó la práctica de tensar la situación al máximo, como ocurrió con Corea del Norte, por ejemplo, para pasar más tarde a las negociaciones. Ahora se están avivando tensiones en torno a Irán y al 'pacto nuclear'. ¿Cree Moscú que existen algunas posibilidades de mantener el Plan de Acción Integral Conjunto (PAIC) y evitar que la situación salga fuera de control?

Respuesta: No generalizaría de esta manera. Los politólogos discuten de manera intensa la táctica de presión brusca y agravación consciente seguida por un cierto retroceso aplicada por Washington. Es como si el brote de las tensiones permitiera ablandar la postura de la otra parte hasta el grado de conseguirse acuerdos más beneficiosos para los intereses de Washington de los que se podrían esperar sin previa preparación política y psicológica del terreno.

Al mismo tiempo, cada caso es único, dado que difieren los factores internacionales que influyen en cada situación concreta. En algunos casos Washington es ayudado y mucho por sus aliados, mientras que en otros, el papel clave les pertenece a sus adversarios.

En cuanto al PAIC, el acuerdo en cuestión está 'ingresado en cuidados intensivos'. Y de momento no aseguraría que tras el 'tratamiento', es decir 'goteos diplomáticos y descargas' que seamos capaces de darle de alta. Por otra parte, tampoco se agrava su estado.

Estamos preocupados de que EEUU, tal como lo anuncia de manera oficial, continúe ejerciendo presión máxima en Irán. Nos preocupan también los intentos de reforzar más el frente antiiraní, también en el Golfo Pérsico. Menos mal que nuestros interlocutores iraníes no son dados al nerviosismo ni propensos a cometer errores, creo. Sin embargo, es evidente que el país no se vio beneficiado económicamente con dicho acuerdo y se enfrenta últimamente, debido a las sanciones introducidas por Washington, a unas enormes dificultades a la hora de mantener volúmenes razonables de petróleo exportado y obtener ganancias.

Verdad es que en dicho campo se observa cierto progreso, por ejemplo, el inicio del funcionamiento del largamente esperado mecanismo de pago INSTEX y contamos con poder usarlo sin problemas para dar servicio a las transacciones de terceros países y no solo  de Estados de la Unión Europea. Existe toda una serie de asuntos concretos, en los cuales están trabajando los expertos en intereses del mantenimiento del PAIC.

El abandono por EEUU del acuerdo en cuestión que tuvo lugar el año pasado, así como las acciones que le siguieron representan un paso sin precedentes, violación directa de la Resolución 2231 del Consejo de Seguridad de la ONU y del Artículo 25 de la Carta de la ONU. Nunca nos hemos enfrentado antes a la decisión de un determinado país que llegó a un determinado acuerdo no solo de echarse para atrás más tarde, sino de revisar a fondo toda su línea política.

En este caso todo acabó en una burda violación del Derecho Internacional por Washington.

Pregunta: Existe la opinión de que los pasos dados por Washington no son sino competencia desleal, cuyo objetivo es desplazar a Irán del mercado de la energía.

Respuesta: Si miramos el volumen de las exportaciones iraníes de petróleo con relación a los volúmenes exportados por todos los países exportadores y el consumo mundial del mismo, veremos que no es tan significativo como para hacer de factor clave. No es que alguien quiera desplazar a alguien del mercado, sino que se recurre a los métodos de agresión y coerción económicas, Washington busca cambiar drásticamente el mapa de la región, logrando la reducción de la presencia y la influencia iraní en una serie de esferas.

Es posible también que EEUU tenga planes de largo alcance, aplicando la línea de presión máxima en los Gobiernos que no son de su agrado. Dicha política se puso en práctica por distintas administraciones y provocó caos en Oriente Próximo. En una serie de países seguimos observando las gravísimas consecuencias de la mencionada estrategia. La Historia poco les enseña a nuestros interlocutores estadounidenses y siguen convencidos de tener derecho a imponer su voluntad a otros Estados.

Pregunta: En Venezuela el Gobierno no le gusta a EEUU tampoco. Mientras, según las filtraciones provenientes de Washington, la administración redujo drásticamente el apoyo del Presidente autoproclamado, Juan Guaidó. ¿Qué contribuyó a reducir la tensión?

Respuesta: No quisiera evaluar cualquier situación de crisis sólo desde un ángulo: desde el punto de vista de que hace o no hace Washington. Es un error que hacen en particular nuestros medios de comunicación prestando demasiado mucha atención a EEUU.  Es como un sistema ptolemaico desmentido por Nicolás Copérnico: no es el Sol que se mueve alrededor de la Tierra sino la Tierra gira alrededor del Sol. En las relaciones internacionales vemos muchos factores de fuerza e influencia y observamos realmente la evolución hacia el mundo multipolar. Así las cosas, es inoportuno presentar las cosas de modo que todos los eventos internacionales giran en varias órbitas alrededor del único centro de gravedad - EEUU.

Naturalmente, EEUU tiene muchas posibilidades de influir en la situación en Venezuela. Mientras, el rumbo responsable del Gobierno legítimo de Nicolás Maduro, la disponibilidad al diálogo, los contactos con las fuerzas de oposición que se celebraron y por lo visto continuarán, la interacción de varios actores, incluido el Grupo de Contacto Internacional y sus miembros con tales actores como Rusia, China, Turquía permiten en conjunto esperar que una postura más razonable y sopesada hacia el arreglo penetre en la política estadounidense.

Tenemos varias líneas rojas de que informamos a los estadounidenses, incluida la inadmisibilidad de la injerencia armada, la imposición al pueblo venezolano del modelo en que el resultado de contactos e intercambios políticos está predeterminado de antemano.

Creo que aplicando los esfuerzos conjuntos con todos nuestros socios razonables avanzaremos en la dirección necesaria. Mientras, no desestimaría los riesgos de un posible aumento de la tensión. La experiencia muestra que en varias situaciones EEUU no se detiene ante nada pasando por alto las advertencias y hasta las reglas de decoro sin hablar de los propios compromisos a tenor del Derecho Internacional.

Pregunta: Hace poco, el exsecretario de Estado de EEUU, Rex Tillerson, declaró que EEUU supuestamente propuso a Rusia devolver parcialmente la propiedad diplomática, pero en las condiciones inadmisibles para Moscú. Si es así, ¿qué condiciones pusieron los estadounidenses? ¿Cuáles son las perspectivas de arreglo de esta disputa?

Respuesta: Lamentablemente, la postura estadounidense no ha cambiado. Nos enfrentamos con un muro de rechazo de los argumentos evidentes el principal de los que es una burda violación no sólo del principio de inviolabilidad de instalaciones protegidas por la inmunidad diplomática, sino también del principio de inviolabilidad de la propiedad privada que es fundamental para EEUU. En este caso, se trata de la propiedad de otro Estado.

En una etapa, realmente, la parte estadounidense hizo las declaraciones del tipo: "Podréis regresar, pero el uso de esta propiedad será limitado. Tendréis que aceptar que los representantes del Gobierno de EEUU pueden llegar a estas instalaciones en cualquier momento para comprobar qué hacéis". Es como tras la toma por fuerza de un quiosco de tabaco se le diría a su propietario: "Puedes llegar aquí y hasta puedes vender tabaco, pero cuando te digamos que te vayas deberás obedecer. Y qué haremos posteriormente no es asunto tuyo".

Esto pone de relieve una plena ausencia del sentido de la realidad y un intento premeditado de ofender. Lo rechazamos rotundamente sin emociones. Exigimos devolver nuestra propiedad sin poner condiciones.

Hemos declarado en reiteradas ocasiones que si Moscú y Washington encuentran la posibilidad de avanzar hacia la normalización del funcionamiento de las misiones diplomáticas, esto daría una señal importante que sería oído en el mundo, creo. Lo más importante es que esto sería el primer paso concreto si no hacia la normalización al menos hacia un saneamiento de nuestras relaciones.

Pregunta: Cada dos años Rusia envía a las autoridades estadounidenses una solicitud de extradición de Konstantín Yaroshenko. No las atienden. ¿Cuáles son las posibilidades del ruso de salir de EEUU anticipadamente y regresar a casa?

Respuesta: El marco legal para la extradición de Konstantín Yaroshenko condenado por las acusaciones falsas, infundadas y maliciosas existe y es irrefutable. Es el Convenio de 1983 concertado por los países que formaban parte del Consejo de Europa y abierto para terceros países. EEUU es parte de este Convenio de traslado de las personas condenadas para el cumplimiento de penas en el país de origen también. Propusimos a los estadounidenses a usar este instrumento y confirmamos en reiteradas ocasiones nuestra disposición a estudiar la posibilidad de entregar a EEUU de los estadounidenses condenados en Rusia por varios delitos. Tales presos existen. Pero EEUU no quiere hacerlo manteniendo, de hecho, a Konstantín Yaroshenko como rehén de su llamado sistema del orden público.

No voy a citar los nombres, pero en la antesala del cambio de la administración estadounidense uno de sus altos cargos dijo a puertas cerradas: "Konstantín Yaroshenko estuvo y estará en prisión". No podemos aceptarlo, especialmente sabiendo los problemas de salud que tiene Konstantín Yaroshenko y cómo percibe esto su familia. Me tomo esto muy en serio. Continuaremos ocupándonos de este asunto.

Mucho depende de la voluntad política de Washington. Se debe entender que percibimos como grotesca la reacción de los robots humanos estadounidenses a los que son impropias las consideraciones de humanitarismo en la situación cuando nuestros colegas estadounidenses declaran constantemente que es importante respetar siempre los derechos humanos y que la persona es valor absoluto. La duplicidad y la hipocresía de los estadounidenses en la situación con Konstantín Yaroshenko es evidente.

Карты

Rusia en las relaciones internacionales

Visor de contenido web