Noticias

2 julio 201914:34

Discurso y respuestas a preguntas de los medios ofrecidas por el Ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, en el curso de la rueda de prensa conjunta al término de las negociaciones con el Viceprimer Ministro, Ministro de Asuntos Exteriores y Comercio de Irlanda, Simon Coveney, Moscú, 2 de julio de 2019

1380-02-07-2019

Estimadas damas y caballeros,

Hemos sostenido unas negociaciones prolongadas y útiles al mi parecer.

Irlanda es nuestro buen socio en Europa. En septiembre pasado, celebramos el 45º aniversario del establecimiento de nuestras relaciones diplomáticas que se desarrollan de conformidad con los principios de igualdad y respeto mutuo. Hemos constatado la ausencia de algunos serios problemas pendientes en el diálogo bilateral.

Hemos calificado como positivo el nivel de interacción parlamentaria. Hemos aplaudido el interés mutuo hacia el fortalecimiento de los contactos a nivel regional. Las entidades federadas de Rusia que lideran en este ámbito son Moscú, San Petersburgo y Tataristán. Hemos convenido en contribuir a ampliar los intercambios culturales, humanitarios y educativos.

A finales del año pasado, a pesar de las conocidas restricciones vinculadas con las llamadas sanciones, logramos alcanzar un nivel considerablemente alto del intercambio comercial: de unos 2.000 millones de dólares, que supera un 33% el indicador del año 2017. Hemos convenido en aplicar esfuerzos para seguir promoviendo las capacidades existentes en el sector comercial y de inversión. Con estos fines mantenemos la actividad del Comité Intergubernamental ruso-irlandés para el desarrollo de la cooperación empresarial cuya nueva reunión se celebró en abril pasado. Este Comité está encabezado por el Ministro irlandés de Asuntos Exteriores y de Comercio, Simon Coveney, por parte de Irlanda y por el Ministro ruso de Justicia, Alexandr Konoválov, por parte de Rusia.

Hemos intercambiado opiniones sobre los problemas acuciantes de relaciones internacionales, en particular, en el contexto de la intención de Dublín de presentar su candidatura para ser miembro no permanente del Consejo de Seguridad de la ONU para 2021-2022.

Estamos interesados en fortalecer la confianza y el entendimiento mutuo en nuestro continente común. Hemos aplaudido la dinámica positiva y razonable en la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa en que se aprobaron decisiones importantes sobre lo inquebrantable de los principios de la Carta de esta Organización que garantizan la igualdad de los derechos y obligaciones de todos los países miembros del Consejo de Europa en todos sus órganos.

Tenemos las posturas afines en lo que se refiere a la inexistencia de la alternativa del arreglo político y diplomático de muchas crisis en Oriente Próximo y el Norte de África, ante todo, en Siria. Hemos informado a nuestros colegas sobre los esfuerzos que emprende Rusia junto con otros participantes en el formato de Astaná - Turquía e Irán para cumplir la resolución 2254 del Consejo de Seguridad de la ONU.

Hemos destacado que es importante mantener el Plan de Acción Integral Conjunto (PAIC) sobre el programa nuclear iraní. Este problema es serio.

Hemos contado sobre otras valoraciones de problemas internacionales por parte de la Federación de Rusia, en particular, hemos aclarado la situación en el ámbito de estabilidad estratégica en el contexto de los contactos recientes entre Moscú y Washington, incluida la reunión de los Presidentes, Vladímir Putin y Donald Trump.

Hemos prestado mucha atención a las relaciones entre Rusia y la Unión Europea, ante todo, en el contexto de la situación anómala que se manifestó tras 2014.

Hemos explicado a nuestros colegas irlandeses como vemos el arreglo de la crisis ucraniana mediante un cumplimiento pleno, estricto y riguroso de los acuerdos estipulados en el Paquete de Medidas de Minsk del 12 de febrero de 2015 y en otros acuerdos conseguidos en las cumbres en el formato de Normandía en 2015 y 2016, así como en el marco del Grupo de Contacto que es el formato clave para el diálogo directo entre Kíev, Donetsk y Lugansk, a tenor de los Acuerdos de Minsk.           

Espero que nuestras discusiones de hoy hayan contribuido a entender mejor las posturas de cada parte.

Agradecemos a nuestros colegas sus valoraciones de la situación en torno al Brexit que se ocupa hoy un puesto importante en la agenda del Gobierno de Irlanda.

Estoy satisfecho con los resultados de las negociaciones que han confirmado el interés mutuo en la intensificación de nuestros contactos. Espero que esto beneficie los vínculos ruso-irlandeses y sirva a los intereses de nuestros ciudadanos.

Pregunta: Usted ha señalado hoy que es importante mantener el PAIC. Comente la declaración hecha ayer por el Ministro de Asuntos Exteriores de Irán, Mohammad Javad Zarif, de que Irán incrementó el volumen de reservas de uranio enriquecido debido a las discrepancias entre EEUU e Irán en relación con el acuerdo nuclear.  ¿Quiere decir esto que el PAIC es destrozado, de hecho?

Respuesta: Oímos las valoraciones de esta situación. Surgen preguntas. Mientras, para entender las causas de lo que pasa ahora es necesario analizar toda la situación, en general. No deberíamos evaluar una u otra acción de una u otra parte del PAIC separadamente, esto no nos ayudará a sacar las conclusiones correctas.

Nuestros colegas de la UE propusieron ayer que nuestras misiones ante las organizaciones internacionales en Viena aprobasen urgentemente una declaración con el llamamiento a Irán de no violar sus compromisos. No se dijo nada en el borrador de declaración sobre las causas de las acciones que observamos hoy y las decisiones anunciadas en Teherán.

El PAIC es un paquete integral de compromisos y derechos mutuos de todas las partes de este acuerdo. Los compromisos asumidos voluntariamente por Irán de observar el límite de reservas de uranio poco enriquecido y de agua pesada forman parte de este acuerdo. Este compromiso está directamente vinculado con el derecho de Irán de enriquecer el uranio hasta un 3,67% y producir agua pesada. Irán tuvo derecho a vender sus excedentes de uranio y de agua pesada, lo que hizo con éxito hasta hace poco, en particular, después de que el 10 de mayo del año pasado EEUU abandonó el programa. Mientras, Irán continuó observando el límite exportando los excedentes a los países que los adquirían, incluida Rusia.

Hace poco, en mayo pasado, EEUU aprobó un nuevo paquete de sanciones que prohibió a cualquier país la compra a Irán de los excedentes de uranio poco enriquecido y de agua pesada. De hecho, EEUU prohibió con esto a todos los Estados miembros de la ONU a cumplir la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU que aprobó el PAIC sobre el arreglo del programa nuclear iraní.

Por eso es necesario analizar toda la situación en vez de centrar la atención en lo que hizo Irán actualmente. Quisiera que nuestros colegas europeos se diesen cuenta de que están responsables por el mantenimiento del PAIC. En el marco de este Plan, asumieron un compromiso importante también: garantizar los intereses económicos de Irán, incluida la posibilidad de vender el petróleo recibiendo los ingresos por las ventas. Es un elemento inalienable del acuerdo conseguido.

Cuando EEUU abandonó este programa y prohibió a casi todos los demás países a comprar el petróleo, los europeos propusieron formar un mecanismo que permitiría a Irán a vender el petróleo y recibir el dinero por esto sin obstáculos. Nos reunimos en Viena en junio del año pasado y posteriormente en Nueva York en septiembre. El trabajo sobre la formación de este mecanismo continuó durante casi un año. Hace unos dos meses se anunció que el mecanismo se había formado pero no para cubrir la venta del petróleo sino tan sólo para los suministros de productos humanitarios a los que no se extienden las sanciones estadounidenses y no todos los que desean hacer negocios con Irán pueden usarlo sino tan sólo los miembros de la Unión Europea. Mientras, hasta con tales restricciones, hasta el momento no se ha efectuado ninguna transacción con este mecanismo.

Si decimos que es necesario mantener el PAIC, es necesario que todos observen sus compromisos, al menos, los que siguen formando parte de este Plan de Acción Integral. Esto no quiere decir que podamos y tengamos que exigir a Irán a cumplir sus compromisos cuando todos los demás tratan con ellos de forma muy ligera y hasta parece que prefieren eludir de la crítica de EEUU y centrar la atención en lo que hace Irán.

Exhortamos a nuestros colegas iraníes a manifestar la discreción, no dejarse llevar por las emociones en ningún caso y observar las disposiciones clave del Acuerdo de garantías con el OIEA, así como las cláusulas del Protocolo adicional al mismo. Instamos también a los europeos a cumplir sus promesas y compromisos y hacer que el mecanismo sea realmente eficiente y garantice los derechos de Irán a tenor de la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU en el ámbito de cooperación económica y comercial. Sin esto será complicado llevar a cabo un diálogo sensato y fructífero para mantener el PAIC. Haremos todo lo posible para mantener este acuerdo más importante que no sólo contribuye al arreglo de la situación concreta en torno a Irán que surgió hace varios años y se resolvió posteriormente sino también para fortalecer el régimen de no proliferación de las armas de destrucción masiva. 

Documentos adicionales

Fotografías

Карты

Rusia en las relaciones internacionales

Visor de contenido web