Publicador de contenidos

11 junio 201518:30

Discurso y respuestas a las preguntas de los medios ofrecidos por el ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, durante la rueda de prensa conjunta al término de las negociaciones con el secretario general de la Organización para la Cooperación Islámica, Iyad bin Amin al-Madani. Moscú, 11 de junio de 2015

1165-11-06-2015

  • de-DE1 en-GB1 es-ES1 ru-RU1 fr-FR1

Estimadosseñores:

Hemos mantenido negociaciones con el secretario general de la Organización para la Cooperación Islámica (OIC) que han sido constructivas y fructíferas, como es habitual. Nos ponemos en contacto de manera regular. El señor Madani ya ha visitado Moscú este año. El año pasado tuve la oportunidad de visitar la sede de la OIC.

Rusia obtuvo el estatus deobservador ante la OIC hace 10 años. Desde entoncesesta organización es nuestro socio fiable en la tarea de la búsqueda de soluciones para problemas que abundan en el mundo contemporáneo.

Estamos contentos viendo cómo se desarrolla el diálogo entre el ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia y el Secretariado General de la OIC. En octubre de 2013 firmamos un acuerdo marco sobre la interacción, que nos ha brindado buenas condiciones a nivel político y organizativo para el desarrollo de los lazos. Apoyándonos de esta base, cada año mantenemos consultas sobre cuestiones de carácter político general, sobre la lucha contra el terrorismo y el extremismo, problemas en el campo de derechos humanos. Mantenemos una cooperación fructífera en organizaciones multilaterales, en diferentes foros, en lo que se refiere a cuestiones relacionadas con la tarea de promover la alianza interconfesional y entre civilizaciones.

El 15 de junio en la ciudad de Kazán celebraremos la VII sesión de la Cumbre Económica Internacional con participación de Rusia y de países miembros de la OIC, lo que también manifiesta la estabilidad de nuestras relaciones. En el foro participarán representantes del secretario general de la Organización y directivos del Banco Islámico de Desarrollo. Esperamos una conversación aun más circunstanciada con vistas a dar más impulso a nuestras relaciones en las esferas de los créditos, financiamiento y de economía.

Hemos intercambiado opiniones sobre la situación en diferentes regiones del mundo, prestando una atención especial a los problemas más palpitantes en Oriente Próximo y en el Norte de África, incluidos Siria, Irak, Yemen y Libia. Hemos discutido la necesidad de estimular en cada uno de estos casos el diálogo un nivel nacional que les permita a los políticos de tal o cual país buscar soluciones, consensos o una concordancia nacional por sus propios medios, sin que se les impongan valores o fórmulas preparadas desde fuera.

Hemos recordado que en los últimos centenarios los cristianos y musulmanes mantenían una coexistencia tradicionalmente pacífica en Oriente Próximo y en el Norte de África. Oriente Próximo es la cuna de la fe cristiana. Es sumamente importante impedir que alcancen lo deseado los que intentan ahora minar este consenso y la paz internacional.

Tenemos una agenda muy saturada. Este año tenemos previstas consultas adicionales sobre varias cuestiones de actualidad. Nos es muy grato ver al señor Madani en la Federación de Rusia. Esta vez no podrá visitar otras regiones de Rusia debido a la necesidad de preparar unos eventos extraordinarios en la sede de la OIC. Pero estoy seguro de que le ofreceremos esta oportunidad durante su próxima visita.

Pregunta: ¿Cómo podría comentar usted los datos de la inteligencia de Australia de que el Estado Islámico posee cantidad de material radiactivo suficiente para crear una “bomba sucia”, y la creciente preocupación sobre la activación de los islamistas en vísperas del mes del Ramadán, sagrado para los musulmanes, y el aniversario de proclamación del “califato”?

Serguéi Lavrov: Hemos discutido hoy las tareas para aunar de manera aun más eficaz nuestros esfuerzos en la lucha antiterrorista. Hemos oído que la inteligencia de Australia ha declarado que tiene algunas pruebas de que el Estado Islámico posee cantidades de material radiactivo suficientes para crear una “bomba sucia”. Es raro que sus agentes no hayan reparado en divulgar sus descubrimientos. Es algo que hace falta comunicar por canales de mayor fiabilidad a los que puedan ayudar a prevenir el crimen. En todo caso, este hecho subraya otra vez que para una lucha eficaz contra la amenaza terrorista, incluido el llamado Estado Islámico, es imprescindible aunar esfuerzos a nivel universal, partiendo de derecho internacional y tomando en consideración el papel del Consejo de Seguridad de la ONU, afianzándolo con una red de vínculos, incluidos los existentes entre servicios de inteligencia y servicios especiales, que ayuden en cuanto aparezca cierta información, verificándola rápida y efectivamente, y, de ser veraz ésta, tomen medidas concretas (sin hacerlas públicas, por no asustar a la gente en vano). Por ahora, el proceso de trabajo auténticamente colectivo no está arreglado.

La Federación de Rusia cuenta con vínculos diversificados con muchos socios, como, por ejemplo, en el marco de las estructuras multilaterales en el espacio de la CEI. Tenemos lazos similares con otros Estados del extranjero más lejano.Pero, por desgracia, a iniciativa de nuestros socios europeos y estadounidenses, muchos de estos contactos han quedado congelados. Ello no ayuda nada a la causa común, por eso seguiremos promoviendo nuestra propuesta de realizar, bajo los auspicios del Consejo de Seguridad de la ONU, un análisis colectivo de amenazas de terrorismo y extremismo en Oriente Próximo y Norte de África, así como la idea de elaborar una estrategia común que nos guíe en todas nuestras acciones ulteriores. De momento, por desgracia, carecemos de una estrategia de este tipo. Nuestros socios no se ocupan de amenazas terroristas salvo de vez en cuando, pasando a menudo por alto la actividad de los extremistas si es políticamente beneficiosa para tal o cual parte. Esto es excluido, aquí no debe haber dobles raseros.

Pregunta: La discusión de la lucha contra el extremismo figuraba en la agenda del encuentro de hoy. ¿Cómo planean la Federación de Rusia y la Organización para la Cooperación Islámica contrarrestar juntos la distribución de la amenaza terrorista? Se trata no sólo de ataques, de ello hemos hablado ya, sino también de propaganda, de intentos de reclutar a nuevos partidarios a las filas del Estado Islámico.

En el campamento de refugiados situado en la ciudad turca de Batman se encuentran 13 ciudadanos rusos que, supuestamente, intentaban unirse al Estado Islámico. ¿Es posible liberarles con ayuda de la embajada de Rusia en Turquía y del señor Madani?

Serguéi Lavrov: Tiene usted toda la razón. La lucha contra el terrorismo, y hoy hemos hablado de ello, empieza con propaganda, educación, formación, lucha contra la miseria, analfabetismo, ignorancia, que, por desgracia, persisten en países en vías de desarrollo. La OIC carece de ejército, pero es una organización de gran influencia que une a países musulmanes, al mundo islámico. Los ideales que promueve esta Organización coinciden totalmente con nuestra visión de cómo cabe educar a las generaciones jóvenes, con el espíritu de tolerancia, de rechazo a las manifestaciones de extremismo.

La tarea de mejorar las condiciones socio-económicas de Estados correspondientes tiene que ver directamente con evitar que los niños se encuentren en las calles y en los lugares donde les intenten reclutar activamente, sacando provecho de que muchos de los problemas de la región no están arreglados, incluido el conflicto palestino-israelí, del que acaba de hablar mi colega. Hoy hemos hablado de ello también, así como de la necesidad de atraer activamente a la comunidad internacional, incluidos los países árabes, la Organización para la Cooperación Islámica, a la tarea de superar la vía muerta que preocupa todo el mundo ya en las negociaciones sobre la creación del Estado palestino, arreglo del conflicto entre Palestina e Israel, el arreglo árabe-israelí. Existe la Iniciativa de Paz Árabe que se toma como base de solución duradera y sostenible. Nosgustaríaquenolaolvidasen.

En cuanto a la pregunta concreta sobre los rusos detenidos en Turquía que, como se ha dicho, intentaban pasar a las filas del EI, participar en combates y atentados, buscamos acceso consular para ellos. Por ahora hemos logrado resolver la cuestión de una ciudadana, Varvara Karaúlova, hoy debe volver a la Federación de Rusia. Su padre viajó a Turquía, le ayudamos a verse con la hija y resolver todas las cuestiones organizativas.

Por supuesto, este problema nos preocupa mucho. Es algo que debe preocupar a todo el mundo, porque en las filas del EI y de otras organizaciones terroristas en Oriente Próximo y en el Norte de África están combatiendo ciudadanos de países europeos, EEUU y países de la región. El año pasado el Consejo de Seguridad adoptó, con nuestro apoyo, una resolución especial para la lucha contra combatientes extranjeros, para tratar de evitar así que la gente de otros países entre en las filas de estos grupos terroristas como reclutas o engañados y atontados por ideas extremistas. Existe un esquema que supone arreglar lazos directos entre servicios correspondientes de Estados, intercambio de información, seguimiento de las rutas de los que se hayan ido a guerrear y vuelvan luego a casa. Peroesimposibleresolverlotododeunavez. Hace falta tener una estrategia y un esquema preciso de interacción cotidiana, no pública, entre los que sean competentes para luchar contra este fenómeno. Es imprescindible un sistema verdaderamente internacional.

Pregunta: ¿Cómo comentaría usted la intención de EEUU de armar y preparar a los combatientes suníes en Irak? ¿Ayudará esto a la lucha contra el EI en Irak?

Serguéi Lavrov: Ante todo, parto de lo que acaba de declarar el señor Madani. No dividimos Irak en suníes, chiíes y kurdos, y queremos ver todo el pueblo iraquí unido, en un Estado soberano, íntegro territorialmente, libre de terroristas y otras amenazas.

Sabemos que el Estado Islámico es especialmente activo en Irak y en Siria. Pero ahora estamos hablando de Irak. En nuestra opinión, hace falta ayudar a las autoridades iraquíes a fortalecer su capacidad de defender todo el país y no sólo una parte. Para ello las autoridades iraquíes deben prestar más atención al diálogo nacional. En el curso de las recientes negociaciones con el primer ministro de Irak, Haidar al Abadi, hicimos hincapié en ello. Apoyamos los esfuerzos de Bagdad por forjar un diálogo sostenible que desemboque en la solución de todas las disputas dentro de la sociedad iraquí, tanto en las relaciones entre la población chií y suní, como entre árabes y kurdos.

Documentos adicionales

Vídeos

Fotografías

Calendar

x
x

Archive

Criterios adicionales de búsqueda