10 noviembre 200221:10

DECLARACIÓN DEL MINISTRO DE ASUNTOS EXTERIORES DE RUSIA, ÍGOR IVANOV

2299-09-11-2002

  • de-DE1 en-GB1 es-ES1 ru-RU1 fr-FR1

Traducción no oficial del ruso

El 8 de noviembre el Consejo de Seguridad de la ONU aprobó la Resolución 1441 de la reanudación de las inspecciones de la ONU en Irak con fines de cumplir las resoluciones anteriores del CS de la ONU dedicadas a las cuestiones de la liquidación y la no-reproducción del potencial iraquí de las armas de exterminio masivo. El Secretario General de la ONU aquel mismo día avisó oficialmente Bagdad sobre la aprobación de esta Resolución.. Hasta el 15 de noviembre Irak debe comunicar a la ONU si está de acuerdo con las condiciones de la Resolución y si se obliga a cumplirlas plenamente.

En Moscú consideran que la cooperación de Bagdad con la ONU para cumplir la Resolución 1441 y todas las resoluciones dedicadas a Irak aprobadas anteriormente por el Consejo de Seguridad abrirá la perspectiva de la solución universal del problema iraquí, incluido el levantamiento de las sanciones y el afianzamiento de la paz y la estabilidad en la zona del golfo Pérsico.

Es importante por principio que la Resolución fue aprobada unánimemente y recibió el apoyo más amplio en el mundo. Es un gran éxito de todos los que se pronuncian consecuentemente por la supremacía en los asuntos internacionales de la Carta de la ONU y del Derecho Internacional. Rusia se atiene con firmeza justamente a esta postura.

La aprobación de la Resolución fue precedida por consultas prolongadas y complicadas, en el transcurso de las cuales se logró reflejar en ella la postura de principio de Rusia,

Prueba el carácter tenso del trabajo para redactar la Resolución el hecho de que sobre todo en los últimos días participaran en el proceso de conciliación de la Resolución los líderes de los Estados miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU. El Presidente de Rusia Vladímir Putin varias veces habló con los Presidentes de los EE.UU. y de Francia y con el Primer Ministro de Gran Bretaña, lo cual permitió garantizar la correspondencia de la Resolución a los enfoques rusos.

A raíz de un trabajo intenso se consiguió introducir modificaciones sustanciales en el proyecto original excluyendo las fórmulas inaceptables para la Federación de Rusia.

En la Resolución falta el automatismo para sancionar el empleo de la fuerza. Se prevé que en el caso de surgir problemas el Consejo de Seguridad de la ONU se reunirá para examinar la situación formada y elaborar las medidas sucesivas. De esta manera la decisión definitiva la tomará este órgano principal en el ámbito de la paz y seguridad en el mundo. Es de importancia de principio para consolidar el orden mundial contemporáneo sobre la base de la Carta de la ONU. Importa asimismo que en la Resolución está confirmado el apego de todos los países miembros de la ONU al respeto a la soberanía y la integridad territorial de Irak y de todos los Estados de la región y está fijada claramente la necesidad de cumplir plenamente la Resolución 1382 en que los miembros del CS se obligaron a lograr un arreglo universal del problema iraquí, lo cual supone, entre otras cosas, el levantamiento de las sanciones.

Las fórmulas de la Resolución son resultado de un trabajo complicadísimo en el CS de la ONU y reflejan el compromiso alcanzado. Lo principal es que la Resolución descarta la amenaza real de la guerra despejando el camino para el trabajo sucesivo en beneficio de un arreglo político-diplomático de la situación en torno a Irak. Rusia ha hecho una opción de principio para apoyarla guiándose por su responsabilidad especial, como miembro permanente del CS, por mantener la paz y la seguridad.

El Consejo de Seguridad de la ONU ha tomado una decisión importantísima en provecho de un arreglo político de la situación en torno a Irak. Pero pese a la importancia de esta decisión, sólo es el primer paso. Tenemos por delante un trabajo grande y difícil. El éxito de este trabajo dependerá mucho de la disposición de Irak para colaborar en plena medida con la ONU para cumplir las resoluciones pertinentes y del mantenimiento de aquel ambiente de comprensión mutua y cooperación en el marco del propio Consejo de Seguridad de la ONU, que ha permitido aprobar unánimemente la Resolución 1441.

9 de noviembre de 2002

x
x
Criterios adicionales de búsqueda