14 febrero 200321:50

VERSIÓN TAQUIGRÁFICA DE LA INTERVENCIÓN DEL MINISTRO DE ASUNTOS EXTERIORES DE RUSIA, ÍGOR IVANOV, EN LA REUNIÓN DEL CONSEJO DE SEGURIDAD DE LA ONU (NUEVA YORK, 14 DE FEBRERO DE 2003)

373-14-02-2003

  • de-DE1 en-GB1 es-ES1 ru-RU1 fr-FR1

Traducción no oficial del ruso

Estimado señor Presidente,

Estimado señor Secretario General,

Estimados colegas,

Nuestra reunión de hoy es singular a su modo en la historia de las Naciones Unidas. El Consejo de Seguridad de la ONU de nuevo se reunió urgentemente al nivel de Ministros de Exteriores para buscar la solución a un problema agudísimo del arreglo de la situación en torno a Irak. Este hecho prueba una vez más que justamente en persona de la ONU la comunidad mundial ve el mecanismo más adecuado de arreglo de los problemas más candentes de la época actual.

Es en el marco de la ONU y su Consejo de Seguridad donde todos los Estados tienen la posibilidad de encontrar, sobre una base equitativa y justa, soluciones a los problemas que atañen a los intereses de la seguridad universal. Es por eso que con cada reunión nueva del Consejo de Seguridad la comunidad internacional liga sus esperanzas de reforzar la unidad y la solidaridad de los Estados de cara a las nuevas amenazas y desafíos. La Declaración Conjunta de Rusia, Francia y Alemania sobre el Arreglo Iraquí, aprobada en estos días, está dictada únicamente por esta aspiración. Y se debe percibir únicamente así.

De los informes presentados hoy por el Dr. Hans Blix y el Dr. Mohamed El-Baradei se desprende con toda la evidencia que en Irak se ha creado un potencial singular de inspecciones y seguimiento. Las verificaciones que efectúan todos los días los inspectores internacionales transcurren sin obstáculos y con la cooperación de la parte iraquí. Se garantiza un acceso directo a todas las instalaciones, incluidas las más sensibles, tal como lo exige la Resolución 1441 del CS de la ONU.

Durante la última visita del Dr. Hans Blix y el Dr. Mohamed El-Baradei a Bagdad fue alcanzado un progreso sustancial. Ahora no existen obstáculos para comenzar la observación aérea del territorio de Irak utilizando el avión estadounidense U-2, el avión francés Mirage y el avión ruso AN-30B. Se ha mejorado la situación con las conversaciones con los científicos iraquíes. Ahora se verifican sin testigos presenciales. La parte iraquí presentó a la UNMOVIC toda una serie de documentos nuevos relativos a sus antiguos programas militares y creó dos comisiones que se ocuparán en buscar materiales adicionales. Hoy en Irak ha sido aprobada la Ley que prohibe todo desarrollo de las armas de exterminio masivo.

Llamamos resueltamente a que Bagdad siga incrementando su colaboración con los inspectores. Es, ante todo, de su propio interés.

Es bien obvio que la UNMOVIC y la OIEA disponen de todas las condiciones necesarias para cumplir con las tareas planteadas. Por lo que sepamos, nadie se propone cambiar el mandato de la UNMOVIC y la OIEA o modificar la Resolución 1441 aprobada unánimemente. Pero todos los Estados o su aplastante mayoría se pronuncian por que el Consejo de Seguridad les siga prestando el apoyo necesario.

Al mismo tiempo, el trabajo de los inspectores debe ser más consecuente y sistémico. Es preciso plantear tareas claras y procurar consecuentemente que se cumplan.

A este respecto quiero recordar las obligaciones de los inspectores de cumplir el horario fijado en la Resolución 1284, de acuerdo con la cual deben presentar a aprobación del Consejo de Seguridad el programa de trabajo de la UNMOVIC y la OIEA, incluida la lista de las tareas de desarme clave. Tras la aprobación de tal programa dispondremos de un criterio objetivo no sólo para evaluar el grado de cooperación de Bagdad con la ONU sino, lo fundamental, para responder a la pregunta si Irak constituye una amenaza para la paz y la seguridad, y si la constituye, qué hay que hacer concretamente para eliminarla. Hay que presentar tal programa cuanto antes.

Pienso que podríamos hacer no pocas preguntas que puntualizan al Dr. Hans Blix y el Dr. Mohamed El-Baradei. Pero existe una pregunta de principio a la que debemos responder todos nosotros. їDeben o no los inspectores de la UNMOVIC y la OIEA continuar con sus actividades en Irak en beneficio de un arreglo político? їSe han creado o no para ello todas las condiciones necesarias? Rusia contesta sí a esas preguntas. Sí, las condiciones están creadas, sí, las inspecciones deben continuarse. Y es la postura que comparten la mayoría aplastante de los Estados, incluso en el Consejo de Seguridad de la ONU. Ello se desprende claramente de los informes del Dr. Hans Blix y el Dr. Mohamed El-Baradei presentados hoy.

Señor Presidente,

Estimados colegas,

Tenemos una probabilidad singular de resolver en forma acordada el problema internacional más candente con medios políticos y en estricta conformidad con la Carta de la ONU. Esta probabilidad es real y no la podemos perder. Se puede recurrir a la fuerza pero únicamente si los demás medios están agotados. Tal como prueba la discusión de hoy, todavía no nos hemos acercado a esta línea. Y esperamos que no lo hagamos.

Todos nosotros somos conscientes en plena medida de la responsabilidad exclusiva que la comunidad internacional nos endosó de acuerdo con la Carta de la ONU. Por tanto hoy nuestra energía no debe estar encaminada a la competencia mutua sino que a la unidad de los esfuerzos.

Es simbólico que nuestra reunión de hoy se celebra en el día de San Valentín. La gente liga con este día sus mejores esperanzas. Espero que las sepamos justificar.

Gracias por la atención.

14 de febrero de 2003

x
x
Criterios adicionales de búsqueda