14 mayo 201917:01

Discurso introductorio pronunciado por el Ministro de Asuntos Exteriores de la Federación de Rusia, Serguéi Lavrov, durante las negociaciones con el Secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, Sochi, 14 de mayo de 2019

997-14-05-2019

  • de-DE1 en-GB1 es-ES1 ru-RU1 fr-FR1

 

Estimado señor Secretario de Estado:

Colegas:

Nos complacemos en saludarles en Sochi.

Hace poco, el pasado 6 de mayo, sostuvimos un encuentro en Finlandia, al margen del Consejo Ártico, donde se produjo un fructífero intercambio de opiniones sobre los problemas internacionales de palpitante actualidad y varios temas bilaterales. Confío en que hoy podamos discutirlos más detalladamente.

Confío en que hoy logremos tratar de elaborar propuestas concretas encaminadas a desatascar las relaciones ruso-estadounidenses del deplorable estado actual en que se vieron debido a diversas razones objetivas y subjetivas. Máxime que en la cumbre del año pasado en Helsinki, nuestros presidentes formularon precisamente esta tarea, confirmándola durante su reciente conversación telefónica.

Afrontamos muchos problemas que requieren tanto la adopción de medidas impostergables como el diseño de soluciones sistémicas a largo plazo. Esto se refiere también a la situación en el ámbito de mantenimiento de la estabilidad estratégica, a la organización de un trabajo más eficaz en la lucha contra el terrorismo, al arreglo de las graves situaciones críticas en diversas regiones del mundo.

Nos damos cuenta de que ambas partes han acumulado no pocos recelos y prejuicios, pero ni ustedes ni nosotros no sacamos ningún provecho de esto. Todo lo contrario, la animadversión recíproca aumenta los riesgos para nuestra seguridad y para la de ustedes, suscitando inquietud de toda la comunidad mundial.

Creo que ya es hora de ir diseñando una matriz más responsable y constructiva de percepción recíproca de cada cual. Estamos dispuestos a hacerlo. Desde luego, siempre y cuando nuestros socios muestren el respectivo interés por su parte. Por supuesto, una importante premisa del éxito de nuestros esfuerzos es el restablecimiento de un diálogo confidencial a diversos niveles: desde el más alto hasta el de trabajo. El que nos reunamos por segunda vez durante las últimas dos semanas, infunde determinado optimismo.

Vamos a intentar. A ver cómo serían los resultados.

Documentos adicionales

Fotografías

x
x
Criterios adicionales de búsqueda