5 mayo 201922:34

Discurso y respuestas a preguntas de los medios ofrecidas por el Ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, en el transcurso de la rueda de prensa conjunta al término de las negociaciones con el Ministro de Relaciones Exteriores de la República Bolivariana de Venezuela, Jorge Arreaza, Moscú, 5 de mayo de 2019

939-05-05-2019

  • ru-RU1 en-GB1 es-ES1

Estimadas damas y caballeros,

Hemos sostenido las negociaciones con el Ministro de Relaciones Exteriores de la República Bolivariana de Venezuela, Jorge Arreaza. Han transcurrido en un ambiente de confianza y amistad. Consideramos que han sido muy útiles.

Venezuela es nuestro socio confiable desde hace mucho. Hoy, cuando se ha lanzado una campaña cínica e irresponsable contra este Estado soberano para derrocar al Gobierno legítimo, hemos confirmado nuestra solidaridad con Venezuela, con su Gobierno, con su Presidente y con el pueblo de Venezuela.

Lamentablemente, tenemos que constatar que, cuando oímos las amenazas contra Venezuela provenientes, ante todo, de Washington que, según los representantes oficiales de EEUU, mantienen "sobre la mesa" todas las opciones a aplicar, hacemos una conclusión que en Washington y varias otras capitales europeas no han sacado lecciones de las tragedias de la antigua Yugoslavia, Irak, Libia, Siria y Ucrania.

Coincidimos con nuestros socios venezolanos en que cualquier uso de la fuerza que contradiga a la Carta de la ONU y las decisiones del Consejo de Seguridad de la ONU puede conllevar las consecuencias catastróficas para toda la arquitectura actual de la seguridad internacional.

Es evidente que, igual que cualquier otra nación, el pueblo de Venezuela puede determinar su destino independientemente a través de un diálogo pacífico, a tenor de la Constitución del país. En vista de eso, hemos señalado que la mayoría de miembros de la comunidad internacional se pronuncian por el arreglo político y diplomático de la crisis en Venezuela.

En la coyuntura actual es especialmente necesario que todos sin exclusión observen los principios fundamentales del Derecho Internacional estipulados en la Carta de la ONU, como la no injerencia en los asuntos internos, el respeto de la soberanía y la integridad territorial de todos los Estados miembros, el no uso de la fuerza o la amenaza del uso de la fuerza, el arreglo pacífico de las controversias. Hemos confirmado nuestra solidaridad con el pueblo amistoso de Venezuela, nuestro apoyo al presidente legítimo elegido por el pueblo venezolano el 20 de mayo de 2018. Hemos aplaudido las medidas aplicadas por el Gobierno de Nicolás Maduro para prevenir que la situación continúe desestabilizándose.

Rusia está dispuesta a aplicar esfuerzos constructivos para contribuir a la solución pacífica de las discrepancias internas de Venezuela, adherirse a los esfuerzos posibles de los mediadores internacionales y regionales, incluido el Mecanismo de Montevideo. Estamos dispuestos a comunicarnos con el Grupo de Contacto Internacional. Lo más importante consiste en que los mediadores contribuyan a crear las condiciones para un diálogo nacional realmente inclusivo sin condiciones previas ni ultimatums.

Jorge Arreaza ha informado sobre la evolución de los acontecimientos en Venezuela, sobre la actividad que se lleva a cabo para normalizar la situación social y económica que se empeoró gravemente tras la imposición de sanciones contra los sectores de importancia nacional de la economía venezolana provocada por EEUU y el bloqueo de activos públicos de Venezuela en el extranjero.

Coincidimos también en que es inadmisible politizar la ayuda humanitaria destinada a Venezuela. Tal ayuda debe prestarse de conformidad con la resolución fundacional de la Asamblea General de la ONU 46/182 a través de canales especiales de la ONU que actúan, a tenor de esta resolución, de conformidad con los principios de humanidad, neutralidad e imparcialidad manteniendo un contacto estrecho con las autoridades legítimas del país destinatario. Estos canales humanitarios del sistema de la ONU no deben servir de pretexto para violar la soberanía de un Estado miembro de la Organización de las Naciones Unidas.

Rusia presta la ayuda humanitaria y de otra índole a Venezuela para resolver los graves problemas sociales y económicos y continuaremos prestando esta ayuda a través de distintos mecanismos de acción humanitaria aceptables para el Gobierno venezolano.

Hemos abordado asimismo los aspectos acuciantes de la cooperación bilateral, hemos convenido en continuar aplicando esfuerzos para profundizarla. Hemos discutido en detalle las acciones dirigidas a cumplir los acuerdos conseguidos por los Presidentes de Rusia y Venezuela, Vladímir Putin y Nicolás Maduro, en diciembre pasado,  durante la visita del Presidente de Venezuela a la Federación de Rusia. Además, es necesario cumplir los acuerdos (es nuestra postura común) conseguidos en el curso de la reunión de la Comisión de alto nivel celebrada en Moscú los pasados días 4 y 5 de abril. Simultáneamente se celebró el foro empresarial ruso-venezolano.

Tenemos planes concretos para actuar. Avanzaremos en la dirección esbozada por los presidentes y mantendremos los contactos estrechos en un futuro.

Pregunta: Se celebró hace poco una conversación telefónica entre los Presidentes de Rusia y EEUU, en el curso de que Vladímir Putin subrayó la necesidad de avanzar hacia el arreglo político en Venezuela a través del diálogo. ¿Cómo evalúa Moscú tal diálogo? ¿Se han elaborado ya algunas iniciativas?

Respuesta: Hay muchas iniciativas. Desde el inicio, cuando la situación en Venezuela empezó a agudizarse, exhortamos a resolver todos los problemas a través del diálogo entre los venezolanos, que la comunidad internacional les diese el respectivo estímulo en vez de incitar a un bando contra el otro, incitar a la oposición que renunciase categóricamente al diálogo.

La iniciativa la promovieron, en particular, Uruguay, México y la Comunidad del Caribe (CARICOM). Preveía lo que he dicho: que la oposición y el Gobierno se sentasen a la mesa de las negociaciones, hiciesen reclamaciones mutuas y buscasen un consenso que les permitiese restablecer la reconciliación nacional. Como se sabe, el Presidente Nicolás Maduro aceptó esta propuesta, mientras que Juan Guaidó renunció categóricamente a esto en público. Fue evidente que no actuaba de manera independiente sino seguía las órdenes de sus patrocinadores de EEUU. El Mecanismo de Montevideo sigue en vigor, sus iniciativas quedan sobre la mesa de las negociaciones. Estaremos dispuestos a contribuir a la realización de estas iniciativas en la realidad.

Existe también el Grupo de Lima fundado desde hace mucho en una plataforma antigubernamental. Posteriormente, apareció el Grupo de Contacto Internacional (GCI) que incluye a varios países latinoamericanos y representantes de la UE. A propósito, mañana y pasado mañana, se celebrará una reunión del GCI en San José, la capital de Costa Rica. Veremos cómo se formulará su postura tras esta reunión. El GCI se inició con la exigencia del diálogo con un propósito determinado. Sus participantes declararon que el diálogo entre el Gobierno y la oposición debería concluirse con el cumplimiento de la exigencia de la oposición: celebrar las elecciones presidenciales anticipadas. No es un diálogo sino alguna otra cosa. Veremos si la postura del Grupo de Contacto Internacional evolucionaría tras las discusiones de mañana y pasado mañana. Espero que la evolución sea posible en una dirección más realista. Los acontecimientos de los últimos días pusieron de relieve que la incitación a la confrontación, el intento de organizar una rebelión en Venezuela desde el extranjero, las amenazas del uso de la fuerza, las especulaciones con aspectos humanitarios pueden conllevar unas consecuencias muy graves. Espero que el GCI con que mantenemos contacto asimismo (se nos dirige y les comunicamos nuestra postura) preste oído a los consejos que, a juzgar por todo, no sólo les damos nosotros sino muchos otros países también.

Pregunta: El Secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, declaró hoy que el Presidente de EEUU, Donald Trump, estudia todas las opciones posibles en relación con Venezuela, incluidas las militares. ¿En qué medida os preocupa la posibilidad de intervención militar en Venezuela?

Respuesta: No es primera vez que los representantes de la Administración de EEUU declaran que todas las opciones se encuentran "sobre la mesa" mencionando concretamente la opción militar. Espero que esto no refleje las intenciones del Presidente Donald Trump. Al menos, en su conversación telefónica con el Presidente de Rusia, Vladímir Putin, no declaró tales intenciones. Se habló de cómo era posible ayudar al pueblo venezolano a salir de la crisis. Nuestras posturas son bien conocidas. Las posturas de EEUU son conocidas también: no prevén un diálogo constructivo con el Gobierno por parte de la oposición. En todo caso, estamos dispuestos a seguir promoviendo nuestras posturas, en particular, en las relaciones con EEUU, la UE, los países latinoamericanos. Espero que los analistas que, creo que existen en Washington, calculen las consecuencias de cualesquiera acciones indeliberadas, porque creo que el uso de la fuerza militar contra Venezuela, como contra cualquier otro país de esta región, sería una humillación para toda la región de América Latina y el Caribe. Espero que en Washington lo entiendan.

Pregunta: Al término de su conversación con el Secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, usted declaró que las posturas de Moscú y Washington en relación con Venezuela son incompatibles, pero Moscú está abierta al diálogo. ¿Cómo será la agenda de su reunión con el Secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, que se celebrará mañana en Finlandia. ¿Hay indicios de que Washington intentará aplicar las normas del Derecho Internacional en vez de los ultimatums, como fue anteriormente?

Respuesta: Hemos tocado ya en reiteradas ocasiones este tema hoy. La reunión con el Secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, está programada para mañana en la ciudad finlandesa de Rovaniemi donde se celebra la reunión ministerial del Consejo Ártico de dos días. Abordaremos la situación en Venezuela y no sólo este tema. La agenda de la reunión es tensa. Hay muchos problemas y tareas en la arena internacional que es necesario resolver. Muchas tareas relacionadas con la seguridad global y regional están planteadas ante nosotros. En la mayoría de estas tareas la interacción de Rusia y EEUU puede desempeñar un papel positivo e importante si esta interacción se basa en los principios de elaboración de las posturas comunes.

En cuanto a la disposición de EEUU a guiarse por el Derecho Internacional, desde hace muchas décadas, los estadounidenses proyectan la fuerza atribuyéndolo a que traen el bien, la democracia y la defensa de derechos humanos a los pueblos contra los que inician la campaña militar. Es característico de los estadounidenses. Se puede citar muchos ejemplos, incluida Yugoslavia, Irak, Libia, entre los más recientes.

Me es difícil hablar partiendo de las posturas de un actor político estadounidense que toma la decisión si es necesario guiarse por el Derecho Internacional o no.  En la cultura política de EEUU, en las administraciones democráticas y republicanas, prevalece en menor o mayor medida la intención de tomar la propia decisión, al afrontar un problema que EEUU decide resolver,  y posteriormente obligar a los demás a aceptarla.

En varios casos estas recetas elaboradas unilateralmente no funcionan, lo observamos hoy en muchos conflictos. En este caso, la vida obliga a buscar las posturas conjuntas en relación con uno u otro problema.

Tenemos muchas contradicciones en relación con varios conflictos regionales, incluido el sirio, afgano y la situación en la Península de Corea. El hecho que en todas las tres direcciones mantenemos consultas profesionales con los estadounidenses por su iniciativa deja la esperanza de que el sentido común acabe por prevalecer al fin y al cabo.

Documentos adicionales

Fotografías

x
x
Criterios adicionales de búsqueda