6 noviembre 201817:53

Discurso introductorio y respuestas a preguntas de los medios ofrecidas por el Ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, en la rueda de prensa celebrada al término de las negociaciones con el Ministro de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación de España, Josep Borrell, Madrid, 6 de noviembre de 2018

2110-06-11-2018

  • ru-RU1 en-GB1 es-ES1

Estimado señor Ministro, damas y caballeros,

Me es muy grato estar en Madrid y continuar el diálogo con nuestros socios españoles. Las relaciones entre nuestros países son tradicionalmente constructivas y respetuosas y, como hemos destacado de nuevo, se mantienen desde hace siglos.

El año pasado, se celebró el 350º aniversario de la llegada del primer Embajador de nuestra tierra a España y dentro de dos años celebraremos el 500º aniversario del inicio de la correspondencia entre el Rey Carlos I y el entonces Príncipe de Moscú, Basilio III.

Naturalmente, en la actual coyuntura complicada en Europa, en una situación en que tenemos que mantener las relaciones con la Unión Europea, la OTAN que el Ministro acaba de mencionar, nuestros vínculos con España siguen siendo positivos y se desarrollan en todos los ámbitos. La Declaración de la Asociación Estratégica firmada en 2009 es un fundamento sólido de nuestros contactos y relaciones.

Hemos destacado hoy con satisfacción el crecimiento del intercambio comercial que continúa el segundo año consecutivo y superó los 5.000 millones de dólares el año pasado. Es posible que este año crezca aún más.

Funciona con éxito la Comisión intergubernamental para la cooperación económica y comercial que el año pasado celebró una reunión en Moscú. Este año o a principios del año siguiente, se planea celebrar su reunión en Madrid.

Hemos abordado, en general, los asuntos que sería oportuno incluir en la agenda de la Comisión intergubernamental. El copresidente de la Comisión por parte de Rusia es el Ministro de Energía, Alexander Nóvak. Nuestros colegas nos han informado hoy que el nuevo Gobierno de España eligió al copresidente también: por parte de España, este cargo lo ocupará la Ministra de Industria, Reyes Maroto. Lo aplaudimos.

Hemos valorado positivamente también el trabajo del Consejo empresarial que reanudó su actividad hace varios años. Consideramos que es un mecanismo importante para un diálogo directo entre los empresarios de nuestros países.

Estamos satisfechos también con el inicio del trabajo del Grupo interdepartamental bilateral para contrarrestar nuevos desafíos y amenazas haciendo hincapié en las tareas de la lucha contra el terrorismo. El pasado 3 de julio, se celebró su nueva reunión en Madrid. Ahora preparamos su siguiente reunión en Moscú. Esperamos también que, en el curso de estos contactos, tengan éxito los esfuerzos conjuntos para elaborar un acuerdo intergubernamental de cooperación en el ámbito de lucha contra el terrorismo. Nuestros colegas españoles estudian el borrador del documento.

Hemos convenido en intensificar el trabajo en relación con otros aspectos del marco legal de nuestras relaciones. En particular, finaliza la preparación del documento sobre el reconocimiento mutuo de permisos de conducir y del acuerdo sobre el reconocimiento mutuo de certificados y títulos de educación superior. Creo que todo esto contribuirá a crear condiciones más confortables para la comunicación entre nuestros ciudadanos, contactos personales.

Nuestros vínculos culturales y humanitarios se desarrollan con éxito. Tras la celebración en los últimos años de los Años Duales de la Lengua y la Literatura y del Turismo, los seguirá el Año dual de la Educación y la Ciencia que decidimos preparar meticulosamente también y acelerar la coordinación de eventos a celebrarse en el marco de este proyecto.

Hemos aplaudido los contactos regulares e intensos entre nuestros Ministerios de Asuntos Exteriores. Hemos firmado hoy el Plan de Consultas para 2019-2020. Naturalmente, hemos abordado los asuntos clave de la agenda internacional prestando una atención importante a la situación en Oriente Próximo y el Norte de África. Las tareas de arreglo de la crisis en Siria, Irak y Libia requieren muchos esfuerzos adicionales.

Hemos abordado las posibilidades de nuestra interacción en varios foros, incluida la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ).

Como ha dicho mi colega, hemos intercambiado opiniones en relación con el estado actual de las relaciones entre Rusia y la UE. Ambas partes están interesadas en normalizar estas relaciones. Mientras, por nuestro lado, no podemos desestimar tal factor desestabilizador en la región Euroatlántica como la intensificación de la actividad de la OTAN, de hecho, en las fronteras de Rusia.

Estamos interesados juntos también en interaccionar en el marco del Consejo de Europa. Como se sabe, esta organización vive una crisis debido a una burda violación de su Carta que estipula la necesidad de garantizar la presencia equitativa de los Estados en la Asamblea Parlamentaria y otros órganos de este instituto paneuropeo.

Hemos hablado también sobre Ucrania. Igual que España, Rusia parte de que el cumplimiento honesto y de buena fe del Paquete de Medidas de Minsk no tiene alternativa. Así las cosas, viendo el interés de nuestros interlocutores, hemos contado detalladamente basándonos en los hechos sobre la línea destructiva de las autoridades de Kiev que sabotean tenazmente los compromisos asumidos.

En general, creo que tales negociaciones son útiles. Continuaremos el diálogo entre todos los departamentos diplomáticos a todos los niveles. He invitado al señor Ministro a llegar en visita a Rusia cuando le convenga.

¡Gracias!

Pregunta: En Bruselas se elabora un mecanismo de comercio especial para eludir las restricciones provocadas por las sanciones estadounidenses impuestas contra Irán. ¿Ayudará esto a conseguir la independencia de las instituciones financieras de EEUU? Si este mecanismo funciona, ¿lo respaldará Moscú?

Respuesta: Las restricciones impuestas por EEUU contra Irán son arbitrarias. Su aplicación viola burdamente las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU. Las formas en que estas medidas se anuncian y se llevan a cabo suscitan una profunda decepción. Partimos de que nadie ha cancelado las normas del Derecho Internacional y las normas de la comunicación internacional. Es inadmisible aplicar una política basada en los ultimátums y exigencias unilaterales en nuestra época.

En lo que se refiere al quid de lo anunciado y su influencia en los vínculos económicos y comerciales con Irán, consideramos que el Plan de Acción Integral Conjunto (PAIC) firmado en 2015 y aprobado unánimemente en el Consejo de Seguridad de la ONU sigue estando en vigor para los que continúan siendo partes de este mecanismo. Cuando EEUU abandonó el PAIC, los países europeos, Rusia, China, el propio Irán confirmaron su fidelidad al documento. Hoy, en el marco del grupo conjunto de las partes del PAIC, se elaboran los mecanismos que permitirán continuar cumpliendo lo estipulado en este documento, ante todo, lo que se refiere a los vínculos económicos con Irán sin la participación de EEUU. Es complicado. Se ha podido observar los métodos inadmisibles usados para ejercer presión sobre los operadores del sistema  SWIFT. Mientras, los expertos se ocupan de este asunto y tienen un entendimiento de que es posible y que tales medidas se encontrarán.

Pregunta: Varios países occidentales acusaron a Rusia de intentar influir en las elecciones en EEUU. ¿Qué piensa de ello y de las actividades militares de la OTAN cerca de las fronteras de Rusia?

Respuesta: No es nada nuevo ni interesante. Estas acusaciones ya se nos presentan desde el año 2016. No sólo con respecto a las elecciones en EEUU, sino también con el referéndum en Cataluña, las recientes elecciones en Suecia, la participación rusa en el «caso de Salisbury». Ninguna de estas acusaciones viene confirmada con las pruebas, aunque cada vez que nos empiezan a sospechar de algo, proponemos entablar una conversación profesional exhibiendo las pruebas que sirven de fundamento para tales acusaciones. Por ejemplo, hemos dirigido varias notas oficiales a nuestros colegas británicos solicitando que cumplan con sus compromisos previstas por las convenciones internacionales de facilitarnos la información necesaria que justifique las acusaciones contra Rusia, que nos enseñen a la ciudadana rusa retenida durante seis meses junto a su padre, también ciudadano de Rusia. Nos han respondido oficialmente que no nos dirán nada porque se trata de la seguridad nacional del Reino Unido. No se ha presentado tampoco ninguna prueba de la intervención de Rusia en las elecciones en EEUU, Cataluña, Macedonia o Montenegro.

Hoy hemos hablado de ello con el Señor Ministro quien ha señalado que algunos medios rusos, supuestamente, exceden sus competencias profesionales interviniendo indebidamente en los procesos electorales internos de otros Estados. Le he dicho al Señor Ministro, al igual que les estoy diciendo a ustedes, que preferimos discutir semejantes preocupaciones sin el micrófono, sino de forma profesional, sea un ciudadano ruso o un medio. No queremos estropear las relaciones con España, nuestro buen amigo. Lo que queremos es que estas preocupaciones no se callen sino que se presenten respaldadas por los hechos concretos. En particular, he recordado a mi colega que Rusia propuso en más de una ocasión a sus socios europeos y estadounidenses crear los mecanismos bilaterales destinados a los problemas de ciberseguridad. Estamos a favor de estudiar todas las cuestiones a través de un diálogo. Me ha parecido que nuestros socios españoles se han interesados por la idea de crear un grupo bilateral de trabajo para interactuar en el ámbito de ciberseguridad. 

En cuanto a las actividades militares de la OTAN cerca de nuestras fronteras, sí que nos preocupa y constituye una amenaza para la seguridad de Rusia. Es una burda violación del Acta Fundacional Rusia-OTAN que prohíbe emplazar en el territorio de los nuevos miembros los contingentes militares sustanciales de forma permanente. Entretanto, se han desplegado brigadas en los países bálticos y las instalaciones del sistema global estadounidense de defensa antiaérea en Rumanía y Polonia. Las autoridades polacas presentaron, por su parte, la iniciativa de acoger una base militar estadounidense para desplegar allí de forma permanente una división de las Fuerzas Armadas de este país.

No deja de alarmar la intención anunciada por EEUU de abandonar el Tratado sobre Misiles de Alcance Medio y Más Corto. Está claro que todos los pasos que emprenden nuestros vecinos, miembros de la OTAN, para fomentar su infraestructura y la presencia militar cerca de las fronteras de la Federación de Rusia, no podrán quedarse sin ser respondidos, en primer lugar, con las medidas técnico-militares.

Esto no significa que estemos interesados en una escalada de tensión. Al contrario, ofrecemos a nuestros colegas de la OTAN traducir sus aseveraciones de que están interesados en desescalar la situación, al lenguaje de las acciones prácticas y, para empezar, reanudar los contactos normales entre los militares. Los colegas de la OTAN, lamentablemente, rehúyen tal conversación seria, pero creo que tarde o temprano tendrán que enfrentarla.

Pregunta (dirigida a Josep Borrell): ¿Han discutido durante las negociaciones la cuestión sobre la retirada de EEUU del Tratado sobre Misiles de Alcance Medio y Más Corto? ¿Qué piensa de ello? ¿Tiene receta para solucionar el problema?

Respuesta (responde después de Josep Borrell): Sólo puedo aplaudir lo que acabamos de oír. Cuando EEUU anunció su intención de abandonar el Tratado en cuestión, se encontraba en Moscú el asesor del Presidente de EEUU para la Seguridad Nacional, John Bolton. De los contactos con el mismo durante la reunión con el Presidente de Rusia, Vladimir Putin, las negociaciones en el Consejo de Seguridad de Rusia, en el MAE comprendimos que la decisión había sido tomada. Se trata únicamente del momento concreto en que se lanzará el proceso de la retirada de EEUU del Tratado.

El Tratado fue concluido entre la URSS y EEUU. De ahí que, en primer lugar, afecta a nuestros dos países. Al mismo tiempo, está claro que es su momento fue calificado de uno de los pilares de la seguridad y estabilidad globales, habiendo sido reafirmado su valor como tal en reiteradas ocasiones. No hay, pues, políticos serios que se queden indiferentes ante el futuro del Tratado.

Al anunciar EEUU públicamente su intención, dada la importancia global de este documento, propusimos discutir la situación en la sesión de la Asamblea General de la ONU. Lamentablemente, nuestra propuesta quedó declinada, Muchos países, especialmente los pequeños, no quisieron enfrentarse a EEUU. Sin embargo, fue sorprendente que todos los países miembros de la Unión Europea se pronunciaran en contra discutir el tema en la Asamblea General de la ONU. Espero que esta postura no esté relacionada con la actitud de la UE hacia el contenido del Tratado en cuestión.

Pregunta: Las relaciones entre Rusia y EEUU dependen mucho de la situación política interna en Estados Unidos. ¿Cree usted que las próximas elecciones primarias en EEUU cambiarán algo en nuestras relaciones?

Respuesta: Como ya he dicho, todas las acusaciones relativas a nuestra intervención en las anteriores o en las próximas elecciones son declaraciones gratuitas. Nadie ha podido confirmarlo con las pruebas concretas a pesar de nuestras reiteradas solicitudes. Como no se ha confirmado con relación a las presidenciales de hace dos años y a falta de pruebas,  en vísperas de las primarias los representantes oficiales estadounidenses ya han desmentido la supuesta intervención rusa.

Serán los electores estadounidenses los que determinarán los resultados de los comicios, No sólo estamos convencidos, sino sabemos a ciencia cierta que las perturbaciones políticas internas en EEUU influyen directamente en las relaciones entre Washington y Moscú. Nuestros lazos, contactos, cooperación en materia de seguridad global, tan esperados por muchos países del mundo, depende de las intrigas políticas internas en EEUU. No voy a especular sobre la posible influencia del resultado de estas elecciones en nuestras relaciones. Habrá que esperar que se divulguen. Ante todo, convendría que la situación interna en EEUU se calmara para que Washington pudiera concentrarse en los pasos positivos en el escenario internacional en aras del desarrollo de la cooperación equitativa. 

Pregunta (a ambos ministros): Ustedes han hablado de la integridad territorial  de España, de Ucrania. ¿Cuál es su postura con respecto a Crimea? Ustedes han mencionado también que la UE, España y Rusia deben mantener un diálogo constructivo. Tal vez España pueda promover la revisión de las sanciones o hacer un gesto para cambiar la actitud dominante tras los acontecimientos en Crimea y el caso de los Skripal?

Respuesta (responde después de Josep Borrell): Es incómodo pero resulta imprescindible cada vez que hablamos de Ucrania y Crimea, remontarnos a los orígenes de la situación actual.

Cabe recordar que el 21 de febrero de 2014 el Presidente de Ucrania, Víctor Yanukóvich, y los líderes de la oposición firmaron el acuerdo sobre el arreglo de la crisis interna en Ucrania, que preveía la convocación de las elecciones anticipadas y la constitución simultánea del gobierno de unidad nacional. Pusieron sus firmas al pie del documento Francia, Alemania y Polonia, en nombre de la UE. No pasaron 24 horas hasta que el acuerdo quedara pisoteado por la oposición. Alemania, Francia, Polonia y la UE no mostraron ningún atisbo de protesta contra lo sucedido, no denunciaron la ilegalidad de un golpe de Estado anticonstitucional. La UE simplemente aceptó la llegada al poder de los radicales.

Lo primero que hicieron las nuevas autoridades fue anular la ley que garantizaba los derechos de la población rusoparlante de Ucrania. Uno de los líderes del violento golpe de Estado, Dmitri Yárosh (el dirigente de la organización radical y neonazi, Pravy Sektor), declaró justo después que los rusos no tenían nada que hacer en Crimea porque que un ruso nunca pensaría ni hablaría en ucraniano ni veneraría a los héroes nacionales, entre lo que nombró a los fautores de los nazis Shujévich y Bandera. Dmitri Yárosh declaró que el ruso en Crimea, por lo tanto, debería ser eliminado. Acto seguido mandó a sus unidades armadas a asaltar el Consejo Supremo de Crimea. Fue entonces cuando las autoridades de Crimea convocaron el referéndum, que se celebró de forma abierta pudiendo observarlo todos los interesados en obtener la información de primera mano. Muchos representantes de las ONGs, figuras públicas visitaron Crimea para asistir a la votación. Rusia no pudo dejar de reconocer sus resultados y de acoger la decisión del pueblo de Crimea de volver a formar parte de la Federación de Rusia.

En los últimos par de meses en Ucrania se adoptaron las leyes sobre la educación, sobre la oficialidad de la lengua ucraniana (aprobada de momento sólo en la primera lectura) que prohíben no sólo la enseñanza en otra lengua que no sea la ucraniana sino también el uso de otras lenguas en el trabajo, en la vida cotidiana, en las tiendas, cines, teatros. Se prevén las excepciones para las lenguas de la UE en algunos casos. Es decir, asistimos a una directa discriminación de la única lengua que es el ruso, en el que habla la aplastante mayoría de la población ucraniana. He dirigido cartas personales sobre el tema a la alta representante de la UE para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Federica Mogherini, al secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, a los dirigentes de la ONU, la OSCE, el Consejo de Europa. Hasta el momento no recibí ninguna respuesta, tampoco por parte de la UE. Seguimos ignorando qué piensa la UE sobre este trato que da Ucrania a un gran grupo de su población, y cómo esta actitud se corresponde con la Constitución ucraniana que prevé la obligación del Estado de proteger los derechos de las minorías nacionales, incluida la ruso parlante. Ya no hablo de numerosas convenciones internacionales, en las que participa Ucrania, y que la obligan a garantizar los derechos lingüísticos y educacionales para todas las minorías nacionales. De momento, estamos esperando la reacción de los dirigentes de la UE a los que enviamos los respectivos comunicados.

Usted ha preguntado acerca del «caso de los Skripal». No voy a añadir nada, ya he dicho todo lo que pensamos al respecto. Si hay pruebas concretas, estamos dispuestos a estudiarlas. Pero por ahora la principal exigencia a Londres es que presente a la ciudadana rusa y su padre.  Serguéi Skripal es también súbdito británico, pero su hija es solo ciudadana rusa. Es inadmisible que durante más de medio año se nos deniegue el encuentro con ella, aunque sea para convencernos de que está viva. Mientras semejante postura altiva de Gran Bretaña no cambie, no hay nada que discutir, creo.

En cuanto a las sanciones, ya he mencionado a España entre los países que son conscientes de lo anormal de las relaciones actuales entre Rusia y la UE. Si la UE está dispuesta a dar pasos para enderezar la situación, los acogeremos con los brazos abiertos. Pero no fuimos nosotros quienes empezaron esta historia. Las sanciones se impusieron porque el pueblo de Crimea amenazado por los terroristas había expresado su voluntad. Las sanciones se impusieron también porque Donbás se había negado a reconocer el golpe de Estado anticonstitucional. No puedo calificar de justificadas estas decisiones de Bruselas.

Creo que los que deseen normalizar las relaciones, los que estén conscientes de lo contraproducente de la situación actual, deberían dar el primer paso dentro de la UE para ponerse de acuerdo cómo seguirán construyendo las relaciones con Rusia.

Comprendemos que la UE actúa a base del consenso pero el consenso suele ser un compromiso entre las posturas extremas. Pero de momento el consenso de la UE con respecto a Rusia se consolida en torno al inferior denominador común, a la postura rusófoba de una minoría agresiva. Reitero que en cuanto se dé el primer paso hacia la normalización de las relaciones por parte de la UE, lo contestaremos de forma recíproca. Estoy seguro de que beneficiaría a los miembros de la UE y a Rusia.

Documentos adicionales

Fotografías

Mostrando 1 resultado.
x
x
Criterios adicionales de búsqueda