14 abril 201815:08

Declaración del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia

700-14-04-2018

  • de-DE1 en-GB1 es-ES1 ru-RU1 fr-FR1

 

El 14 de abril, EEUU junto con Gran Bretaña y Francia, violando burdamente la Carta de la ONU, cometió un acto de agresión contra la República Árabe de Siria al lanzar un ataque masivo de misiles contra su territorio.

Más de 100 misiles de crucero emplazados en aire y mar se lanzaron contra varios blancos en Siria, incluido un centro de investigación científica en la capital siria, la sede de la Guardia Republicana, una base de defensa antiaérea, varios aeródromos militares, almacenes del Ejército, causando graves daños materiales, en particular de la infraestructura civil. Los medios de comunicación informan sobre los heridos. Está precisándose la información sobre su número.

Según los datos de la Embajada de Rusia en Damasco, no hay ciudadanos rusos entre ellos.

Según la declaración del Ministerio ruso de Defensa, ninguno de los misiles lanzados entró en la zona de responsabilidad de las unidades antimisiles rusas desplegadas en este país.

Este acto de intimidación se realizó bajo un pretexto totalmente infundado del presunto uso el pasado 7 de abril por las autoridades sirias de armas químicas en la ciudad de Douma en las afueras de Damasco. Se desestimaron las pruebas presentadas por el Gobierno sirio y la parte rusa que ponían de relieve que en aquella zona se había organizado una deliberada y cínica escenificación. Los ataques se lanzaron en el momento cuando los expertos de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) debían partir rumbo a Douma con el fin de establecer la verdad. Existen todos los motivos para suponer que el objetivo del ataque contra Siria fue obstaculizar el trabajo de los expertos de la OPAQ.

Condenamos decisivamente el acto de agresión armado contra Siria. Se trata de una burda violación de los principios fundamentales del Derecho Internacional y de un ataque no motivado contra la soberanía de un Estado miembro de pleno derecho de la ONU que, durante muchos años, lucha implacablemente contra el terrorismo en su territorio.

Rusia exige convocar urgentemente una reunión extraordinaria del Consejo de Seguridad de la ONU y exhorta a sus miembros, todos los países responsables de la comunidad internacional a dar una debida valoración de los sucedido y excluir la posibilidad de la repetición de acciones agresivas imprudentes que ponen bajo amenaza la paz y la seguridad en la región ya profundamente desestabilizada por las aventuras criminales de EEUU y sus aliados en Irak y Libia.

Es imposible desestimar que el acto de agresión se realizó en el momento cuando las tropas sirias continúan su ofensiva exitosa contra el Estado Islámico, el Frente al Nusra y otros grupos terroristas. Resulta que EEUU y sus aliados pretenden que los radicales y los extremistas recobren el aliento, repongan sus fuerzas y prolonguen el derramamiento de sangre en tierra siria frustrando de esta manera la solución política de la crisis.

Se pone de relieve que los actores de Occidente que se escudan en la retórica humanitaria e intentan justificar su presencia militar en Siria con la necesidad de derrocar a los yihadistas, en realidad son los cómplices de estos últimos y, además, pretenden fragmentar el país. Esto se confirma por la renuncia categórica de EEUU y sus aliados a prestar apoyo en la reconstrucción de las áreas de Siria liberadas por las tropas gubernamentales.

Además, este acto de agresión mina los esfuerzos dirigidos a estimular el proceso político de Ginebra a tenor de la resolución 2254 del Consejo de Seguridad de la ONU que confirma de forma unívoca el respeto a la soberanía y la integridad territorial de la República Árabe de Siria.

Llamamos a poner fin de inmediato a la altamente peligrosa conducta de los líderes de Occidente encaminada a destruir todos los acuerdos sobre el arreglo de la crisis siria.

Mostrando 1 resultado.
x
x
Criterios adicionales de búsqueda