6 marzo 201809:12

Discurso y respuesta a una pregunta de los medios ofrecidos por el Ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, durante la rueda de prensa celebrada al término de las negociaciones con la vice primera ministra y titular de Relaciones Internacionales y Cooperación de Namibia, Netumbo Nandi-Ndaitwah, Windhoek, 5 de marzo de 2018

415-06-03-2018

  • de-DE1 en-GB1 es-ES1 ru-RU1 fr-FR1

Señora Ministra,

Amigos,

Señoras y señores,

Es un gran placer poder aprovechar la amable invitación de la señora Ministra de visitar Namibia en respuesta a su visita a la Federación de Rusia realizada hace algo más de un año.

Rusia concede una especial importancia a las buenas relaciones de amistad con Namibia, un socio fiable y que ha superado la prueba del tiempo. Nuestros amigos namibios recuerdan perfectamente –y nosotros lo apreciamos mucho–, que durante casi 30 años antes de que Namibia se convirtiera en un Estado soberano, nuestro país prestó asistencia de todo tipo a los patriotas namibios que, bajo el liderazgo de la Organización Popular de África del Sudoeste (SWAPO), luchaban por la liberación nacional.

En la actualidad, este sólido fundamento que cimentó la amistad y el respeto mutuo de nuestros pueblos, nos sirve para construir relaciones en diversos ámbitos desde la economía hasta la cultura. Hemos acordado brindar un intenso apoyo a la actividad de la Comisión Intergubernamental Ruso-Namibia para la cooperación económica y comercial, que por parte de Namibia tiene al frente a la señora Ministra. La última reunión de esta Comisión aprobó decisiones muy concretas y útiles en áreas como la minería, la agricultura, la energía, la pesca, el turismo o la formación profesional.

Hemos expresado hoy nuestro apoyo común a los esfuerzos de los círculos empresariales de ambos países por establecer contactos directos más intensos y coordinar proyectos conjuntos en Namibia. También hemos convenido en perfeccionar el marco legal. Estamos trabajando en una serie de acuerdos, convenios intergubernamentales y memorándums interdepartamentales que intentaremos terminar de coordinar lo antes posible.

Compartimos la postura a favor de democratizar las relaciones internacionales y reforzar el papel central de coordinación de la ONU y su Consejo de Seguridad. Consideramos una tarea primordial en este sentido alcanzar con la mayor urgencia posible el consenso sobre la reforma del Consejo de Seguridad de la ONU a fin de que los países en desarrollo estén representados de forma más justa en este máximo órgano responsable de la paz y la seguridad internacional. Respetamos la posición de la Unión Africana sobre este problema.

También coincidimos en los enfoques sobre la necesidad de una solución pacífica y política a los numerosos conflictos y crisis que, desafortunadamente, persisten en nuestro planeta, en particular en la región de Oriente Próximo y el Norte de África. Ello se refiere a la crisis siria, el problema del Sahara Occidental y, por supuesto, las relaciones palestino-israelíes. La comunidad internacional tiene decisiones respecto a todas estas y muchas otras situaciones de conflicto, incluidas las del continente africano, en forma de resoluciones de la ONU. Namibia y la Federación de Rusia abogan por que éstas se cumplan a rajatabla. Hemos dado hoy una alta valoración al papel que desempeña Namibia para facilitar la resolución de una serie de conflictos en África, tanto en el marco de la Unión Africana como en las estructuras subregionales, incluida la Comunidad de Desarrollo del África Austral.

Una vez más, doy las gracias a mi homóloga y espero una nueva reunión ya en la Federación de Rusia. Le invito a realizar otra visita a Rusia.

Pregunta: El tema de Siria está presente, de una u otra forma, en la agenda de su gira africana. La presión a Rusia por parte de los países occidentales ha alcanzado últimamente un nivel sin precedentes. Los líderes de Estados Unidos, Francia o Alemania instan a Rusia a hacer que cesen las operaciones militares en Guta Oriental. ¿Qué puede contestarles Rusia? ¿Va a haber una respuesta a estos llamamientos?

Respuesta: Siria no es ni mucho menos el único asunto en el que se intenta presionar a Rusia. Muchos otros temas de la actualidad internacional también son excusas para ejercer presiones sobre la Federación de Rusia. Hasta he oído decir que la última ola del frío en Europa también tiene que ver con actuaciones de nuestro país.

Siempre cumplimos lo que pactamos. Si hablamos de Guta Oriental, estamos comprometidos plenamente, al cien por cien, con la resolución 2401 que se aprobó por consenso en el Consejo de Seguridad de la ONU. La principal exigencia de esta resolución es que, lo subrayo, todos los bandos sirios acuerden un alto el fuego a fin de garantizar una pausa de al menos 30 días para la entrega de ayuda humanitaria. Nuestros socios occidentales prefieren ignorar este párrafo insistiendo, como usted ha dicho, en que el Gobierno sirio cese las acciones de combate de forma unilateral y Rusia deje de apoyarlo, a pesar de que estas actuaciones del Gobierno sirio apoyadas por Rusia buscan frenar al Frente al Nusra, una organización terrorista que, conforme a la resolución aprobada por el Consejo de Seguridad de la ONU, no puede beneficiarse de la propuesta de cese de hostilidades durante toda la vigencia de esta resolución. Es absolutamente legítimo continuar una lucha consecuente y sin cuartel contra ese grupo terrorista.

Cada vez tenemos más evidencias de que a nuestros socios occidentales les gustaría poner a salvo al Frente al Nusra (que ahora cambia sus nombres, pero no su esencia) y preservarlo por si se hace realidad el cada vez más obvio deseo de recuperar el "plan B", es decir de intentar cambiar el régimen de Damasco. Cada vez más informaciones que recibimos de fuentes muy diversas, apuntan a que ese grupo tan reducido y no inclusivo que formaron los estadounidenses sobre el asunto sirio, está gestando planes de desmoronar el Estado sirio. Es una prueba más de la incapacidad de cumplir acuerdos de nuestros socios occidentales que en la práctica optan por una línea que contradice directamente las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU, y al mismo tiempo reiteran de modo constante su respeto a la soberanía y la integridad territorial de la República Árabe Siria. Hay que trabajar con honestidad, algo que, desafortunadamente, de momento se echa en falta entre nuestros colegas occidentales.

Documentos adicionales

Fotografías

Mostrando 1 resultado.
x
x
Criterios adicionales de búsqueda