5 marzo 201818:06

Discurso pronunciado por el Ministro de Asuntos Exteriores de la Federación de Rusia, Serguéi Lavrov, en la ceremonia de desvelo del monumento a los militares que cumplieron su deber internacionalista en Angola, Luanda, 5 de marzo de 2018

410-05-03-2018

  • de-DE1 en-GB1 es-ES1 ru-RU1 fr-FR1

 

Estimado señor Ministro de Relaciones Exteriores,

Estimado señor Ministro de Defensa,

Estimados embajadores de Cuba y de Namibia, sus eminencias,

Queridos amigos:

Antes que nada, quisiera agradecerles esta iniciativa a la Unión de Veteranos de Angola, a la Embajada de Rusia en Luanda, a nuestros amigos angolanos.

Hoy, durante la charla sostenida con el Presidente de la República de Angola, João Lourenço, y las negociaciones con el Ministro de Relaciones Exteriores, Manuel Augusto, quedó confirmado que recordamos nuestra fraternidad de armas que contribuyó a la liberación de Angola, a su independencia.

Las cifras que caracterizan nuestra ayuda a Angola en los años más aciagos, durante la época de lucha por la independencia, ya han sido mencionadas. Más de 100 ciudadanos nuestros participaron en esta lucha. 80 hombres fallecieron, centenares fueron heridos, incluyendo nuestro estimado Embajador de la Federación de Rusia en Angola, Vladímir Tarárov.

Nuestra ayuda a este fraterno país no se limitó únicamente a la lucha por la independencia. Continuamos prestándola cuando la República de Angola procedió a edificar un nuevo Estado.

Por supuesto, ya en tiempos de paz, la diplomacia soviética/rusa aportó su contribución al afianzamiento de nuestra amistad y cooperación.

Quisiera precisar que incluso en los tiempos más difíciles para el pueblo angolano, no sólo nuestro país sino también Cuba y Namibia le prestaron ayuda. Para mí es de sumo agrado que los embajadores de ambos países fraternos asistan a esta ceremonia.

No en vano esta Piedra Conmemorativa se denomina “En memoria de quienes lucharon por la Angola independiente”. Estoy convencido de que este símbolo de solidaridad de cuantos luchan por la justicia y el derecho de disponer libremente de su destino, durante largos años recordará a la generación joven que estos valores están por encima de todo. Cuando veo a jóvenes que estudian en nuestro colegio y han acudido a esta ceremonia, estoy seguro de que nuestra causa es justa y la victoria será nuestra.

Vuelvo a agradecer a todos esta iniciativa. Reciban mis mejores votos. A nuestros amigos angolanos les deseo nuevos éxitos en el fomento de un país independiente y soberano.

Documentos adicionales

Fotografías

Mostrando 1 resultado.
x
x
Criterios adicionales de búsqueda