5 febrero 201819:58

Comentario del Departamento de Información y Prensa del MAE de Rusia en relación con el discurso pronunciado por el Secretario de Estado de EEUU, Rex Tillerson, en la Universidad de Texas sobre la política de EEUU hacia América Latina

167-05-02-2018

  • ru-RU1 en-GB1 es-ES1

                                                                                                          

Hemos tomado nota del discurso pronunciado por el Secretario de Estado de EEUU, Rex Tillerson, en la Universidad de Texas sobre la política de EEUU hacia América Latina. El jefe de la diplomacia estadounidense hizo hincapié en que la Doctrina Monroe que próximamente, en 2023, cumplirá 200 años sigue vigente para Washington. El mundo ha cambiado durante estos años, mientras, resulta que el principio “América para los americanos” sigue siendo actual.

Ya que Secretario de Estado de EEUU como, en su tiempo, el expresidente estadounidense, James Monroe, se refirió, en particular, a Rusia, para justificar sus concepciones, quisiéramos expresar claramente nuestra postura con respecto a esta región evitando argumentos “por oposición”.

Destacamos también que América Latina desempeña en el mundo actual un papel cada vez más importante. Consideramos que esta región es un autóctono estrato civilizatorio en el orden mundial policéntrico que está formándose con una creciente participación y peso en los organismos actuales de gestión global: la ONU, G20, BRICS, APEC. Los latinoamericanos encabezan foros internacionales más importantes tales como la Organización Mundial de Comercio (OMC) y la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

Durante las negociaciones celebradas recientemente en el Kremlin, los presidentes de Rusia y de Argentina, Vladímir Putin y Mauricio Macri, abordaron en detalle nuestras prioridades en relación con la actividad del G20. Deseamos éxito a la presidencia argentina.

Las relaciones de Rusia con los Estados de América Latina se basan en la afinidad de intereses. Es el apego a los principios de la diplomacia multilateral plasmada en la actividad de la ONU, la defensa y proclamación de la soberanía nacional, el apego al Derecho Internacional, el robustecimiento de la seguridad y la estabilidad internacionales, la garantía de un desarrollo sostenible. Coincidimos en reconocer la inadmisibilidad de emplazar las armas en el espacio ultraterrestre y glorificar el nazismo.

Nos une la convicción de que es inadmisible un cambio inconstitucional de Gobiernos, el uso extraterritorial de la legislación nacional y la presión sancionatoria. Hemos apoyado la resolución de la Asamblea General de la ONU 70/149 “Promoción de un orden internacional democrático y equitativo”, nos pronunciamos por una aplicación universal de los principios democráticos estipulados en los documentos fundamentales de las alianzas de integración en el Hemisferio Occidental.

Importante parte constitutiva de la democracia es el respeto hacia la igualdad soberana de los Estados y la no injerencia en sus asuntos internos. Según el Libertador (como se le llama en América Latina) Simón Bolívar, todo Estado tiene derecho a elegir uno u otro régimen institucional, mientras los demás deberán respetar esta elección. El Secretario de Estado de EEUU podrá leer esta tesis, que no pierde su actualidad, cuando esté en Bogotá, en la entrada principal al Palacio de San Carlos, en la actualidad sede del Ministerio de Relaciones Exteriores de Colombia. Es absolutamente justa también hoy, en particular, en relación con la situación en Venezuela y la dinámica de la vida interna en Cuba. La experiencia del embargo de EEUU contra la isla durante medio siglo no convenció sólo a los más obstinados de que la presión sancionatoria contra los países y pueblos amantes de la libertad no tiene perspectiva.

Nuestra política en relación con América Latino es transparente, no promueve una ideología, no tiene una agenda oculta ni está dirigida contra alguien. Es todo un derrotero en la política exterior de nuestro país.

Nuestros vínculos son multifacéticos. Cooperamos en la arena política, promovemos vínculos económicos y comerciales, en particular, en las áreas de alta tecnología: el sector energético, transporte, infraestructura, biotecnología, etc. Ayudamos a instruir y recapacitar tanto a especialistas civiles como a policías y personal de los servicios de emergencia que neutralizan las consecuencias de desastres naturales, contribuyendo de ese modo a robustecer la Defensa Civil, luchar contra el tráfico ilícito de drogas y el crimen transnacional organizado, superar las consecuencias de situaciones de emergencia. Desarrollamos los vínculos culturales. Esperamos a las selecciones de ocho países latinoamericanos para la Copa Mundial del fútbol.

En caso de que haber un interés mutuo, desarrollamos la cooperación militar. Importantes principios de nuestro enfoque son el respeto hacia el equilibrio de fuerzas existente en la región, la inadmisibilidad de alterar la estabilidad política y militar, provocar una desconfianza mutua y conflictos.

Valoramos la independencia de esta región, lo que el desarrollo de las relaciones con Rusia se basa allí en el consenso de una amplia gama de fuerzas políticas, independientemente de quién esté en el poder. Para nosotros es importante que América Latina sea fuerte, económicamente estable y políticamente “unida en su diversidad”. Vamos a seguir aplicando esfuerzos para profundizar la cooperación y construir puentes en vez de muros para el bien de nuestros países, su estabilidad y desarrollo sostenible.

x
x
Criterios adicionales de búsqueda