6 octubre 201710:58

Discurso y respuestas a preguntas de los medios ofrecidas por el ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, durante una rueda de prensa conjunta con el ministro de Asuntos Exteriores de la República de Kazajstán, Kairat Abdrajmánov, Astaná, 6 de octubre de 2017

1887-06-10-2017

  • de-DE1 en-GB1 es-ES1 ru-RU1 fr-FR1

Estimadas damas y caballeros,

Ante todo, quisiera agradecer a nuestros amigos kazajos su cordialidad y hospitalidad.

Las negociaciones con el ministro de Asuntos Exteriores de la República de Kazajstán, Kairat Abdrajmánov, se han celebrado en un ambiente confidencial y han sido substanciales, hemos podido acordar muchos enfoques hacia los asuntos acuciantes de la agenda internacional y regional. El Tratado de Buena Vecindad y Alianza en el siglo XXI firmado en 2013 nos impulsa a tal trabajo creativo. Este documento incentivado por el presidente de Kazajstán, Nursultán Nazarbáiev, prevé, en particular, la aplicación de la política exterior no sólo coordinada sino acordada.

Hemos destacado que dentro de varios días celebraremos un evento importante: el 25º aniversario del establecimiento de las relaciones diplomáticas. Este año, hemos llevado a cabo muchos eventos dedicados a este aniversario. Hemos hecho mucho para contribuir a nuestra asociación y alianza estratégica. Hemos creado un sólido marco jurídico que cuenta con más de 350 documentos interestatales e intergubernamentales.

Desarrollamos de modo enérgico la cooperación económica. Rusia y Kazajstán consolidaron sus posiciones como un factor importante del desarrollo integracionista en la región eurasiática. Hemos convenido en incrementar nuestros esfuerzos en el marco de la Unión Económica Eurasiática (UEEA) que empieza a fortalecerse y contribuir al incremento del intercambio comercial entre los países participantes.

Un papel importante en nuestra asociación lo desempeñan los vínculos interregionales. Como ha dicho el ministro de Asuntos Exteriores de la República de Kazajstán, Kairat Abdrajmánov, próximamente en la ciudad de Cheliábinsk se celebrará el XIV Foro de Cooperación Interregional con la participación del presidente de Rusia, Vladímir Putin, y el presidente de Kazajstán, Nursultán Nazarbáiev.

Estamos satisfechos con la interacción de nuestros departamentos diplomáticos. Hemos convenido en continuar coordinando y acordando nuestros enfoques en el marco de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC), la Comunidad de Estados Independientes (CEI), la Organización de Cooperación de Shanghái (OCS), la Conferencia para la Interacción y Creación de Medidas de Confianza en Asia (CICMCA), la OSCE y, claro está, en la ONU, Kazajstán es un miembro no permanente del Consejo de Seguridad de la ONU y ejerce de modo eficaz sus funciones de presidente de varios comités en el ámbito de lucha contra el terrorismo que deben garantizar la observación del régimen de sanciones impuestas contra Al Qaeda, Estado Islámico y otras organizaciones terroristas.

El 4 de octubre, en Krasnodar se celebró la Conferencia de los titulares de los servicios de inteligencia, de seguridad y del orden público de los Estados socios del Servicio Federal de Seguridad de Rusia en que participaron las delegaciones de 75 países. El representante de Kazajstán en la ONU que encabeza estos comités contra el terrorismo pronunció un discurso muy interesante. Todos reconocieron el papel importante que desempeña la República de Kazajstán en la lucha contra el terrorismo y el extremismo.

Hemos confirmado la importancia de la Convención de la OCS para contrarrestar al extremismo, firmada en verano pasado en Astaná. Es un documento clave que debe desempeñar un papel importante en las discusiones siguientes sobre la lucha contra el extremismo y la ideología terrorista.

Prestamos mucha atención a la no proliferación de las armas de destrucción masiva. Para nosotros el Tratado de No Proliferación Nuclear es fundamental en relación con estos regímenes. Estaremos fieles a los acuerdos aprobados por los participantes de este tratado en el marco de las conferencias para revisar su implementación, celebradas con regularidad.

Hemos hablado también sobre nuestra cooperación en la Asamblea General de la ONU. Nuestras posturas respecto a las resoluciones principales que se abordan en este foro son tradicionalmente afines. Hemos destacado hoy nuestra interacción estrecha en relación con tales asuntos como la inadmisibilidad de la glorificación del nazismo, la prohibición del emplazamiento de armas en el espacio ultraterrestre, la seguridad internacional de la información, etc.

Naturalmente, hemos hablado sobre la tensión que queda en Oriente Próximo y Afganistán. Son las regiones adyacentes a nuestras fronteras. Coincidimos en que es necesario poner fin a este aumento sin precedente del terrorismo y aunar los esfuerzos para restablecer una paz sostenible y duradera en estas regiones. En este sentido, el papel de Kazajstán y sus autoridades en la celebración de las reuniones internacionales sobre el arreglo sirio es muy importante. Hemos discutido la preparación para una nueva reunión en Astaná. 

Kazajstán será el país anfitrión de la V Cumbre del Mar Caspio. Esperamos que este evento se celebre al año que viene, según lo acordado por los jefes de Estado. Hemos abordado hoy el proceso de preparación de la Convención sobre el estatus jurídico del mar Caspio. Esperamos que el trabajo preparativo pueda salir en breve a la recta final.

Quisiera agradecer de nuevo a mi colega y amigo, ministro de Asuntos Exteriores de la República de Kazajstán, Kairat Abdrajmánov, y a todos nuestros amigos kazajos su hospitalidad. Además, quisiera destacar la organización excelente del IV Foro Internacional de los Graduados del Instituto Estatal de Relaciones Internacionales de Moscú (MGIMO).

Pregunta: Comente un posible aumento del número de los participantes del proceso de Astaná sobre Siria. ¿Qué opina Rusia al respecto?

Respuesta: El interés hacia el formato del proceso de Astaná fue alto desde el inicio, cuando aparecieron los tres países garantes. Kazajstán se desempeñó como organizador para las partes de conflicto sirio (representantes del Gobierno sirio y de la oposición siria). Los observadores de EEUU y posteriormente de Jordania manifestaron su interés también. Consideramos que sería útil ampliar la lista de los países observadores. En este sentido, estamos abiertos a la discusión. Mientras, es necesario el visto bueno de todos los países que incentivaron este proceso.

Muchos hacen una aportación útil hasta sin formalizar su participación en este proceso. El hecho que los representantes de la oposición armada empezaron a comunicarse en directo con el Gobierno sirio dio un impulso importante al proceso de Ginebra donde están representados los opositores políticos no armados que viven en su mayoría en el extranjero y hasta hace poco no querían sostener las negociaciones directas con los representantes de Damasco. Astaná con su formato de diálogo directo dio impulso al proceso de Ginebra.

El reino de Arabia Saudí nos presta una ayuda importante ahora, al aplicar esfuerzos dirigidos a unir a varios grupos de oposición, incluidos los llamados grupos de Riad, de Moscú y de El Cairo. Recuerdo que hay también el grupo de Astaná, varias reuniones de la oposición se celebraron en la capital de Kazajstán. Simultáneamente, nuestros colegas egipcios trabajan en esta dirección. Ellos desempeñaron un papel importante contribuyendo a llegar a un acuerdo sobre dos de las cuatro zonas de distensión. En El Cairo tuvieron lugar los contactos que permitieron acordar todos los parámetros de estas dos zonas.

Varios Estados ayudan a conseguir éxito en el marco del proceso de Astaná hasta sin participar formalmente en éste. Aplaudiremos similares esfuerzos constructivos por parte de todos los que estén dispuestos a hacer una aportación útil.

Pregunta (dirigida a ambos ministros): ¿Esperan ustedes unos resultados concretos o un avance importante de la próxima ronda de las negociaciones sobre el arreglo sirio que se celebrarán en Astaná?

Respuesta: Esto depende de lo que se considere como un avance.

La última reunión fue muy concreta. Se concretaron los parámetros de las zonas de distensión. Ante todo, se trata de Idlib. Creo que esta zona es la más complicada. Además, se aprobaron cinco documentos prácticos dirigidos a emprender pasos concretos en Siria entre los países garantes con la participación de los representantes del Gobierno sirio y de la oposición siria. Estos documentos reglamentan el régimen de funcionamiento de las zonas de distensión, el suministro de la ayuda humanitaria y el restablecimiento del diálogo en el contexto del inicio de la reconciliación nacional. ¿Es un avance? Me parece que no es necesario emplear algunos términos grandilocuentes, es simplemente un buen resultado concreto.

Estoy seguro de que, gracias a los esfuerzos de los anfitriones kazajos, la siguiente reunión en Astaná será eficaz, como todas las anteriores.

Pregunta: Ha mencionado usted que es necesario unir a varios grupos de oposición siria. ¿Se puede esperar que una delegación de la oposición siria máximamente representativa llegue a Astaná, en vista de las últimas negociaciones entre Moscú y Riad?

Respuesta: Ya he dicho que Riad trata de unir a las delegaciones de la oposición que participan en el proceso de Ginebra. Prestamos apoyo a estos esfuerzos también. La participación de los opositores en las negociaciones en Astaná ya está garantizada. Allí están representados varios grupos armados muy importantes que entablaron un  diálogo directo con el Gobierno sirio. Junto con el Gobierno sirio, están dispuestos a luchar contra la amenaza terrorista.

El grupo con el que trabaja Arabia Saudí está más bien orientado a las negociaciones en Ginebra en las que no se observa un avance todavía, porque varios opositores presentan unas condiciones previas, incluida la exigencia que el presidente sirio, Bashar Asad abandone la arena política. Esto contradice a la resolución 2254 del Consejo de Seguridad de la ONU que sentó los fundamentos del proceso de Ginebra.

Pregunta: Ahora la República de Kazajstán es miembro no permanente del Consejo de Seguridad de la ONU. ¿Cómo estima usted la actividad de nuestro país en esta dirección?

Respuesta: Me parece que lo he mencionado al pronunciar el discurso introductorio. Kazajstán es un miembro muy enérgico del Consejo de Seguridad de la ONU, es un participante constructivo de todas las discusiones y siempre está orientado a encontrar enfoques comunes y decisiones acordadas que van a cumplir, porque las decisiones que separan a los Estados en el Consejo de Seguridad o en la Asamblea General de la ONU son de corta duración y no permiten regular realmente unos u otros procesos.

Como ya he dicho, en el Consejo de Seguridad de la ONU Kazajstán encabeza los comités para la lucha contra Al Qaeda, Estado Islámico, el talibán en lo que se refiere a la actividad terrorista y cumple estas funciones de modo muy eficaz al nivel más alto. La comunidad internacional lo confirmó, cuando hace varios días, en Krasnodar se celebró una reunión de 75 países dedicada a la lucha contra el terrorismo y el extremismo.

Kazajstán aspira de modo enérgico y positivo a encontrar soluciones  mutuamente aceptables en tales ámbitos como el problema afgano, el arreglo en Oriente Próximo en un sentido más amplio que la crisis siria, el conflicto palestino-israelí.

Esperamos con impaciencia cuando Kazajstán asuma la presidencia de turno en el Consejo de Seguridad de la ONU, lo que tendrá lugar en enero del año que viene. Nuestros amigos kazajos ya han esbozado su agenda para el mes de enero. Vamos a contribuir enérgicamente a su pleno cumplimiento.

Pregunta: La próxima semana, el presidente de EEUU, Donald Trump, debe anunciar su decisión sobre el acuerdo con Irán. Según los medios de comunicación estadounidenses, planea renunciar a este acuerdo en su versión actual. Quiere comentarlo.

Respuesta: No me gusta comentar rumores. Respeto la opinión de los medios de comunicación, pero se trata de conjeturas todavía.

Oímos señales de la Casa Blanca respecto a las intenciones del presidente de EEUU, Donald Trump, de tomar una decisión definitiva sobre la participación de EEUU en el acuerdo sobre el arreglo del programa nuclear iraní. Consideramos que este acuerdo fue uno de los logros más importantes de la comunidad internacional y que su cumplimiento contribuye realmente a fortalecer el régimen de la no proliferación nuclear. Sería muy importante mantener este acuerdo en pleno volumen y en plena medida. La participación de EEUU será muy importante en este sentido. Esperamos que este tema se aborde en el curso de los contactos que ahora se llevan a cabo entre los Estados europeos y otros miembros de la comunidad internacional y Washington. Esperamos que estos contactos no sean inútiles y que la decisión definitiva tomada por el presidente de EEUU, Donald Trump, sea sopesada y parta de las realidades de hoy. Estas realidades son tales que el acuerdo conseguido lo necesitan todos.

Documentos adicionales

Fotografías

x
x
Criterios adicionales de búsqueda