7 junio 201714:18

Discurso y respuestas a preguntas de los medios ofrecidas por el ministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguéi Lavrov, durante la rueda de prensa conjunta al término de las negociaciones con el ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación de España, Alfonso Dastis Quecedo, Moscú, 7 de junio de 2017

1136-06-06-2017

  • ru-RU1 en-GB1 es-ES1

Estimadas damas y caballeros,

Hemos sostenido las negociaciones muy buenas. Hemos abordado toda la gama de nuestras relaciones.

Madrid es nuestro socio seguro desde hace mucho. Como se sabe, este año, celebramos el 40º aniversario del restablecimiento real de las relaciones diplomáticas. Todos sabemos que los lazos entre nuestros países se remontan a muchos siglos. Es suficiente decir que, hace 350 años, la primera misión diplomática rusa llegó a España. El zar ruso Alejo I envió a España al cortesano Piotr Potiomkin.

Hoy hemos constatado que desgraciadamente la cooperación ruso-española que queremos desarrollar del modo más intenso posible sigue siendo rehén de la situación complicada en el continente europeo. En estas condiciones, tratamos de aplicar esfuerzos posibles para guardar acumulado el capital de asociación sin permitir que sea perjudicado. Hemos constatado con satisfacción que, al término del primer trimestre del año en curso, el intercambio comercial que había mostrado una tendencia hacia una reducción considerable creció un 50% en comparación con el mismo período del año pasado. Vamos a hacer todo lo posible para que esta tendencia sea estable.

Consideramos que en estos esfuerzos un papel importante lo desempeña la Comisión Intergubernamental Mixta de Cooperación Económica e Industrial, cuya IX reunión se celebró a finales de mayo pasado en Moscú. En el marco de ésta, el primer ministro ruso, Dmitri Mevédev, recibió a la delegación representativa de los círculos empresariales españoles. Los participantes de la reunión coincidieron en su deseo de buscar nuevas posibilidades para aumentar el número de proyectos inversionistas.

Hemos convenido en trabajar en conjunto para intensificar los vínculos en otras áreas. Esperamos celebrar próximamente una reunión del grupo de trabajo interdepartamental ruso-español para afrontar nuevas amenazas y desafíos que actúa con éxito. Las respectivas reuniones de este grupo tuvieron lugar en 2015 y 2016. En las condiciones de una ola sin precedente del terrorismo y extremismo internacional, su actividad goza de demanda especial. Y el hecho que los terroristas no se calman se confirma desgraciadamente diariamente, incluso por los atentados terroristas perpetrados hoy en Irán la responsabilidad por los que la asumió el llamado Estado Islámico.

Ambas partes manifestaron el interés de Rusia y España en que se suscriban lo más pronto posible los acuerdos de reconocimiento mutuo y canje de permisos de conducir y de reconocimiento mutuo de los certificados de estudios y grados académicos. Ambos acuerdos resuelven las cuestiones que ejercen una influencia directa en la vida cotidiana de los rusos en España y de los españoles en Rusia.

Hemos apreciado altamente los resultados del Año Dual de Turismo entre Rusia y España que se celebró en 2016 y 2017. Se clausuró a finales de mayo pasado. Esperamos que los eventos celebrados en el marco de este año y las oportunidades acumuladas durante este período, en general, contribuyan a fortalecer la confianza y el entendimiento mutuo entre nuestros pueblos. Al término del año, se aprobó un Plan conjunto para el desarrollo del turismo en 2017-2019. Hemos constatado que el año pasado se reanudó el crecimiento del flujo de turistas rusos a España (más de 800.000 personas visitaron a este país) y unos 110.000 españoles visitaron a Rusia. Estoy seguro de que estas cifras crezcan.  

Hemos abordado los asuntos internacionales. Hemos centrado la atención especial en la situación en Oriente Próximo y el Norte de África, Siria, Irak, Libia y Yemen. Todos estos conflictos afectan de modo muy negativo la seguridad regional, la estabilidad internacional, la propagación de la amenaza terrorista, otras formas del crimen organizado. Está claro que el problema de inmigración ilegal está vinculado directamente con lo que pasa en estos países. En vista de esto, hemos hecho recordar que la actual situación en la región la provocaron las operaciones de injerencia en los asuntos internos de los Estados soberanos con la intención de cambiar regímenes. Espero que en nuestros esfuerzos siguientes dirigidos a arreglar estos conflictos y prevenir nuevas crisis saquemos las lecciones acertadas de lo ocurrido anteriormente en Irak y Libia y de lo que ahora casi ha pasado en Siria.

Hemos abordado las perspectivas de incrementar la interacción en el ámbito de todos los asuntos de la agenda internacional, ante todo, en el marco de la ONU, la OSCE y otros foros internacionales.

Coincidimos que el estado actual de las relaciones entre Rusia y la UE no puede calificarse como satisfactorio. Consideramos que es necesario volver estas relaciones en el camino de desarrollo progresivo. Estamos dispuestos a esto por nuestro lado. Esperamos que en la UE prevalezcan los enfoques constructivos en vista de las propuestas que entregamos durante la reunión del presidente ruso, Vladímir Putin, con el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, celebrada hace un año en San Petersburgo.

Hemos destacado que un serio factor desestabilizador sigue siendo la intensificación de la actividad de la OTAN en las regiones que tienen una frontera común con nuestro país. Hemos confirmado que, en vez de intercambiar las declaraciones unilaterales, lo que prefieren hacer ahora nuestros socios de la OTAN, proponemos abordar seriamente en el Consejo Rusia-OTAN el estado actual en el ámbito de seguridad política y militar, estudiar con los hechos y cartas en las manos cómo corresponde la situación actual con lo que nos comprometimos a hacer en conjunto cuando firmamos el Acta Fundacional Rusia-OTAN.  

Naturalmente, hemos hablado mucho sobre Ucrania. Pese a todas las peculiaridades de valoración del origen y el desarrollo siguiente del conflicto, Rusia y España parten de que el cumplimiento de todas las disposiciones de los Acuerdos de Minsk no tiene alternativa para arreglar de modo pacífico la crisis ucraniana. Hemos contado hoy que hace Rusia en concreto en el marco del formato de Normandía y el Grupo de Contacto para garantizar el resultado necesario. Ejerceremos la respectiva influencia en nuestros socios en Donetsk y Lugansk en el contexto de trabajo del Grupo de Contacto. Esperamos que otros participantes del formato de Normandía – Alemania y Francia – ejerzan la influencia positiva también, sin permitir que el cumplimiento de los compromisos de Kiev se frene de modo artificial, lo que observamos hoy.

Hemos centrado la atención en el indignante bloqueo de Donbás impuesto oficialmente que agudiza aún más la situación humanitaria allí, socava los compromisos de Kiev de garantizar los vínculos económicos entre todos los territorios de Ucrania asumidos de conformidad con los Acuerdos de Minsk. Continuaremos por este rumbo. En los próximos días, los expertos continuarán el trabajo en confeccionar la Hoja de Ruta para cumplir los Acuerdos de Minsk. Quisiera destacar de nuevo que espero que se ejerza la respectiva influencia en Kiev, porque en las conversaciones privadas la mayoría de nuestros socios que siguen el desarrollo de los acontecimientos en Ucrania entienden perfectamente quién concretamente frena el cumplimiento del Paquete de medidas.

Estamos satisfechos con el intercambio de opiniones.

Pregunta (dirigida a ambos ministros): ¿Qué opinan Rusia y España sobre la crisis en el golfo Pérsico que estalló porque un grupo de países rompieron las relaciones con Qatar? ¿Cómo ven sus consecuencias a nivel político?

Respuesta (de Serguéi Lavrov): El Kremlin y el Ministerio ruso de Asuntos Exteriores ya han comentado esta situación. Partimos de que se trata de las relaciones bilaterales entre Qatar y los respectivos Estados árabes.

Seguimos con atención el desarrollo de esta crisis. Partimos de que cualquier agudización de la situación en la región llena sin esto con varios conflictos suscita la inquietud. Consideramos que es importante arreglar todas las discrepancias mediante las negociaciones para eliminar las preocupaciones surgidas y aunar los esfuerzos en la lucha contra la amenaza principal en la región: el terrorismo. En este espíritu sostuvieron ayer la conversación telefónica el presidente ruso, Vladímir Putin, con el presidente de Egipto, Abdelfatah al Sisi, y el emir de Qatar, Tamim Al Thani. Anteayer hablé por teléfono con mi colega de Qatar, Mohamed bin Abdulrahman Al Thani. Partiremos de estas valoraciones básicas en el desarrollo de la situación.

Pregunta (dirigida a Alfonso Dastis Quecedo): Se sabe que España y Rusia han mantenido tradicionalmente las relaciones buenas y sinceras. Ahora usted y Serguéi Lavrov dijeron que en el momento actual no es el mejor período en nuestras relaciones, se ha formado una laguna que es necesario llenar. ¿En qué direcciones planea usted llenar esta laguna, ante todo?

Respuesta (Serguéi Lavrov agrega tras Alfonso Dastis Quecedo): Como se trata de las relaciones con Rusia, debo decir varias palabras. Hemos abordado hoy este tema. No podemos injerirnos en el proceso de la toma de decisiones en la UE, en el proceso de elaboración de la postura que debe basarse en el principio de solidaridad, como dicen nuestros socios europeos. Según nuestras observaciones, este principio se realiza de modo unilateral, porque, como ya he dicho, toda la postura de la Unión Europea con respecto a Rusia se basa en el mínimo denominador por el que, según nuestra opinión, se caracteriza la postura de la minoría de los países comunitarios que es demasiado agresiva y profesa ánimos antirrusos. No es de mi incumbencia injerirme en el modo de formalizarlo dentro de la UE, pero, en teoría, si se trata de los principios de solidaridad en un contexto grupal, se debería elegir una dirección media que respete unos puntos de vista desde el extremo izquierdo y otros desde el derecho.

Repito que es el asunto interno de la UE y yo simplemente he descrito como esto debería ser en la vida habitual.

Pregunta: La semana pasada, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, dijo que Rusia estaría dispuesta a facilitar el régimen de visados con España, pero el problema está en que España es miembro de la Unión Europea y debe cumplir con los acuerdos comunitarios. Por otra parte, hay países que suprimieron visados de forma unilateral, como Bielorrusia, por ejemplo: los ciudadanos de la UE no necesitan visado para ir a este país.  ¿Rusia lo haría para los ciudadanos españoles y bajo qué condiciones? El próximo otoño el gobierno de Cataluña planea celebrar el referéndum sobre la independencia de la Comunidad Autónoma. Si la mayoría de los catalanes votan a favor ¿cuál será la postura de Rusia?

Respuesta: En cuanto a Cataluña, creemos que todos los procesos dentro de España, como en cualquier otro país, deberán regirse por las correspondientes leyes internas y las normas del derecho internacional.

Pregunta: En cuanto a la supresión unilateral de visados, ¿se refiere sólo a España o a toda la UE?

Respuesta: Sólo a España. Si no recuerdo mal, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, dijo que estamos dispuestos a suprimir los visados para todos los países de la UE. Esta postura permanece invariable.

Desde luego, se podrá hacer sólo de forma recíproca. Los que analizan la postura rusa en cuanto a los principios que rigen nuestras relaciones con otros países no plantearían siquiera la pregunta si estamos dispuestos a hacer semejantes regalos a nadie de forma unilateral, sin tener nada a cambio.

No nos olvidemos que la situación en materia de visados, de hecho, no tiene nada que ver con el agravamiento de las relaciones entre Rusia y la UE en los últimos tres años. Recuerdo que en 2003 el entonces presidente de la Comisión Europea, Romano Prodi, en la cumbre en Moscú, declaró que en cinco años, a más tardar, Rusia y la Unión Europea se pondrían de acuerdo para que los ciudadanos de nuestros países pudieran viajar sin visados. Ya entonces empezamos a trabajar en el respectivo acuerdo. Ya entonces ese trabajo se veía impedido por algunos de los países que, en realidad, ahora son os que determinan la política hacia la Federación de Rusia.

Como un primer paso hacia la supresión completa de visados, conseguimos facilitar de forma considerables el régimen de circulación que preveía facilitar la tramitación del visado, aumentar la frecuencia de visitas permitida y la duración de los visados. Los respectivos avances quedaron plasmados en el Acuerdo entre la Comunidad Europea y la Federación de Rusia sobre la facilitación de la expedición de visados a los ciudadanos de la Unión Europea y a los de la Federación de Rusia, firmado en 2006. Después continuamos el diálogo sobre la supresión completa de visados. Y de nuevo, una minoría de los países miembros de la UE, sin que hubiera, repito, factores irritantes como Ucrania o lo que fuera, adoptaron una postura que no hacían pública pero que conocíamos por nuestros socios de la UE. La postura consistía en que no permitirían, por cuestión de principios, que Rusia firmara un acuerdo sobre la supresión de visados con la UE antes de que lo hicieran Ucrania, Georgia y Moldavia. Esto es lo que nos dijeron. Aunque, a juzgar por la seguridad de las fronteras y la documentación de viaje, o la posibilidad de readmisión, estos países quedaban muy por detrás de Rusia. No obstante, continuamos las negociaciones y conseguimos acordar la firma de un nuevo documento que ampliaba considerablemente las posibilidades de los ciudadanos rusos y los de la UE en comparación con el Acuerdo de 2006. Preveía, por ejemplo, la supresión de visados para algunas categorías de los viajeros, como los participantes de intercambios deportivos, juveniles, científicos; introducía la práctica que permitía facilitar los trámites en casos de las invitaciones recíprocas de las ONG. El documento estaba listo para la firma pero en el último momento, mucho antes de la crisis ucraniana, la Comisión Europea frenó el proceso. No comprendo por qué motivos. A no ser que algunos miembros de la Unión Europea no quisieran, como ya he dicho, que Rusia avanzara hacia la supresión de visados más rápido que los Estados elegidos por la UE en calidad de promotores de los valores europeos (o de lo que servía de base para el programa de Asociación Oriental).

Ahora nosotros estamos dispuestos a reanudar este diálogo. Ya hemos iniciado las negociaciones de readmisión, que forma parte tanto de régimen facilitado como de supresión de visados. En el marco de estas negociaciones estamos solucionando cuestiones prácticas. Al mismo tiempo, para reanudar la conversación sobre visados, es necesario que la UE saque ciertas conclusiones y renuncie a la actitud que viola directamente la Convención Europea de Derechos Humanos. Me refiero a la prohibición colectiva de conceder a los residentes de Crimea los visados Schengen. Es una discriminación de los ciudadanos de la Federación de Rusia por razón del lugar de residencia y la postura ciudadana. Hoy hemos llamado la atención también a este tema. Repito que esta actitud discriminatoria no se corresponde son los compromisos en materia de los derechos humanos asumidos por los miembros de la UE.

Para terminar destacaré que España, a la que se refería en su pregunta, es un país que aborda las cuestiones de visados con Rusia de forma más constructiva. Es uno de los países que aprovecha al máximo las condiciones ventajosas que brindan los acuerdos de Schengen. Además, contamos con los acuerdos bilaterales complementarios que permiten hacer más confortable la estancia de nuestros ciudadanos en los respectivos países, de los rusos en España y de los españoles en Rusia.

Pregunta (dirigida a ambos ministros): ¿Qué opinan Rusia y España de la crisis en el golfo Pérsico provocada por la rotura de las relaciones con Catar por parte de un grupo de países? ¿Qué consecuencias tendrá a nivel político?

Respuesta: Tanto el Kremlin como el MAE ruso ya han comentado la situación. Creemos que las cuestiones referidas forman parte de la agenda bilateral entre Catar y los Estados árabes correspondientes.

Seguimos con atención el desarrollo de esta situación crítica. Creemos que cualquier agravamiento en esta región, ya plagada de conflictos, es preocupante. Consideramos importante arreglar las contradicciones en la mesa de negociaciones para solucionarlas y unir los esfuerzos en torno a la lucha contra la principal amenaza en la región, el terrorismo. Esta idea centró ayer las conversaciones telefónicas entre el presidente Putin y el presidente egipcio, Abdel Fattah Al Sisi, y el emir de Qatar, Tamim Al Thani. Anteayer yo también conversé por teléfono con mi homólogo de Catar, Mohamed bin Abdulrahman Al Thani. Partiremos de estas evaluaciones básicas observando el desarrollo de la situación.

Pregunta: Ayer, la cadena de televisión CNN, citando unas fuentes anónimas, acusó a los hackers rusos de haber manipulado el servicio de noticias de la agencia pública catarí para filtrar la información que desencadenó el conflicto. ¿Qué opina Moscú sobre la presunta participación de los servicios secretos rusos en todo lo que ocurre en el mundo?

 Respuesta: Este canal vuelve a dar un paso que merma aún más su prestigio de un medio independiente y objetivo, como fue cuando lo creó Ted Turner. ¡Si pudiera ver en lo que se ha convertido su obra! Creo que CNN, al igual que algunos medios más, no son dignos de su nombre. Es, más bien, un medio de desinformación masiva que no hace más que buscar un escándalo para atribuirlo, sin prueba alguna, a la parte rusa, sus hackers o su gobierno. No tengo nada que añadir. Es una lástima que CNN esté haciendo todo para socavar su propia reputación.

Pregunta: Ayer, la coalición estadounidense, atacó el ejército sirio y sus aliados que avanzaban hacia la localidad de Al-Tanf en la frontera de Siria, Irak y Jordania. Los estadounidenses lo justificaron alegando que los sirios se dirigían a la denominada “zona de seguridad” ¿Que opina Moscú al respecto? ¿Es verdad que se convocará una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU por este motivo?

Respuesta: Desde luego, es un acto de agresión que viola la soberanía de Siria, dirigido, voluntaria o involuntariamente, contra las fuerzas más eficaces en la lucha antiterrorista en el terreno. Esto nos preocupa. A propósito, se informó, y creo que esta información era verídica, que las fuerzas gubernamentales atacadas se dirigían a la zona mencionada para impedir que se destruyeran dos puentes entre Siria e Irak.  Los terroristas del EI tenían previsto volarlos y lo hicieron finalmente. Si esta es así, el golpe de los estadounidenses fue asestado contra las fuerzas que querían impedir a los terroristas destruir la vía de comunicación entre dos países árabes.

En cuanto a las explicaciones dadas por la coalición que alegó la infracción por parte de las fuerzas gubernamentales sirias de las fronteras de la “zona de seguridad”, no sé nada sobre tales zonas. Tal vez se trate de unos territorios establecidos, de forma unilateral, por la coalición, donde esta coalición manda. Nosotros no podemos reconocer la legitimidad de semejantes zonas. Como ustedes sabrán, Rusia, conjuntamente con Turquía e Irán, presentó para la discusión de todas las partes interesadas las propuestas concretas sobre la creación de las zonas de desescalada. Estas propuestas, presentadas, repito, a la comunidad internacional por tras países mencionados, están acordadas con el gobierno sirio. Ahora se están ultimando los detalles para elaborar mecanismos concretos que garanticen la seguridad de estas zonas, el control del cese de hostilidades y acceso libre de los civiles y cargas humanitarias a las zonas de desescalada. Reitero que todo ello se discute en el marco de los acuerdos conseguidos. Una de las zonas se crearía en la parte meridional de Siria, en la frontera de Jordania, pero sus parámetros, de momento, están sujetos a discusión. Esta discusión se está llevando a cabo con la participación de todas las partes interesadas. Este concepto está aprobado por el gobierno de Siria. Consideramos ilegítima la creación de ciertas zonas “de seguridad” de forma unilateral y sin la autorización de Damasco. Confiamos en que la coalición comparta este punto de vista y reconozca que las zonas de desescalada deben estar acordadas con todas las partes.

Pregunta: ¿Cuál es la postura de Rusia con respecto de los atentados en Irán? ¿Cómo se compagina con las acusaciones de los socios occidentales contra Irán, al que no consideran un aliado en la lucha antiterrorista y ponen en entredicho su papel en el proceso de Astaná?

 Respuesta: La iniciativa de Rusia, Turquía e Irán relativa al cese de hostilidades y la firma del respectivo acuerdo entre el gobierno y los grupos armados de la oposición y, a la vez, la intensificación de los esfuerzos antiterroristas conjuntos, es completamente legitimada por las decisiones del Consejo de Seguridad de la ONU, que había aprobado los acuerdos conseguidos por los países garantes en diciembre del año pasado. Estas decisiones inequívocamente dejan a entender que la comunidad internacional aplaude el proceso de Astaná. Se pronunció a favor del proceso referido y su desarrollo, en reiteradas ocasiones, el enviado especial del secretario general de la ONU para Siria, Staffan di Mistura, quien mañana llegará en Moscú para continuar las conversaciones. De eso no puede caber ninguna duda.

En general, no tenemos sospechas respecto a la sinceridad de Irán en su lucha contra el terrorismo. Sí, tenemos que lamentar la existencia de una gran división confesional del mundo islámico, que no sólo persiste sino aumenta. Esto, en realidad, se está convirtiendo en un serio obstáculo para unir los esfuerzos de todos los países de la región, sin excepciones, y sus aliados para luchar contra el EI y Jabhat al-Nusra. Exhortamos en muchas ocasiones, y lo seguiremos haciendo, a nuestro amigos en el mundo islámico a que aprieten sus filas para combatir la amenaza global en vez de profundizar la división, que no hace más que hacer juego a los terroristas debilitando el frente antiterrorista.

Documentos adicionales

Fotografías

x
x
Criterios adicionales de búsqueda