7 abril 201713:44

Discurso y respuestas a preguntas de los medios ofrecidos por el ministro de Asuntos Exteriores de la Federación de Rusia, Serguéi Lavrov, durante la rueda de prensa conjunta con el secretario ejecutivo de la CEI, Serguéi Lébedev, y el ministro de Asuntos Exteriores de Uzbekistán, Abdulaíz Kamílov, celebrada al término de la reunión del Consejo de ministros de Asuntos Exteriores de la CEI, 7 de abril de 2017

700-07-04-2017

  • de-DE1 en-GB1 es-ES1 ru-RU1 fr-FR1

Quisiera expresar gratitud a nuestros amigos uzbekos, anfitriones de esta reunión, quienes han hecho todo lo necesario para que se celebre al más alto nivel y concluya con resultados tangibles.

Este, nos cupo el honor de ejercer la Presidencia en la CEI, cometido que asumimos con suma responsabilidad. La concepción de nuestra Presidencia y el Plan de su ejecución estipulan todos los principales derroteros de la actividad que reflejan nuestra política de continuidad, aumento de la eficacia de la CEI y los esfuerzos para que la actividad práctica de todos los Estados miembros contribuya a consolidar las posiciones internacionales de la Comunidad.

Confiamos en que este año, uno de los temas centrales será discutido a nivel de jefes de Estado, me refiero a la armonización de los procesos integracionistas de diverso nivel y profundidad en el espacio de la CEI, incluyendo la Unión Económica Eurasiática (UEEA). Hoy, las partes han acordado enfocar esta situación desde una perspectiva más amplia, teniendo en cuenta que en la CEI existe la Zona de Libre Comercio y la UEEA que engloba a cinco Estados miembros de la CEI y que el Presidente de la Federación de Rusia, Vladímir Putin, propuso impulsar los grandes procesos integracionistas en el Sur de Asia.

Hoy, hemos aprobado varias decisiones de importancia referentes a la labor de los organismos del orden público, incluyendo la lucha contra el terrorismo, el narcotráfico, el crimen organizado, así como a la ampliación de la interacción en los ámbitos militar, cultural y educacional. Hemos aprobado los acuerdos para seguir optimizando y perfeccionando la actividad de los órganos de trabajo de la Comunidad. Se han aprobado las decisiones atinentes a 15 cuestiones, 10 de las cuales serán elevadas para la aprobación del Consejo de jefes de Estado y del Consejo de jefes de Gobierno de la CEI a celebrarse el próximo 11 de Octubre en Moscú y el próximo 26 de Mayo en Kazán, respectivamente.

Uno de los principales resultados de nuestra reunión, a mi modo de ver, ha sido la suscripción por nuestros cancilleres de la declaración conjunta sobre un problema de palpitante actualidad: la inadmisibilidad de discriminación e intolerancia respecto a los cristianos, musulmanes y representantes de otras confesiones. El documento censura cualesquiera manifestaciones de intolerancia y violencia por motivos religiosos y confirma nuestro apego a una estricta observancia de los derechos y libertades humanos, indistintamente de la religión que una persona profese. Hoy, hemos corroborado que en la reunión ministerial convocada en diciembre de 2014 en Basilea, todos los Estados miembros de la OSCE asumieron los compromisos de redactar documentos censurando la cristianofobia e islamofobia. En aquel entonces, se aprobó la Declaración sobre la inadmisibilidad del antisemitismo, asumiendo oficial y públicamente el compromiso de redactar, como ya he dicho, una declaración contra la cristianofobia e islamofobia. Durante más dos años la OSCE no logró hacer nada debido a una actitud muy preconcebida de algunos Estados que se escudan en una cortesía política falsamente interpretada.

Hemos acordado que la declaración, sobre la inadmisibilidad de discriminación e intolerancia respecto a los cristianos, musulmanes y representantes de otras confesiones, aprobada hoy por nosotros, será divulgada como documento oficial en la OSCE y la ONU.

Hemos aprobado asimismo el Plan de consultas entre las cancillerías para 2017 en el marco de la CEI.

Considero que a rasgos generales, la reunión de hoy ha resultado muy fructífera y contribuido a fomentar nuestra interacción. Haremos cuanto esté a nuestro alcance para que también los demás eventos a celebrarse durante la Presidencia rusa en la CEI transcurran en el mismo ambiente constructivo, sincero y de confianza en que sesionamos hoy. La próxima reunión del mismo perfil se convocará en octubre próximo, de cara a la cumbre de la CEI.

Pregunta: Comente la situación en Siria. ¿Hay afectados entre los militares rusos? ¿Han sufrido daños equipos rusos? ¿Cuál será la reacción de Moscú?

Respuesta: Moscú ya ha dado a conocer su reacción. Han hecho sus declaraciones el portavoz del Presidente de Rusia, Dmitri Peskov, y el Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, les invito a leer estos documentos que lo expresan todo detalladamente. Ahora quiero subrayar que se trata de un acto de agresión perpetrado bajo un pretexto absolutamente ficticio. Todo esto recuerda la situación de 2003, cuando EEUU, Gran Bretaña y algunos aliados suyos invadieron Iraq sin la autorización del Consejo de Seguridad de la ONU, violando burdamente el Derecho Internacional. En aquella ocasión, por lo menos, intentaron presentar algunas pruebas materiales. Colin Powell, mi buen compañero, fue inducido a error por agentes de la CIA quienes le entregaron una probeta con polvos dentífricos, creo. El jefe de la diplomacia de EEUU hizo alarde de esta probeta en Consejo de Seguridad de la ONU, asegurando que contenía ántrax. Ahora, en cambio, nadie ni siquiera se ha tomado el trabajo de presentar hechos algunos, alegando sólo a fotografías, volviendo a especular con fotos de niños y testimonios de diversas ONGs, incluyendo los evidentes embusteros de los denominados Cascos Blancos que simulan diversas situaciones para luego provocar acciones contra el Gobierno de Siria.

He mencionado la invasión en Iraq. Transcurridos más de diez años, Tony Blair, quien entonces ocupaba el cargo de primer ministro de Gran Bretaña, reconoció que mentían, embaucaban a todos. No sé cuándo conoceremos toda la verdad sobre la toma de decisiones sobre golpes contra Siria en esta situación, pero creo que es necesario reivindicar la verdad, y nos ocuparemos de esto.

De nuevo da la sensación de que Jabhat al-Nusra que cambia de disfraces y nombres, de alguna manera es concebida por nuestros socios occidentales como una entidad que hay que cuidar, pese a haber sido declarada organización terrorista por el Consejo de Seguridad de la ONU.

Todavía en la época de la Administración de Obama, la coalición encabezada por EEUU, asestando tradicionalmente golpes contra algunas posiciones del Estado Islámico, no tocaba las áreas controladas por Jabhat al-Nusra. Como ya hemos dicho, existen todas las razones para suponer que el territorio en la provincia de Idlib, bombardeada por la Fuerza Aérea de Siria, estaba controlado por los extremistas de Jabhat al-Nusra que tenían emplazados allí a sus destacamentos, armamento y material de guerra. Según se aclaró, en esta misma área se encontraba una planta de municiones químicas. Presentamos estos hechos, sin afirmar que era una verdad absoluta, dijimos que era una información de la que disponíamos. Exigimos enviar sin demora a expertos de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas al área del incidente para esclarecer lo ocurrido. Sin esperar la investigación, fueron asestados los golpes. Da la impresión de que se pretendía distraer la atención de esta misma Jabhat al-Nusra que, al parecer, empieza a ser considerada por algunos como una fuerza de reserva para pasar de las negociaciones al cambio del régimen.

Si nos preguntamos quiénes salen beneficiados de lo ocurrido, podemos suponer que los únicos beneficiados serían los deseosos de frustrar las negociaciones de Ginebra y de Astaná, crear las necesarias pruebas, premisas, pretextos para pasar del arreglo político al cambio violento del régimen. Al logro de este objetivo bien podrían contribuir los de Jabhat al-Nusra y los que cooperan con ellos. Y son muchos.

Es de lamentar, desde luego, que todo ello merme las de por sí menguadas relaciones entre Rusia y EEUU. Confío en que estas provocaciones no traigan consecuencias irreversibles, si bien ya ahora los medios reproducen las jubilosas afirmaciones de ex funcionarios de la Administración de Obama en el sentido de que ahora, a raíz de estos golpes, la cooperación entre Rusia y EEUU se torna de hecho irrealista. Espero que yerren, aunque nosotros sacaremos las pertinentes conclusiones a la hora de estructurar nuestras futuras relaciones con Washington. Por lo que se refiere a las víctimas entre los militares rusos, no he oído nada. A juzgar por todo, no las hubo.

Documentos adicionales

Fotografías

x
x
Criterios adicionales de búsqueda