7 abril 201710:27

Declaración del Ministerio ruso de Asuntos Exteriores en relación con el golpe militar asestado contra Siria el 7 de abril de 2017

692-07-04-2017

  • de-DE1 en-GB1 es-ES1 ru-RU1 fr-FR1

El 7 de abril en la madrugada, EEUU asestó un golpe contra las tropas gubernamentales de Siria, aprovechando el incidente con el ataque químico en la provincia de Idlib.

Sin darse con el quid de este incidente, EEUU decidió desmostrar la fuerza, lanzar un ataque militar contra el país que lucha contra el terrorismo internacional.

No por primera vez EEUU aplica un similar enfoque irrazonable que tan sólo agudiza los problemas existentes y crea una amenaza a la seguridad internacional. La propia presencia de los militares de EEUU y otros países en el territorio de Siria sin obtener el visto bueno del Gobierno de este país o del Consejo de Seguridad de la ONU viola de modo burdo y sin fundamento el Derecho Internacional. Si anteriormente esto se atribuía a la tarea de luchar contra el terrorismo, ahora es evidente un acto de agresión contra la Siria soberama. Las acciones emprendidas hoy por EEUU perjudican aún más las relaciones ruso-estadounidenses.

Hemos declarado en reiteradas ocasiones que estamos dispuestos a cooperar para resolver los problemas más candentes de la actualidad, entre los que el primer puesto lo ocupa la lucha contra el terrorismo internacional. Mientras, nunca aceptaremos las acciones ilegítimas contra las autoridades sirias que, durante un largo período, luchan de modo intransingente contra el terrorismo internacional.

Al argumentar el golpe militar, Washington tergiversó completamente lo que sucedió en Idlib. La parte estadounidense debe entender que las tropas gubernamentales sirias no emplearon allí las armas químicas. Damasco no las tiene, lo que confirmaron en reiteradas ocasiones los expertos cualificados. Las respectivas conclusiones se hicieron en el marco de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ). En los últimos años, esta organización inspeccionó casi todos los objetos que tenían o pudían tener algo que ver con el programa de armas químicas en Siria. En lo que se refiere a Idlib, los terroristas fabricaron allí las minas llenas de sustancias tóxicas para emplearlas posteriormente en Siria e Irak. Tras una operación de la Fuerza Aérea siria estos talleres se destruyeron.

EEUU finge que no entiende cosas evidentes. Hacen la vista gorda ante el empleo de armas químicas por los terroristas en Irak, de lo que Bagdad informa oficialmente. Pasan por alto los documentos protocolizados que constatan el empleo de armas químicas por los terroristas en Alepo. De ese modo sólo se puede prestar apoyo al terrorismo internacional, reforzarlo y esperar nuevos ataques con el uso de armas de destrucción masiva.

Sin duda alguna, el golpe militar de EEUU es también un intento de distraer la atención de la situación en Mosul donde las acciones de la coalición estadounidense, entre otras cosas, conllevó la muerte de centenas de civiles y aumentan la catástrofe humanitaria.

Es evidente que el ataque con misiles alados estadounidenses se preparaba de antemano. Cualquier experto entiende que Washington tomó la decisión de asestar golpes antes de los acontecimientos en Idlib que tan sólo pasaron a ser pretexto para ostentar la fuerza.

La parte rusa suspende la vigencia del memorando de prevención de incidentes aéreos y seguridad de vuelos durante campañas en Siria suscrito con EEUU.

Instamos al Consejo de Seguridad de la ONU a convocar una reunión extraordinaria para abordar la situación.

Mostrando 1 resultado.
x
x
Criterios adicionales de búsqueda