3 abril 201709:34

Artículo del ministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguéi Lavrov, “Rusia y Armenia, tradiciones centenarias de amistad y confianza: el 25º aniversario del establecimiento de las relaciones diplomáticas” publicado en el periódico Novoye Vremya (Armenia)

646-03-04-2017

  • de-DE1 en-GB1 es-ES1 ru-RU1 fr-FR1

El 3 de abril de 2017, se celebra un evento importante: el 25º aniversario del establecimiento de las relaciones diplomáticas entre Rusia y la República de Armenia. Esta fecha simboliza una nueva etapa en los lazos centenarios ruso-armenios.

Nos vinculan las antiguas tradiciones de amistad y apoyo mutuo, la afinidad cultural y espiritual. Nuestros pueblos pasaron juntos con honor a través de múltiples pruebas, prestaron el apoyo mutuo en virajes bruscos de la historia, combatieron juntos en los años duros de la Gran Guerra Patria.

Constato con satisfacción que en todos los tiempos no sólo respetamos mutuamente la identidad nacional sino también compartíamos generosamente nuestros avances. Los nombres de muchos activistas armenios forman parte inalienable de los anales históricos de nuestra Patria. En Rusia recuerdan bien al pintor Iván Aivazovski, a los académicos Víctor Ambartsumián y los hermanos Iósif y León Orbeli, al almirante Iván Isákov, a los mariscales Iván Bagramián y Amazasp Babadzhanián, a los compositores Aram Jachaturián y Mikael Tariverdíev. Es una pequeña parte de una lista larga. Hoy la diáspora armenia sigue participando enérgicamente en la vida social, económica y cultural de nuestro país. Es difícil subestimar el papel que desempeñan en esta actividad creativa la Unión de los Armenios de Rusia, otras organizaciones sociales que unen a los representantes del pueblo armenio.

Tenemos motivos para sentir orgullo. Durante los últimos 25 años, logramos incrementar el capital inapreciable de la amistad ruso-armenia que hemos heredado: sacar la cooperación entre los dos Estados a un nivel cualitativamente nuevo, conseguir resultados impresionantes en los ámbitos principales donde aplicamos esfuerzos conjuntos. El diálogo político avanza de modo progresivo, se mantienen contactos estrechos entre los Gobiernos, las autoridades legislativas, los ministerios y departamentos. Las comisiones intergubernamentales para la cooperación económica y militar y la Comisión interparlamentaria actúan de modo exitoso. Decenas de documentos forman parte de un amplio marco jurídico bilateral.

Así las cosas, las relaciones de alianza y asociación estratégica basadas en el Tratado de Amistad, Cooperación y Ayuda Mutua del 29 de agosto de 1997 y en la Declaración de la Cooperación Aliada orientada hacia el siglo XXI del 26 de septiembre de 2000 entre los dos Estados tienen un carácter realmente omnímodo. En la Declaración conjunta aprobada al término de la cumbre ruso-armenia celebrada el pasado 15 de marzo los presidentes, Vladímir Putin y Serzh Sargsián, confirmaron que están fieles al espíritu y la letra de los documentos fundamentales mencionados y manifestaron su intención mutua de seguir desarrollando la cooperación multilateral.

Rusia es el principal socio económico y comercial de Armenia. Casi la mitad de las inversiones extranjeras las hacemos nosotros: unos 3.000 millones de dólares. En la República funcionan unas 2.000 empresas con la participación de Rusia. Pese a la situación turbulenta en la economía mundial, el año pasado, el intercambio comercial creció un 6% y ascendió a 1.340 millones de dólares, entre otras cosas, debido al incremento de suministros de la producción agrícola de Armenia al mercado ruso. Los acuerdos conseguidos en el curso de las negociaciones de los jefes del Gobierno celebradas en Moscú el pasado 24 de enero deben contribuir a la profundización siguiente de la cooperación y al cumplimiento de proyectos prometedores.

Tras la adhesión de Armenia a la Unión Económica Euroasiática (UEEA) en enero de 2015, se abrieron nuevas perspectivas. Trabajamos juntos en adaptar la economía de la República a las normas de la UEEA. Prestamos a nuestros amigos armenios toda la ayuda necesaria en el ámbito financiero y tecnológico.

Avanzan de modo dinámico los intercambios interregionales, en los que están involucrados 70 entidades federadas de Rusia y todas las subdivisiones administrativas de Armenia. Se cumple con éxito el programa de cooperación interregional para 2016-2021, se celebran de modo regular los foros interregionales ruso-armenios.

Una atención especial se presta hacia la profundización de los lazos culturales y humanitarios, los contactos humanos. El nuevo régimen de viajes a Armenia de los ciudadanos de Rusia con pasaportes internos introducido en febrero pasado contribuirá a esto sin duda alguna. Una gran contribución al acercamiento espiritual entre los pueblos la aporta el desarrollo progresivo del diálogo entre las iglesias. Este año se celebra el 300º aniversario de la formación de la eparquía rusa y de Nueva Najicheván de la Iglesia Apostólica Armenia.

La cooperación fructífera de los servicios diplomáticos forma una parte importante de la asociación multifacética ruso-armenia. Aprecio altamente el actual diálogo confidencial e intenso con mi colega armenio, Edward Nalbandian. Nuestras negociaciones celebradas en Moscú del pasado 21 al 23 de febrero confirmaron la coincidencia o una gran afinidad de enfoques hacia los problemas clave de la actualidad.

Cooperamos estrechamente en los principales foros multilaterales. Junto con Ereván, contribuimos a revelar de modo más pleno grandes potencialidades de la Comunidad de Estados Independientes (CEI) y la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC). Reforzamos la coordinación en el ámbito de política exterior en el marco de la ONU, la OSCE, el Consejo de Europa, la Organización para la Cooperación Económica del Mar Negro (BSEC, en sus siglas en inglés). Alabamos la contribución de Armenia a los esfuerzos conjuntos para prestar ayuda humanitaria a la población de Siria.

Rusia participa enérgicamente en el arreglo en Alto Karabaj. Junto con EEUU y Francia – los demás copresidentes del Grupo de Minsk de la OSCE – ayudamos a las partes a conseguir un arreglo estable del conflicto. La cumbre tripartita celebrada en verano pasado en San-Petersburgo por iniciativa del presidente ruso fue dirigida a resolver esta tarea. El tema de arreglo en Alto Karabaj se aborda en detalle también durante las reuniones bilaterales de Vladímir Putin con los dirigentes de Armenia y Azerbaiyán, así como en el curso de múltiples contactos entre los ministros de Asuntos Exteriores. Se logra acordar mucho, quedan varios problemas, aunque son los más complicados. Mientras, es evidente que los resultados del trabajo dependen, ante todo, de la voluntad política de los propios partes, de su disponibilidad de manifestar la flexibilidad y encontrar fórmulas de compromiso.

Hoy ante nosotros están planteadas grandes tareas conjuntas de garantizar el florecimiento de Rusia y Armenia, mantener la paz, la estabilidad y la seguridad en el sur de la región del Cáucaso. Junto con nuestros amigos armenios, seguiremos trabajando en su solución eficaz para el bien de nuestros pueblos. La garantía del éxito es un fundamento seguro de la cooperación ruso-armenia, los sentimientos de amistad sincera, respeto y confianza mutua que vinculan a nuestros pueblos.

x
x
Criterios adicionales de búsqueda