7 febrero 201718:05

Respuestas del ministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguéi Lavrov, a preguntas de la agencia de información TASS, Moscú, 7 de febrero de 2017

208-07-02-2017

  • de-DE1 en-GB1 es-ES1 ru-RU1 fr-FR1

Pregunta: ¿Cómo se puede ejercer la influencia en la situación actual en Donbás? ¿Quizás se pueda reformar la misión de la OSCE? Hoy, en el curso de la conversación del presidente ruso, Vladímir Putin, con la canciller de Alemania, Ángela Merkel, se acordó acelerar contactos en el marco del formato de Normandía y entre los jefes de departamentos diplomáticos.

Respuesta: Hay sólo una receta. Nadie duda de que los acuerdos de Minsk son viables y no tienen alternativa. No es una figura de lenguaje sino una pura verdad. No se ha inventado algo mejor. Si alguien espera que los problemas de Ucrania puedan resolverse simplemente en caso de restablecer un pleno control sobre el régimen actual en Donbás es una utopía y lo entienden todos en Europa, incluido París, Berlín y Bruselas. En Washington empezaron a entenderlo ya durante la administración anterior. No se podrá evitar el traspaso de poderes de conformidad con los acuerdos de Minsk. El cuarteto de Normandía ahora está elaborando la llamada Hoja de Ruta para cumplir de modo coordinado y armonizado todas las disposiciones de los acuerdos de Minsk, fortalecer el régimen de seguridad y promover reformas políticas. Estos procesos deben realizarse simultáneamente.

No creo que nuestros socios occidentales no noten todos los subterfugios a los que recurren las autoridades ucranianas para encontrar un pretexto para incumplir los acuerdos de Minsk. El presidente ruso, Vladímir Putin, habló en detalle sobre este tema e hizo comentarios especialmente acuciantes acerca de esto en la rueda de prensa celebrada en Budapest. Todas estas valoraciones fueron oídas, sin que nadie las desmintiera. Además, tales medios de comunicación como Radio Europa Libre/Radio Liberty, la revista Foreign Policy (todos estos medios se financian a través del Departamento de Estado de EEUU, entre otras cosas) publicaron hace poco las conclusiones directas de que la última agudización la aprovechó, ante todo, el régimen del presidente ucraniano, Piotr Poroshenko, para distraer la atención de su incapacidad de cumplir sus compromisos a tenor con los acuerdos de Minsk e intentar persuadir a la administración del presidente estadounidense, Donald Trump, que Rusia es responsable de todo. Esta provocación fracasó. Saben ustedes la postura del presidente de EEUU, Donald Trump. Declaró que quería entender todo lo qué pasa en Ucrania, quién y cómo actúa. Creo que ya es un cambio muy significativo en comparación con la administración de Barack Obama que exigía todo de nosotros y defendía de todos modos a Piotr Poroshenko.

Pregunta: ¿En qué medida es posible la participación de EEUU en el arreglo sirio? ¿Puede el precedente cuando los estadounidenses proporcionaron a nuestra Fuerza Aeroespacial las coordenadas de objetivos e instalaciones pertenecientes al Estado Islámico en Siria convertirse en la cooperación militar como tal?

Respuesta: Primero, ya veremos y analizaremos las acciones reales de la administración de Donald Trump que ahora se ocupa enérgicamente de la formación de los respectivos organismos en el Departamento de Estado, el Consejo de Seguridad Nacional y otras unidades de la administración. Estamos en contacto con las personas ya nombradas. Esperamos que en cuanto se finalice el proceso de formación de las respectivas unidades en todos los organismos vinculados con la política exterior podremos entablar un diálogo en plena medida y veremos de modo más claro cuánto estrecha puede ser nuestra cooperación. Mientras, ya en esta etapa es evidente que la postura firme de Donald Trump acerca de la prioridad para EEUU de la lucha contra el terrorismo, ante todo, contra el Estado Islámico en la arena internacional es beneficiosa para toda la situación, la formación de un frente conjunto antiterrorista, de lo que habló en 2015 el presidente ruso, Vladímir Putin, desde la tribuna de la Asamblea General de la ONU.

En lo que se refiere a las acciones concretas para coordinar los esfuerzos antiterroristas, ya durante la administración de Barack Obama, a partir del primer día cuando la Fuerza Aeroespacial rusa empezó a llevar a cabo operaciones contra los objetivos terroristas en Siria por solicitud del Gobierno legítimo de este país, propusimos a coordinar nuestras acciones a los estadounidenses quienes hacia aquel momento ya durante casi un año encabezaban la coalición que ayudaba mediante las operaciones aéreas a luchar contra los terroristas en Irak y realizaba bombardeos en Siria sin invitación. El Gobierno sirio no estaba en contra. En aquel momento tuvimos una buena oportunidad de luchar de modo más eficaz con el Estado Islámico, el Frente al Nusra y organizaciones similares en la fase inicial. Mientras, los estadounidenses renunciaron a coordinar los esfuerzos por motivos puramente ideológicos, sino prefirieron acordar procedimientos para evitar choques no premeditados de nuestra aviación y su aviación en el aire. Estos procedimientos empezaron a funcionar, aunque llevamos un mes o más para acordarlos, y siguen en vigor actualmente. Mientras, en todas las etapas, incluso durante un maratón de negociaciones celebradas el año pasado entre mí y el exsecretario de Estado de EEUU, John Kerry, y entre nuestros militares al término de que acordamos un documento muy concreto para coordinar acciones que al final fue rechazado por la administración estadounidense, siempre nos pronunciábamos por establecer una coordinación real para acordar objetivos y asestar golpes contra las posiciones de los terroristas, además de los procedimientos para evitar choques no premeditados.

El hecho que, a pesar de las negociaciones que duraron muchos meses y finalizaron con un respectivo acuerdo, la administración de Barack Obama no cumplió estos acuerdos, mientras que la administración de Donald Trump ya durante sus primeros días en la Casa Blanca realizó una acción concreta en el ámbito de la lucha contra el Estado Islámico, aunque en esta etapa se trata de una sola acción, caracteriza a una y otra administración en la Casa Blanca. Me parece que la administración actual es mucho menos ideologizada y más orientada a un resultado concreto que, creo yo, será más importante y eficaz con tal actitud.

Documentos adicionales

Fotografías

x
x
Criterios adicionales de búsqueda