20 enero 201711:16

Discurso del ministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguéi Lavrov, en la ceremonia de apertura de consultas de los Estados miembros de la OCS, 20 de enero de 2017

77-20-01-2017

  • de-DE1 en-GB1 es-ES1 ru-RU1 fr-FR1

Estimados colegas,

Me encanta saludarles en Moscú. Ante todo, quisiera felicitarles el Año Nuevo, desear buena salud, éxitos y todo lo mejor.

Nos reunimos cuando la situación en los asuntos internacionales sigue siendo demasiado complicada. Preocupa una ola sin precedente de la actividad terrorista que durante un corto período, ante nuestros ojos se convirtió en la mayor amenaza a la seguridad global. Los atentados sangrientes perpetrados en varias regiones del planeta, incluido el asesinato infame del embajador de Rusia en Turquía, Andréi Karlov, tan sólo confirma esta tendencia preocupante y peligrosa. Múltiples conflictos locales y la incertidumbre que queda en la economía global agravan la situación aún más.

Naturalmente, hay señales que dan esperzna. En particular, me parece que los últimos actos terroristas fortalecieron el entendimiento de que no hay alternativa a la formación de un frente antiterrorista sobre una base universal, de que habló el presidente ruso, Vladímir Putin, durante el pasado período de sesiones de la Asamblea General de la ONU en Nueva York. Además, da esperanza el hecho que se han esbozado cambios positivos en la crisis siria. Al menos, ahora todos están de acuerdo con lo que el arreglo político y diplomático a través de un diálogo nacional a tenor con la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU no tiene alternativa. Como saben ustedes, la próxima semana se celebrará en Astaná una reunión entre la delegación del Gobierno sirio y la oposición armada. Consideramos esta reunión como una aportación importante en la elaboración de los parámetros del omnímodo  arreglo político en la República Árabe de Siria que continuará en el marco de los eventos más amplios que tendrán lugar en Ginebra a principios del próximo mes de febrero, según declaró el enviado especial de la ONU para el arreglo sirio.     

Este año, mucho en los asuntos internacionales dependerá de las relaciones entre nuestros países con los principales Estados occidentales, especialmente, claro está, con la nueva administración de EEUU. Quisieramos esperar que nuestros socios se renuncien a enfoques unilaterales hacia los asuntos clave de la agenda internacional dictados por intereses egoístas. Naturalmente, hemos tomado nota de las declaraciones de Donald Trump hechas en la antesala de las elecciones presidenciales, incluida la disposición y firmeza manifestada a luchar conjuntamente contra el Estado Islámico. Como dijo en reiteradas ocasiones el presidente ruso, Vladímir Putin, Rusia está dispuesta a pasar su parte del camino para hacer constructivo el diálogo con Washington, ante todo, para buscar respuestas eficaces a los desafíos del terrorismo y otros desafíos múltiples de la actualidad.

Da alegría lo que, pese a la coyuntura complicada en la arena internacional, la situación dentro del espacio de la Organización de Cooperación de Shanghái (OCS) siga siendo estable. Logramos impedir que las amenazas externas entren en el territorio de nuestros Estados. Vemos en esto los resultados del trabajo coordinado y enérgico de los Estados miembros.

Durante los 15 años pasados a partir de la creación de la organización se acumularon las potencialidades sólidas de la cooperación que es necesario continuar realizando de modo eficaz. Se han esbozado las vías de la modernización siguiente de la organización. Se ha aprobado la Estrategia de Desarrollo de la OCS hasta 2025 reforzada con el Plan de Acción hasta 2020 para su cumplimiento.

A tenor con la Carta de la OCS, la organización está abierta para la adhesión de los países interesados que corresponden a los criterios y las condiciones estipulados en nuestros documentos reglamentarios. Esperamos que en la reunión del Consejo de los jefes de Estados miembros a celebrarse en junio próximo en Astaná, concluya la adhesión a la OCS de la India y Pakistán como miembros de pleno derecho. Es evidente que este paso histórico incrementará en gran medida el peso político y económico de la OCS y fortalecerá sus capacidades en el ámbito de seguridad.

En el Concepto renovado de la Política Exterior de Rusia ratificado por el presidente de la Federación de Rusia, Vladímir Putin, en noviembre pasado se destaca que Rusia considera importante continuar fomentando las posiciones de la OCS en los asuntos regionales y globales y ampliar su composición, aboga por incrementar las potencialidades políticas y económicas de la OCS. Estoy seguro de que estos objetivos y tareas de todos nuestros Estados.

Espero que hoy participen ustedes en discusiones substanciales y útiles que se desarrollen en un ambiente de confianza y amistad propio al formato de la OCS. Espero que los acuerdos conseguidos hoy contribuyan a seguir mejorando la actividad de la OCS e incrementar la eficacia de sus mecanismos en vigor.

Documentos adicionales

Fotografías

x
x
Criterios adicionales de búsqueda