24 octubre 201720:35

Declaración del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia en relación con la votación en el Consejo de Seguridad de la ONU respecto a la resolución sobre la prolongación del mandato del Mecanismo Conjunto de Investigación de la ONU y la OPAQ

2038-24-10-2017

  • de-DE1 en-GB1 es-ES1 ru-RU1 fr-FR1

El 24 de octubre, en el Consejo de Seguridad de la ONU se sometió a votación el proyecto de resolución presentado por EEUU que prevé prolongar apresuradamente el mandato del Mecanismo Conjunto de la ONU y la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ) para investigar los casos del uso de armas químicas en Siria (JIM por sus siglas en inglés) antes de la publicación del informe de este grupo sobre los resultados de su actividad durante el pasado año.

Rusia votó en contra por motivos que hemos anunciado en reiteradas ocasiones en público y durante los contactos de trabajo con otros miembros del Consejo de Seguridad de la ONU. El motivo principal consiste en que no se puede aprobar de modo irreflexivo tales resoluciones importantes sin evaluar la situación con el cumplimiento por el JIM de sus tareas. Sin esta evaluación es imposible decidir si tiene sentido prorrogar el mandato del Mecanismo sin cambiarlo o si es necesario renovar y corregirlo, de conformidad con lo establecido en la resolución anterior del Consejo de Seguridad de la ONU Nº 2319 al respecto.

Los estadounidenses decidieron celebrar la votación anticipada a pesar de una lógica y un algoritmo tradicional de acciones del Consejo de Seguridad, guiándose seguramente por sus propias consideraciones que no tienen nada que ver con los objetivos de la creación del JIM. Ya es su “marca de firma” ir derecho imponiendo su postura burdamente y con descaro, sin preocuparse por presentar algunos argumentos sólidos. Lo vemos claramente en el ejemplo de la imposición a la sociedad estadounidense de la opinión sobre la supuesta injerencia de Rusia en los asuntos internos de EEUU. Las técnicas similares se usan en la arena internacional, incluidas las acusaciones infundadas contra Damasco de cometer delitos y contra Moscú de su presunto patrocinio. Mienten sin enrojecer. Literalmente “han agarrado por la garganta” al JIM, a la OPAQ y al Consejo de Seguridad de la ONU. Actúan de modo implacable, sin respetar no sólo el Derecho Internacional y las normas diplomáticas sino el sentido común tampoco.

Este rumbo causa daño directo a los fundamentos de la diplomacia multilateral, desvitaliza y adapta a los intereses estadounidenses el trabajo de los organismos internacionales, incluido el Mecanismo Conjunto de Investigación de la ONU y la OPAQ.

Nuestra postura es clara y consecutiva: es necesario encontrar a los responsables del uso de armas químicas y castigarlos justamente. Estuvimos en los orígenes de la creación del JIM esperando que su actividad pudiese aclarar la situación con los delitos químicos cometidos en Siria. En 2016, aprobamos dos veces la prolongación del funcionamiento de este grupo con la extensión del territorio de su actividad en los países que tienen la frontera común con Siria  y con la inclusión en su mandato de tareas de la lucha contra el terrorismo. Ahora tenemos el derecho de preguntar: ¿qué se ha hecho realmente para cumplir estas  decisiones? ¿En qué grado de calidad se llevan a cabo las investigaciones? ¿En qué medida corresponde este trabajo a altos estándares de la Convención para la Prohibición de las Armas Químicas? ¿No es necesario corregir algo para aumentar la eficacia del Mecanismo? En vez de esto nos proponen prorrogar su mandato, de hecho, a ciegas. A juzgar por todo, temen que un análisis meticuloso pueda conllevar algunas conclusiones no deseadas por Washington.

Rusia siempre se pronunciaba por la actividad sistemática y planificada del Mecanismo Conjunto. Próximamente se espera la publicación del informe del JIM. Lo estudiaremos detalladamente y posteriormente propondremos un plan de acciones a seguir.

x
x
Criterios adicionales de búsqueda