21 abril 201711:32

Discurso y respuesta a la pregunta de los medios ofrecidos por el ministro de Asuntos Exteriores en el curso de la rueda de prensa al término de la reunión del Consejo de ministros de Asuntos Exteriores de la OCS, Astaná, 21 de abril de 2017

812-21-04-2017

  • de-DE1 en-GB1 es-ES1 ru-RU1 fr-FR1

Ha finalizado la reunión del Consejo de ministros de Asuntos Exteriores de la Organización de Cooperación de Shanghái (CMAE OCS). Ha sido la etapa definitiva de los preparativos para una nueva cumbre de los jefes de Estado de los países miembros de la OCS que se celebrará aquí mismo, en Astaná, los próximos días 8 y 9 de junio. Hemos estudiado un paquete de documentos que se entregará a los jefes de Estado para su aprobación. Ante todo, se trata de las decisiones que finalizan el procedimiento de incorporación de la India y Pakistán en la OCS como miembros de pleno derecho. Es un hecho histórico sin exageración que contribuirá a incrementar el prestigio y la influencia de la OCS en la arena internacional. Con la integración de la India y Pakistán, el grupo representará un 43% de la población del planeta y un 24% del PIB mundial.

El siguiente país que espera su turno, y muchos han hablado de esto hoy, es Irán que ya resolvió asuntos relacionados con las sanciones en el marco del Consejo de Seguridad de la ONU y ahora cumple plenamente con los criterios para ser miembro de la OCS, y esperamos que, en junio próximo, en Astaná los jefes de Estado puedan dar el visto bueno para lanzar el procedimiento de adhesión de Irán como miembro de pleno derecho.

Entre otros proyectos de documentos examinados hoy, destacaré el borrador de la Convención sobre la lucha contra el extremismo. Es un documento importante e innovador que por primera vez plantea en el marco del Derecho Internacional las tareas de contrarrestar a la ideología extremista, al extremismo como fenómeno que socava la estabilidad de los Estados. Esperamos que esta Convención reciba el visto bueno de nuestros jefes de Estado también.

Ya por segundo año consecutivo se elabora la estrategica antidrogas de la OCS. Hoy hemos llegado a un acuerdo de dar un impulso a los respectivos departamentos de nuestros países para finalizar el trabajo sobre el programa y el plan de acciones para su cumplimiento hacia la cumbre en Astaná.

Otra Convención está dedicada a la cooperación en el ámbito de protección del medio ambiente, lo que es importante también. Como se sabe, en Rusia se presta una atención especial a este tema. Nuestros socios de la OCS aplican el mismo enfoque.

Al final, se firmará el acuerdo intergubernamental sobre el funcionamiento de la Univesidad de la OCS que une a 80 universidades de los países miembros de esta organización.  

En lo que se refiere a los problemas internacionales, hemos abordado naturalmente la crisis siria que deja indiferente a nadie, porque en torno a ésta se suscitan intrigas geopolíticas, especialmente tras las últimas acusaciones infundadas contra el Gobierno de Siria del uso de las armas químicas y la renuncia de nuestros colegas occidentales a enviar allí a los inspectores para que puedan ver con sus propios ojos lo que pasó allí y recojan las muestras.

En relación con Siria, hemos dicho que este tema se abordó durante la visita a Rusia del Secretario de Estado de EEUU, Rex Tillerson, así como en el curso de la reunión de los ministros de Asuntos Exteriores de Rusia, Irán y Siria celebrada en Moscú el pasado 14 de abril. Todas las partes confirmaron la necesidad del cumplimiento riguroso de la resolución 2254 del Consejo de Seguridad de la ONU sobre el arreglo exclusivamente pacífico de la crisis siria en base al diálogo de todos los sirios sin exclusión quienes deben determinar el destino de su país.

Todos nuestros socios de la OCS confirmaron la necesidad de cumplir las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU que aprobaron los acuerdos de Minsk sobre el arreglo de la crisis en Ucrania.

Así son los resultados principales. Me parece que el diálogo fue eficaz, útil, práctico y concreto.

Pregunta: Se ha abordado la agenda siria. ¿Cuál de las partes opositoras de Siria, según Rusia como uno de los garantes de la tregua en el país, es más fiel al cumplimiento de los compromisos asumidos: la oposición armada siria o el Comité Superior de Negociación? En qué radica la dificultad principal en el camino de estas negociaciones?

Respuesta: Es evidente que son preocupantes las acciones de EEUU y sus socios occidentales que bloquearon el envío de los inspectores al lugar del incidente con el uso de las armas químicas para establecer la verdad, porque, como ya he dicho, por debajo de éstas está el intento de encontrar un pretexto para incumplir la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU sobre el arreglo político y centrar la atención de la comunidad internacional en la invención de pretextos y premisas para tomar rumbo hacia el cambio del régimen. La mayoría de los países miembros de la ONU no están de acuerdo con esto. Creo que no están de acuerdo tampoco los que apoyan enérgicamente el foro en Astaná organizado por Rusia y Turquía con la participación de Irán, como saben ustedes. Estos tres países son garantes del acuerdo sobre la tregua firmado entre el Gobierno sirio y las unidades armadas de la oposición. Ahora aplicamos esfuerzos para ampliar la lista de los participantes de este acuerdo sobre el alto el fuego a cuenta de nuevas unidades de la oposición armada. Al mismo tiempo, todo se agrava por lo que se lleva a cabo un proceso contrario, cuando los que apoyan a la organización terrorista Frente al Nusra tratan de involucrar en sus filas a nuevos grupos armados excluyéndoles de este modo del proceso de Astaná.

Es muy complicada la situación en Siria donde hay muchos actores con las armas en las manos, ante todo, el Ejército sirio y los contingentes de la Fuerza Aeroespacial de Rusia, los contingentes iraníes, Hezbollah que, por solicitud del Gobierno de Siria, le ayudan a luchar contra el terrorismo. En las operaciones participan también las fuerzas de operaciones especiales de varios países, las Fuerzas Armadas de Turquía representadas en el territorio sirio y, claró está, la coalición encabezada por EEUU. Si se pudiera dirigir todas estas fuerzas a la lucha contra el terrorismo (el Estado Islámico y el Frente al Nusra) el resultado positivo se conseguiría muy pronto. Mientras, no se logra hacerlo todavía, continúan las discrepancias en las filas de la oposición armada, es ambigua la postura hacia los kurdos con los que cooperamos nosotros y EEUU, mientas que las autoridades turcas consideran que es inapropiado. Aquí hay muchos factores aportados. Lo más importante es ver lo principal que radica en que fortalecemos el régimen de alto el fuego a través del proceso de Astaná, determinamos los criterios con los que deben cumplir todos los que no quieren asociarse con los terroristas y elaboramos, junto con Turquía e Irán, los mecanismos conjuntos que no sólo registrarán los casos de incumplimiento del acuerdo sobre el alto el fuego sino también estarán capaces de reaccionar a éstas, ejercer la influencia en los que lo hacen. Además, en el marco del proceso de Astaná se elabora un acuerdo que permitirá estabilizar la situación en el sentido que las llamadas zonas reconciliadas se unirán en un grupo constructivo de los poblados que ayudarán a liberarse de los extremistas en el territorio de Siria.

No vamos a olvidar del proceso político. Promovemos enérgicamentre la necesidad de iniciar lo más pronto posible el trabajo sobre la Constitución. Ha mencionado usted el llamado Comité Superior de Negociación que no quiere hacerlo y sigue negándose a aceptar lo que propuso la ONU en Ginebra, es decir, empezar a trabajar sobre las cuestiones de gestión en esta etapa, elaborar la nueva Constitución, preparar las elecciones y luchar contra el terrorismo. Estos representantes del Comité Superior de Negociación renuncian a todo excepto la discusión de asuntos relacionados con el derrocamiento de Bashar Asad, lo que no está previsto y hasta es prohibido directamente por la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU. El trabajo no será fácil, pero los que ejercen una influencia directa y financian al Comité Superior de Negociación deben entender que no es serio seguir cosidos a las faldas de los opositores cuya postura es destructiva.

Documentos adicionales

Fotografías

x
x
Criterios adicionales de búsqueda