20 septiembre 201618:11

Comentario del Departamento de Información y Prensa del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia sobre el informe presentado por la Misión de vigilancia de la ONU para los derechos humanos en Ucrania

1659-20-09-2016

  • de-DE1 en-GB1 es-ES1 ru-RU1 fr-FR1

Hemos estudiado el XV informe presentado por la Misión de vigilancia de la ONU para los derechos humanos en Ucrania. El documento abarca el período entre el 16 de mayo y el 15 de agosto de 2016.

No pueden menos de provocar lástima y profunda preocupación los datos facilitados por el personal de la ONU sobre el reciente aumento del número de víctimas civiles. En estas circunstancias es especialmente relevante el llamamiento lanzado por los expertos de la ONU que exhortaron a Kiev a que controle las unidades militares que operan a los largo de la línea de separación.

Compartimos las preocupaciones, las conclusiones y las recomendaciones de los expertos de las Naciones Unidas en lo tocante a las violaciones de los derechos humanos que son cometidas por la parte ucraniana, sobre todo, por los agentes de las Fuerzas Armadas y los servicios secretos ucranianos. Se trata de tales actos como torturas y malos tratos que han tenido lugar en los centros penitenciarios en las zonas que permanecen bajo el control de Kiev, así como detenciones ilegales, retenciones en centros penitenciarios sin derecho a contacto con el mundo exterior, violencia sexual y de género.

Aplaudimos la renovación de la suspendida en pasado mayo visita a Ucrania del Subcomité para la prevención de las torturas. Esperamos que el organismo en cuestión sepa evaluar de forma objetiva el grado de magnitud de los problemas existentes y conseguir que las autoridades ucranianas garanticen el funcionamiento del sistema penitenciario, en función de las mundialmente reconocidas normas del derecho humanitario y de los derechos humanos.

Desde el punto de vista de los derechos humanos, no pueden menos de provocar preocupación las secuelas de la decisión de Kiev de obviar sus compromisos básicos en la esfera de los derechos humanos. De acuerdo con la ONU, esta actitud ya ha minado todo el sistema de los derechos humanos de la población ucraniana.

Compartimos también la preocupación de los expertos por la nueva Ley ucraniana de amnistía que se propone garantizar la inmunidad a los participantes en las operaciones militares llevadas a cabo en el este del país, es decir, a aquellas personas, cuya actuación podría ser calificada como crímenes de lesa humanidad. Mientras tanto, no se percibe progreso alguno en la investigación de casos de gran resonancia, incluidos los acontecimientos ocurridos en Odessa en mayo de 2014.

Estamos satisfechos con la intensa atención que la Misión de vigilancia de la ONU presta a la desastrosa situación con la libertad de expresión y con la limitación del ejercicio del periodismo, cuyos representantes se sienten amenazados de muerte. Mostramos nuestra preocupación por los datos facilitados por los observadores que acusan un importante crecimiento del número de casos de violencia cometidos en Ucrania contra los periodistas.

Provocan preocupación los datos facilitados por los observadores y relativos a la escasa disposición que muestran las autoridades ucranianas a cuidar de las personas desplazadas por el territorio del país. La ayuda que les ofrece el estado ucraniano fue condicionada ilegalmente por su antiguo lugar de residencia. Apoyamos el criterio de los observadores que exigen al Gobierno ucraniano que suspenda toda condición para la asistencia ofrecida a quienes han abandonado su domicilio, dado que tales condiciones son discriminatorias.

Llamamos a Kiev a que asuma sus responsabilidades y proceda a cumplir con las recomendaciones emitidas por la Misión de la ONU. Por nuestra parte, seguimos partiendo de que únicamente se podrá alcanzar cambios en Ucrania, también en las zonas del este del país, y lograr una paz sostenible mediante el cumplimiento riguroso de los Acuerdos de Minsk.

x
x
Criterios adicionales de búsqueda