11 diciembre 201722:35

Discurso y respuestas a preguntas ofrecidas por el Ministro de Asuntos Exteriores, Serguéi Lavrov, en Vivekananda International Foundation, Nueva Delhi, 11 de diciembre de 2017

2407-11-12-2017

  • de-DE1 en-GB1 es-ES1 ru-RU1 fr-FR1

 

Traducción del inglés

 

Estimadas damas y caballeros,

Es un gran honor para mí dar inicio a un proyecto organizado por Vivekananda International Foundation vinculado con el nombre del eminente diplomático ruso, Alexander Kadakin. Quisiera agradecer a nuestros amigos indios por una alta apreciación de la actividad de nuestro colega, por los esfuerzos que se emprenden para inmortalizar su memoria, en particular, en forma de una conferencia en homenaje a Alexander Kadakin.

Alexander Kadakin (o Sasha, como le llamaron sus amigos) fue un hombre excepcional, extraordinario, un verdadero profesional. Quería a la India que se convirtió en su karma, según decía. Invertía todas sus energías, su talento sin exageración en el establecimiento y la profundización de la asociación estratégica especialmente privilegiada de Rusia y la India.

Las relaciones diplomáticas entre los dos países se establecieron hace 70 años. Durante las siete décadas pasadas se alcanzaron resultados impresionantes. Nos sentimos orgullosos de éstos. Los lazos estrechos de amistad, simpatía, confianza, respeto mutuo a las culturas y tradiciones nacionales unen a nuestros pueblos. El diálogo político se desarrolla de modo dinámico. Las cumbres que se celebran anualmente permiten afrontar de modo confidencial las posturas en relación con los aspectos clave de la interacción, esbozar planes para un futuro. Se ha formado y se desarrolla un sólido marco jurídico. Se han lanzado proyectos a gran escala en varios ámbitos: desde el sector energético hasta la farmacia. Se reúnen y actúan de modo eficaz las Comisiones Intergubernamentales para la cooperación económica y comercial, científica y tecnológica, cultural y militar.

Mientras, no tendríamos que dormirse en los laureles cuando el mundo continúa cambiando rápidamente. Basándose en la experiencia acumulada y desarrollándola de modo creativo tenemos que avanzar y buscar nuevas direcciones prometedoras de la cooperación, ante todo, asegurando un crecimiento rápido en el sector comercial y de inversiones. Es evidente que el volumen actual del intercambio comercial no puede considerarse satisfactorio para tales grandes Estados. Estamos dispuestos a incrementarlo hasta 30.000 millones de dólares hacia 2025. Se puede conseguir este objetivo al acumular nuestras ventajas competitivas reales, realizar proyectos conjuntos a gran escala, por ejemplo, en el sector aeroespacial y construcción naval.

Un grupo de trabajo para proyectos prioritarios de inversión que actúa en el marco de la Comisión Intergubernamental bilateral eligió 12 proyectos más prometedores, incluidos los proyectos en los estados de Gujarat, Karnataka y Andhra Pradesh donde las empresas rusas investirán en la construcción de una planta de caucho de butilo, equipos de iluminación, así como en el desarrollo de un modelo de “ciudad inteligente” para la India. En vista a estos planes anunciados por el Primer Ministro Narendra Modi que se desarrollan en el marco del programa “Make in India”, parece aún más necesaria la firma de un nuevo acuerdo gubernamental sobre la protección mutua de inversiones que respete los intereses de ambas partes.

Moscú comparte con Nueva Delhi las tecnologías más avanzadas en el ámbito de uso pacífico de la energía nuclear contribuyendo de ese modo a garantizar la seguridad energética de la India. Continúa el cumplimiento del proyecto insignia de construcción de la central nuclear de Kudankulam en el estado de Tamil Nadu. El primer reactor ya funciona exitosamente, el segundo se ha entregado a la parte india. Continúa la construcción de reactores 3-6. Quisiera recordar que en la “Visión estratégica para el fortalecimiento de la cooperación en los usos pacíficos de la energía nuclear entre la República de la India y la Federación de Rusia” firmada en diciembre de 2014 está estipulada una tarea aún más ambiciosa: construir al menos 12 reactores hasta 2020.

El nivel de confianza entre Rusia y la India en materia de cooperación militar es alto sin precedente. Esto se refiere tanto a los suministros directos como a la fabricación conjunta del armamento y material bélico de uso distinto. Los expertos saben que las iniciativas rusas en la mayoría de direcciones de la cooperación militar son las más preferibles en la India. Las medidas aplicadas para mejorar el mantenimiento de posventa contribuirán al crecimiento siguiente de su competencia. Se siente un orgullo especial por nuestro proyecto común: el mejor misil supersónico en el mundo - BrahMos. Se discuten los planes de desarrollo conjunto de otros armamentos, en particular, para su promoción en terceros países, en el marco de los que se prevé continuar transfiriendo las tecnologías militares rusas a la India.

Los contactos entre las entidades federadas y los círculos de negocios hacen su aportación a los esfuerzos conjuntos. En el marco del Foro Económico Internacional de San Petersburgo celebrado en junio pasado, tras una reunión muy eficiente con el Presidente de Rusia, Vladímir Putin, el Primer Ministro de la India, Narendra Modi, se reunió con jefes de las entidades federadas. Valoramos de modo positivo la participación de la delegación india encabezada por la Ministra de Asuntos Exteriores, Sushma Swaraj, en el III Foro Económico Oriental celebrado en Vladivostok en septiembre pasado, así como los resultados del diálogo empresarial que tuvo lugar en los márgenes de aquel evento.

Rusia tiene mucho que ofrecer en el ámbito de adiestramiento y recapacitación profesional de los cuadros. Muchas generaciones de ingenieros y médicos de la India estudiaron en nuestro país. Creo que esta experiencia podría ser un fundamento para la cooperación siguiente en el contexto del cumplimiento del programa incentivado por el Gobierno indio “Skilling India”. La suscripción del acuerdo intergubernamental de reconocimiento mutuo de los títulos de educación superior y grados académicos en especialidades generales y médicas incrementará demasiado la eficiencia de nuestros esfuerzos comunes en estos ámbitos y su importancia para nuestros ciudadanos.

Nuestra asociación estratégica privilegiada prevé una coordinación estrecha de enfoques hacia la solución de problemas internacionales a largo plazo. Apreciamos nuestra cooperación en la arena internacional. La política exterior independiente y responsable de su país sigue siendo un factor importante que garantiza la seguridad y la estabilidad global y regional. Esperamos que este patrimonio se mantenga y se fortalezca.

En la ONU y varios otros foros internacionales Rusia y la India se pronuncian de modo consecutivo por un cumplimiento incondicional de la Carta de esta Organización mundial y otros principios del Derecho Internacional, incluida la integridad territorial, la independencia, la soberanía de los Estados, el respeto de la identidad cultural y civilizatoria de los pueblos del mundo, el pluralismo, el derecho de los pueblos a elegir sus propios modelos de desarrollo político, económico y social. Junto con sus numerosos partidarios, Rusia y la India defienden la justicia y la democracia en la arena internacional, se pronuncian por aumentar el papel de los Estados en vías de desarrollo en tales organizaciones internacionales como la ONU, el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial. Continúan aunándose los esfuerzos para promover las reformas necesarias en varios formatos. Hoy se ha celebrado la 15ª reunión de los Ministros de Asuntos Exteriores del RIC – un grupo formado a finales de los años 90 que puso inicio a la formación del BRICS. Por su lado, el grupo BRICS se hizo un participante influyente del G20, en particular, en el ámbito de cooperación de otros participantes con los cinco Estados BRICS para abordar la reforma del sistema monetario internacional.

La adhesión de Nueva Delhi a la Organización de Cooperación de Shanghái (OCSh) fortaleció demasiado las capacidades políticas y económicas de esta organización, incluidas sus posibilidades de estabilizar la situación en Asia Central y del Sur y arreglar la crisis en Afganistán y en torno de este país.

La profundización de la cooperación ruso-india puede contribuir a la búsqueda de respuestas apropiadas a los numerosos desafíos en la región de Asia Pacífico. Estamos seguros de que es imposible crear una arquitectura sostenible de seguridad en esta región dentro de un bloque aislado. Es necesario para esto un abierto fundamento colectivo basado en los principios de seguridad indivisible, la supremacía del Derecho Internacional, el arreglo pacífico de conflictos, la renuncia al uso de la fuerza o la amenaza del uso de la fuerza. Alegra que la India no sólo comparta nuestros enfoques sino también participe de modo enérgico en las discusiones sobre la arquitectura regional que se iniciaron en el marco de la Cumbre de Asia Oriental. Un mecanismo regular de diálogo de la Cumbre de Asia Oriental sobre el desarrollo estratégico de la región se formó en la sede de la ASEAN en Yakarta.

Una ola sin precedente del terrorismo internacional representa una seria amenaza para todos los Estados sin excepción. Se puede superar este mal de modo eficaz sólo en conjunto, formando una coalición antiterrorista global sin un doble rasero e intenciones ocultas. Hoy las prioritarias son las tareas de aniquilar el Estado Islámico y el Frente al Nusra en todas sus manifestaciones, las tareas de contrarrestar el movimiento transfronterizo de los combatientes terroristas extranjeros, luchar contra la propagación de la ideología terrorista que instiga ánimos radicales. En la Cumbre de Asia Oriental celebrada el pasado 14 de noviembre en Manila se aprobó por iniciativa de Rusia una declaración sobre la lucha contra los desafíos ideológicos del terrorismo, ideas del terrorismo y la propaganda del terrorismo. Esperamos continuar la cooperación en este ámbito con nuestros socios indios.

Es evidente que es poco probable garantizar el bienestar de todos los pueblos que viven en un amplio territorio de Eurasia sin asegurar la indivisibilidad de su desarrollo económico. Este desarrollo debe ser omnímodo, sin bloques comerciales cerrados formados de modo subjetivo que contradicen al sistema de comercio global en el marco de la OMC. En junio pasado, el Presidente de Rusia, Vladímir Putin, propuso crear una nueva arquitectura económica en Eurasia en que las existentes alianzas subregionales de integración avanzarán de modo paulatino hacia la liberalización del régimen comercial e inversionista entre los miembros de estas alianzas. Esta iniciativa es un resultado de lo que muchos países y grupos están interesados en la creación de los mecanismos de libre comercio con la Unión Euroasiática. La India está entre los que comenzarán las negociaciones el mes siguiente.

En la etapa siguiente se prevé ampliar este proceso para incluir en éste a los países de la Unión Económica Euroasiática (UEEA), la OCSh, la ASEAN y la UE (¿por qué no?) si deciden poner en el primer plano la promoción de sus intereses económicos. Al final, se podrá crear una Gran Asociación Euroasiática. Estoy seguro de que las organizaciones de cooperación regional en Asia del Sur podrían sacar provecho de la participación en esta asociación también.

Estimadas damas y caballeros:

Son evidentes todas las premisas para un mayor descubrimiento de las capacidades inagotables de la asociación estratégica ruso-india. Es la experiencia acumulada, la voluntad política y las prioridades afines. Los Gobiernos de nuestros países acordaron las medidas que deben contribuir a un desarrollo oportuno de nuestros países. Mientras, nuestros esfuerzos deben completarse por un diálogo en el marco de la diplomacia popular, entre los círculos científicos y de expertos. Estoy seguro de que los politólogos de Rusia y la India podrán proponer ideas atrevidas y realizables en relación con las vías de desarrollo de nuestra asociación estratégica privilegiada.

En octubre pasado, en Moscú se celebró la conferencia (mencionada por el señor Gupta) organizada por el Consejo de Asuntos Internacionales de Rusia y Vivekananda International Foundation en conjunto. Su agenda incluía la estrategia de desarrollo de las relaciones ruso-indias y el cambio del orden mundial. Creo que el diálogo sobre estos asuntos debe celebrarse de modo regular. Las respuestas a muchas preguntas muy complicadas planteadas ante el mundo actual necesitan soluciones conjuntas.

Al final, quisiera agradecer de nuevo Vivekananda International Foundation por su aportación, incluida la organización de la conferencia en homenaje a Alexander Kadakin.

Pregunta: Su Excelencia, mi pregunta está relacionada con los acontecimientos en el escenario internacional. La creación del grupo Rusia-India-China (RIC) plasma en la realidad una antigua idea propuesta aún a finales de los 1990 por Yevgueni Primakov. Entonces este mecanismo de interacción parecía poco prometedor. Hoy en día, China está convertida en una fuerza predominante desde el punto de vista económico y militar. La India no tiene ningún tipo de problemas en las relaciones con Rusia mientras con China sí, en materia nuclear, en las cuestiones territoriales y relativas al déficit del balance comercial. ¿Cree que este mecanismo realmente tiene futuro?

Respuesta: Si me hubiera hecho esta pregunta al término de la primera reunión del mecanismo, me habría hecho pensar. Pero ahora, después del 15º encuentro, creo que la respuesta es evidente. Por cierto, la reunión de hoy finalizó con un almuerzo durante el cual la Canciller de la India,  Sushma Swaraj, brindó por la mejora de las relaciones no sólo entre su país y China, sino también entre la India y Pakistán. Todos celebraríamos el arreglo de las contradicciones mencionadas por Usted. Para continuar hablando de los pasos concretos a dar para conseguirlo creo que debería tomar palabra el Ministro de Asuntos Exteriores de China.

Pregunta: La India y Rusia comparten la postura sobre los objetivos que hay que conseguir en Afganistán. Sin embargo, difieren, según parece, en lo que se refiere a los métodos de garantizar la paz y la estabilidad en el país. Da la impresión que Rusia tiene una estrategia bastante connivente con el movimiento Talibán. Y es esto lo que parece ser el origen de todos los problemas. La parte rusa insiste en separar el EI de los talibanes mientras el EI en Afganistán es, de hecho, parte del movimiento. ¿Por qué Rusia adopta tal actitud con respecto a los talibanes?

Rusia se dispone a adherirse al proyecto del corredor económico chino-pakistaní, al menos así lo dicen en Pakistán. Los chinos, desde luego, son conscientes de la posibilidad de perder parte de sus inversiones en Pakistán. ¿Rusia dispone de estimaciones de las eventuales pérdidas de las inversiones en Pakistán?

Respuesta: Da la sensación de que Usted quedó víctima de un tratamiento propagandístico. En cuanto al movimiento Talibán, nunca han existido ninguna prueba o indicio que confirmen el apoyo del mismo por parte de Rusia, como lo afirman algunos representantes estadounidenses, que incluso llegaron a insinuar que le suministramos armas. Entramos en contacto con el movimiento de los talibanes sólo por dos razones: cuando nuestros ciudadanos o los ciudadanos de nuestros aliados se vieron en peligro y tuvimos que rescatarlos, o cuando pretendíamos convencer a los talibanes de que se sentaran a la mesa de las negociaciones. Al mismo tiempo, siempre subrayamos que pueden adherirse al proceso negociador sólo cumpliendo con los requisitos establecidos por el Consejo de Seguridad de la ONU. A saber: abandonando las actividades terroristas y la violencia, rompiendo los vínculos con otras organizaciones terroristas y actuando conforme la Constitución de la República Islámica de Afganistán.

Los ataques críticos por parte de los estadounidenses empezaron hace mucho. Hace poco oí a un estadista de EEUU afirmar que invitamos al movimiento Talibán a participar en las negociaciones sin condiciones previas. Puede sacar usted mismo las conclusiones. No creo que funcione la recién publicada estrategia de EEUU en Afganistán, que hace hincapié en el uso de la fuerza en contra de los que se nieguen a colaborar y practique violencia. En los últimos 16 años la presencia de un enorme contingente de la OTAN no permitió erradicar el extremismo ni el terrorismo, ni tampoco solucionar el problema del tráfico ilegal de drogas, que este año alcanzó volúmenes sin precedentes.

La producción de opio y heroína en Afganistán tras el 11 de septiembre de 2001 incrementó cuatro veces, tal vez más. Es imprescindible comprender que sin los precursores la producción de drogas será imposible. La mayoría de los precursores, entre tanto, se suministran desde Europa. Es necesario crear un frente único antiterrorista, sin lugar a mentiras ni políticas de doble rasero, para luchar contra el terrorismo en todas sus formas y manifestaciones, incluida la financiación del terrorismo y el comercio de drogas que nutre el terrorismo y la ideología terrorista.

En su momento, cunado los talibanes estaban en el poder, funcionó el mecanismo «6+1» para Afganistán, que se reunió en varias ocasiones. Fue muy útil ver de lo que son capaces algunos Estados vecinos de Afganistán junto con Rusia, EEUU y, desde luego, la ONU en la situación dada en el país. Desde entonces ha cambiado mucho. El poder está en manos del gobierno legítimo. Aunque siempre se puede discutir de quién formó este gobierno, cómo se organizaron las elecciones, quién había ganado y quién anunció el recuento de votos y los resultados finales.

Se puede también discutir del papel de las fuerzas externas en la construcción del actual sistema político de Afganistán. Es imposible garantizar el funcionamiento estable de un sistema impuesto desde fuera. Lo estamos observando en Afganistán donde se multiplican los problemas internos. Lo observamos en Yemen donde se impuso una solución acordada por las fuerzas externas. Saben de sobra qué resultados dio. Luego entró en escena el cuarteto de Pakistán, Afganistán, China y Estado Unidos. Se reunieron varias veces, lo dejaron y ahora vuelven a pensar en reanudar las actividades. Luego fue el llamado «proceso de Kabul» que en la etapa actual me parece excesivamente amplio. Podría ayudar a movilizar el apoyo en la reconstrucción del país pero para buscar vías de solución de la crisis política y pasar de la violencia a la fase de negociaciones hace falta un grupo más reducido de participantes.

Creemos que en las negociaciones deberían estar representados todos los participantes del grupo «6+1» y de todos los países de Asia Central. Porque todos ellos – no sólo Uzbekistán, Tayikistán y Turkmenistán – se sienten afectados por lo que ocurre en Afganistán. Convocamos una reunión de estas características bautizándola de «proceso de Moscú». Lamentablemente, los estadounidenses no aceptaron la invitación. No sabemos por qué. En lugar de ello se volvieron a ocupar del grupo «6+1».

Considero imposible conseguir arreglo de la situación sin la presencia en la mesa de negociaciones de todas las partes: el gobierno, el movimiento Talibán y todos los que puedan influir en la situación incluidos los países vecinos, En varias ocasiones organizamos semejantes encuentros en Rusia y sus participantes destacaron su eficacia. Ahora, con el ingreso de la India y Pakistán en la Organización de Cooperación de Shanghái, se reanudaron los encuentros del grupo de contacto OCSh-Afganistán. Uno de ellos tuvo lugar en octubre del corriente en Moscú, el próximo se prevé celebrar a principios del próximo año en China. Desde luego, celebramos la iniciativa de la India de acoger la reunión del grupo de contacto en Nueva Delhi.

La otra pregunta se refería al corredor económico chino-pakistaní. Verá usted, tenemos nuestros propios corredores. Rusia posee un territorio extensísimo y no necesita corredores en otras partes. Debemos desarrollar los nuestros en lugar de crearles competencia. Aunque, sin duda, conviene tener en cuenta el contexto global del desarrollo económico de Eurasia. Kazajstán está dispuesto a abrir paso a través de su territorio. Azerbaiyán está interesado en los corredores que unan Asia Central con la región del Caspio. China promueve un concepto que Rusia considera muy interesante aunque  pendiente de estudios complementarios en el contexto de la construcción de unas relaciones armoniosas en los ámbitos del comercio, inversiones,  transporte y logística en el continente Euroasiático. Sé que la India está afrontando ciertas dificultades relativas a la iniciativa de «Un cinturón, un camino», lo hemos discutido hoy. Pero la presencia de contradicciones políticas aisladas no deberá poner en peligro todo lo demás. La India es miembro de la OCSh, al igual que Rusia, China y casi todos los países de Asia Central. Prácticamente todo ellos ya concluyeron con China convenios de cooperación dentro de la iniciativa «Un cinturón, un camino». Rusia y otros miembros de la Unión Económica Euroasiática firmaron acuerdos sobre la cooperación económica con China. Se trata de las iniciativas concretas que darán su fruto. Estoy absolutamente convencido de que la India no carece de los diplomáticos y políticos capaces de sacar provecho de este proceso sin hacer concesiones en los asuntos de interés nacional.

Pregunta: ¿Por qué Rusia y algunos colegas suyos en el Consejo de Seguridad de la ONU no tienen prisa en acusar a Pakistán de financiar el terrorismo? Hay suficientes pruebas de su actitud indulgente hacia el terrorismo y de ambigüedad de la postura oficial con respecto al terrorismo, ¿Cree que Pakistán podría calificarse como un país patrocinador del terrorismo?

Respuesta: No existe ninguna lista de la ONU de los Estado patrocinadores del terrorismo. Sí lo tiene EEUU y lo usa según su propio criterio. Pero las Naciones Unidas no lo tienen. El Consejo de Seguridad aprueba decisiones relativas a las organizaciones concretas para darle de alta en la lista de las organizaciones terroristas. Si echa un vistazo en los documentos del Consejo de Seguridad de la ONU y la declaración aprobada al término de la cumbre de BRICS en septiembre de 2017 en China, verá la lista de las organizaciones calificadas como terroristas por todo el mundo. Tal vez esta información le resulte útil.

En todo caso, lo que deseamos es erradicar el terrorismo en Afganistán, Pakistán y cualquier país del mundo. Sí, comprendemos que Pakistán está interesado en deshacerse de las organizaciones terroristas que utilizan el territorio del país. Estamos dispuestos a respaldar a las autoridades de Pakistán en este asunto. Creo que todos debemos hacerlo.

Pregunta: ¿Hasta qué punto Rusia está dispuesta a compartir las tecnologías en el marco de la cooperación técnico-militar?

Respuesta: Tal y como ya he dicho durante mi intervención, conforme se vaya profundizando la cooperación técnico–militar irá intensificándose también el intercambio de tecnologías. No sé si merece la pena extenderme sobre el asunto. ¿Usted no será representante de la competición?

Pregunta: Recientemente, a los altos cargos de la Fuerza Aérea y del Ministerio de Defensa se les presentó el caza de quinta generación. Da la sensación de que este proyecto provoca ciertas dudas. ¿Recibió Rusia alguna información sobre el caza de quinta generación de la India?

Respuesta: ¿Qué tipo de información?

Pregunta: De que el gobierno de la India está teniendo dudas con respecto al proyecto. Y otra pregunta ¿tras tantos años de inversiones se terminará de construir el segundo submarino del proyecto 971 Akula para entregarlo a la India?

Respuesta: En primer lugar estas preguntas no van dirigidas bien. Lamento decirle que la discusión de este tema no forma parte del orden del día de este evento. Sólo le puedo asegurar que si entre nuestros países se ha conseguido algún acuerdo en cualquier ámbito, sea de cooperación militar, económica, logística u otros, será realizado. Al mismo tiempo, si alguna de las partes deje de tener interés en él nadie va a forzarla tampoco.

Documentos adicionales

Fotografías

Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE)

Consejo de Europa (CE)

OTAN

Unión Europea (UE)

x
x
Criterios adicionales de búsqueda